El odio que no cesa

¿Me pueden decir que partido político quitó de las calles el día de la reflexión todos sus carteles, vallas, mupis, autobuses y banderolas, pidiendo el voto para su partido?

Resultado de imagen de leopoldo bernabeu

LEOPOLDO BERNABEU, Secretario General Nacional y Presidente de CONTIGO Benidorm.- Escribo estas líneas ante el malestar que me genera la preocupación de algunos compañeros de CONTIGO a nivel nacional. Aunque quiero dejar constancia que lo primero que les he contestado a todos ellos es que “por fin hablan de nosotros”.Es bastante triste ver como la gran mayoría de medios de comunicación que hoy han publicado la sentencia en mi contra que ha dictado un juez, añadían mis responsabilidades como Presidente de la Agrupación de Benidorm y Secretario General Nacional. Este dato demuestra que conocen perfectamente al partido y las responsabilidades que cada uno tenemos dentro de la formación, pero hasta la fecha ninguno de estos medios se había hecho eco de ninguna de las muchas actividades que este partido político ha venido realizando, notas de prensa incluidas. O al menos, para no generalizar, muy pocos de ellos.

Lo que les decía. Un juez ha dictado (por cierto, en el tiempo récord de 3 días) una sentencia en mi contra. Vaya por delante mi absoluto respeto al Juez y la sentencia. Quede también claro, que en absoluto estoy de acuerdo con la misma. Aunque, en el fondo, y ahora lo explicaré, es una victoria, sobre todo si nos atenemos a los verdaderos objetivos que contra mí se perseguían cuando se interpuso.

Es el odio que no cesa. Ese odio con el que, a cuchillo, me esperaban desde el mismo día que tomé posesión de mi acta de concejal. Un odio, una persecución, que no cesó hasta que decidí dar un paso al lado y apartarme un poco de la vida pública. Ahora que he vuelto y he decidido volver a luchar por mi ciudad, la que me vio nacer y a la que todo debo, vuelven las hordas a buscar su carnaza. ¿Por qué me tienen tanto miedo?, no soy candidato a nada.

Hace casi 4 años, ahí es ná, un grupo político me denunció por, según ellos, haber autorizado que se hiciera publicidad en la jornada de reflexión en la televisión en la que por entonces trabajaba. Lo negué, lo niego y lo negaré. A esa denuncia se le unió más tarde otro grupo político, el de Gema Amor. Años más tarde, el grupo que me había denunciado desistió y se retiró, algo que yo agradecí, pero el grupo Liberal decidió continuar. Me pidieron casi 15.000 euros de multa y la inhabilitación, objetivo principal de esta denuncia. La Fiscalía pidió 6.000 euros de multa. Finalmente el Juez me ha multado con 2.800 euros y nada más. Algo así como una sanción de tráfico por haber incumplido alguna norma. Pues aunque el Juez reconoce en su Auto que es cierto que no se llevó a cabo publicidad en la jornada de reflexión, le parece mal que se hayan redifundido programas en los que pudiera haberse inducido a pedir el voto.

Unas cuantas preguntas para todos, sin excepción. ¿Me pueden decir que partido político quitó de las calles el día de la reflexión todos sus carteles, vallas, mupis, autobuses y banderolas, pidiendo el voto para su partido?. Correcto, Nadie. ¿Me pueden explicar porque el juez no culpó al diario ABC en Barcelona por hacer una entrevista a Inés Arrimadas en día de la jornada de reflexión?, según el auto porque la entrevista se había hecho días antes ¿?¿?¿?¿?. ¿Me puede alguien decir que televisión nacional emitió el día de la reflexión los mítines del cierre de campaña de todos los partidos del día anterior?, correcto, Todas.

Y entonces porqué a Leopoldo sí que hay que multarlo si el propio Juez reconoce que eran programas de redifusión que ya se habían emitido antes. Cuanto odio, señores, cuanto odio y, sobre todo, cuanto miedo. Pero ya saben ustedes como funciona en este país la Justicia. La propia Ministra del ramo fue grabada hablando con el Comisario Villarejo sobre como varios jueces iban hasta Colombia a acostarse con menores. Y estos son luego los que nos juzgan. A eso me refiero, máximo respeto, pero que quede claro que son personas y como tales se equivocan. Y yo, humildemente, creo que en esta ocasión su señoría se ha equivocado. Aun así acataré la Sentencia, pues no tengo el dinero que se me pide para poder recurrir.