El Alcalde de Benidorm pregona las Fiestas de Beniardà en honor a la Virgen de los Dolores

Toni Pérez valora la ayuda recibida hace 41 años desde la localidad en la mayor crisis hídrica que se recuerda

Toni Pérez durante el pregón.

El Alcalde de Benidorm, Toni Pérez, ha pregonado las fiestas en honor a la Mare de Déu dels Dolors de Beniardà, en un acto en el que ha reiterado el agradecimiento de la capital de la Costa Blanca por la ayuda recibida desde esta localidad de la Marina Baixa, durante la sequía, hace 41 años.

Antes del pregón, Toni Pérez, junto a la alcaldesa de Beniardà, Rafaela Llorens, participó en un pasacalle que al ritmo del pasodoble ‘Fiesta en Benidorm’, recorrió la villa para recoger a los festeros y conducirlos a la plaza de la Constitución, donde tendría lugar la presentación de la Comissió de Festes. En el acto han estado presentes el concejal de Fiestas de Benidorm, Jesús Carrobles, y los primeros ediles de Benimantell, José Manuel Andreu; Benifato, David Blanes; Confrides, Rubén Picó; y Castell de Castells, Vicente Tomás Estalrich, entre otros representantes públicos.

Esta ha sido la segunda ocasión en que Toni Pérez pregona las fiestas de Beniardà. La primera fue en 2016. En su discurso, el alcalde ha puesto en evidencia “el respeto y el más absoluto agradecimiento” a esta localidad “hermana” en el cuadragésimo primer aniversario de la sequía que estuvo a punto de acabar con el turismo en Benidorm. Cuando todo parecía perdido, afloró “esa masa de agua dulce que conocemos como los Pozos de Beniardà y que –ha destacado Pérez- desde ese momento, y todavía hoy, abastecen de agua a Benidorm”.

“Esa solidaridad con mayúsculas –ha subrayado el alcalde- salvó a Benidorm y, por extensión, a una pieza clave y decisiva para la economía y el futuro de nuestra comarca”, en referencia al turismo que, además de beneficiar a los vecinos de Benidorm “lo hace a los miles de personas que, residiendo en otros pueblos de la comarca, tienen allí su lugar de trabajo”.

Respecto a las fiestas de la Mare de Déu dels Dolors, Pérez ha destacado la importancia de la comisión y sus mayorales “que han puesto todo su esfuerzo, voluntad e ilusión por hacer de estos días de agosto los mejores de todo el año.” “Las fiestas de un pueblo –ha remarcado el alcalde– son la máxima expresión de sus raíces”, un tiempo para “interactuar, oír, aprender y compartir”.

La alcaldesa de Beniardà también se dirigió a los asistentes para animar los días de fiestas que han llegado, no sin antes agradecer el apoyo de Benidorm desde aquel verano en que la capital de la Costa Blanca colabora económicamente en el mantenimiento de sus fiestas de agosto, y también desde “sus servicios técnicos, con el alumbrado de Navidad, o con el montaje de este escenario”.

Las fiestas de Beniardà en honor a la Mare de Déu dels Dolors, continuarán hasta el miércoles, 7 de agosto.