Solo es útil el conocimiento que nos hace mejores

La imagen puede contener: una persona, interior

Las Charlas- Debate que ofrece cada martes El faro de Alejandría Benidorm tienen como propósito la difusión de la cultura. 

Isabel López Villanueva.- El martes, 15 de enero, se celebró la ponencia número 100, ofrecida por D. Juan Ángel Ferrer Azcona, Licenciado en Medicina y Cirugía por la Facultad de Medicina por la Universidad de Valencia y habilitado para desempeñar las funciones de Médico de Medicina General en los Sistemas Públicos de Seguridad Social de la Unión Europea.

Juan Ángel comenzó la charla reconociendo que la medicina es una de las carreras más exigentes, pero también de las más gratificantes, por ello decidió seguir los pasos de su padre, médico de familia, que fue su mejor maestro, del cual aprendió muchas cosas que no se enseñan en los libros.

La imagen puede contener: 10 personas, personas sentadas e interior

El médico de familia del siglo XIX acumulaba el conocimiento, abarcando a la persona como un ´todo´, convirtiéndose en muchas ocasiones en consejero, asesor y confidente del enfermo. Tenía que tener una visión global del paciente, no sólo los aspectos físicos de la enfermedad, sino también los psicológicos, el entorno, sus circunstancias familiares y sus relaciones sociales.

La finalidad era ayudar y aliviar, evitando el uso innecesario de medicamentos. Cada uno tiene su dolor y eso no se puede medir. El enfermo siempre tiene que tener presente que el fármaco, aunque le haya salvado la vida, tiene efectos colaterales, ya que son expulsados a través del hígado y riñón, y pueden alterar el funcionamiento de ambos órganos.

El médico (cirujano o comadrón) resolvía la mayor parte de los problemas con pocas herramientas, se podía curar poco, la muerte resolvía la mayoría de los casos.

La transformación de la medicina en profesión científica se produjo con la llegada de los especialistas, empezando a decaer el médico de pueblo. Estaba mejor vista la medicina interna, donde se tratan problemas de concretas partes del cuerpo, no el conjunto de la persona. La diferencia entre ambos médicos es la visión del enfermo. Antes, poco se podía saber de los órganos internos, había que escarbar dentro del cuerpo, con radiografías o placas, no había nada más. Poco a poco vino el Escáner y después la Resonancia Magnética, la Fibra Óptica, etc.

Piensa el ponente que a los pacientes hay que tocarlos con las manos, ya que el enfermo espera el contacto físico. Hoy en día se ha perdido mucho el mirar al enfermo a la cara, no se toca, no hay tiempo físico. Envían la prueba o analítica, escribiendo en el ordenador sin apenas levantar la cabeza. Desde los albores de la historia, la medicina nunca había cambiado tanto en tan poco tiempo, como lo ha hecho estos últimos 40 años, consiguiendo grandes cambios tecnológicos, que mejoran la esperanza de vida, y la reducción de la mortalidad infantil.

La imagen puede contener: 8 personas, personas sonriendo, personas de pie

Juan Ángel recuerda emocionado a su padre que le decía “Explora al enfermo”. Se ahorrarían millones de euros, porque muchas de esas pruebas perjudican la salud, aunque a veces las pide el mismo paciente, aconsejado por un tercero.

Explicó algunas negligencias. Los médicos se equivocan, como cualquier profesional, no son dioses. Puso también ejemplos de las agresiones a los médicos.
-Los accidentes laborales mortales han disminuido, el trabajo ya no mata como antaño gracias a la prevención, al sistema político, a las inversiones en maquinarias, en definitiva, gracias a la tecnología actual.
-Con imágenes, contó sobre los trasplantes de órganos en España.
-Los Fumadores. Recuerda que en Benidorm en el año 1989, se hizo una gran campaña contra el tabaco. Sin la ley antitabaco es impensable, se fumaba delante de un enfermo, en las facultades, en las Cortes…
-Muestra que se ha reducido los cánceres de pulmón, las trombosis y los infartos. Las enfermedades infecciosas han disminuido, gracias a los nuevos medicamentos y las vacunas. Sube la campaña de preservativos, informan a personas que vienen de otros países donde sus medidas higiénicas no son correctas. La sífilis crea problemas importantes, incluso la muerte. Comemos mejor y más sano. Ya no se tiran al mar los vertidos, tenemos una depuradora modélica en Benidorm. – No malgastar el tiempo envidiando los proyectos de otros y tratando de entorpecer su desarrollo. El nivel de frustración eleva el número de suicidios, ese gran desconocido (7 hombres por cada 3 mujeres). El mundo ofrece todo y todo no se puede tener. La inversión en este campo es escasa, en relación con otras enfermedades. Por detrás del cáncer es la causa más importante.

Juan Ángel es un gran admirador de Pere Navarro, el actual Director General de Tráfico (DGT), ya que, gracias a sus gestiones, han bajado los accidentes de tráfico; es una de las personas que más ha hecho por la salud y la medicina de este país. Al doctor le encantaría conocerlo personalmente.

Citó a Gregorio Marañón, cuando le preguntaron sobre cuál había sido el mayor avance de la Medicina, y contestó: la silla en la que el médico se sienta a historiar, explorar y escuchar a sus pacientes. Un médico debe tener el 80% del diagnóstico antes de enviar pruebas, desde las dos sillas.

Finalizó afirmando que ama su profesión, que es vocacional y que no ve el momento de terminar. Le gusta escribir las historias de su consulta, como hacía su padre, en papel y a ser posible con pluma estilográfica, el método antiguo.
Tras 60 interesantes minutos, llegó el final con un sonoro, largo y merecido aplauso de agradecimiento al doctor Juan Ángel Ferrer Azcona. Hasta siempre.

                                         “Curar a veces, aliviar a menudo, consolar siempre”.