La desvergüenza política de Toni Pérez se instala sin pudor en el Gobierno de Benidorm

La desvergüenza política de Toni Pérez se instala sin pudor en el gobierno de Benidorm

Los señores Toni Pérez y José Ramón González de Zárate, ellos sabrán porqué, han decidido que les da igual todo y que de perdidos al río. Han hipotecado lo único que les quedaba, la dignidad. Su respeto por los vecinos de la ciudad ha dejado de existir

Leopoldo Bernabeu.- Que la descomposición del estilo y la forma de actuar del equipo de gobierno de Benidorm hace tiempo que entró en barrena, es algo que resulta evidente a todos aquellos que nos interesamos por la vida política de nuestro pueblo. Lo destacable a día de hoy ya no es eso, sino el nivel de desvergüenza que está adquiriendo la forma de gestionar los recursos públicos por parte del alcalde Toni Pérez. El gol que nos coló el otro día y del que me ocuparé en otra opinión con la extensión que merece, apuntándose medallas por la rapidez con la que se había devuelto parte de la inmensa deuda pública que los anteriores gobernantes nos habían dejado, no es más que la demostración palmaria de una incapacidad manifiesta a la hora de invertir. Y por supuesto las normas son claras desde 2012, lo que no se invierte antes de finalizar el año va directamente al capítulo de devolución de deuda. ¿Van entendiendo el éxito?, seguro que sí, sobre todos aquellos que han visto como ha pasado otro año más y nada se ha movido a su alrededor.

Pero bueno, todo eso entra dentro de la normalidad amorfa en la que la gestión municipal se instaló hace tiempo. Ahora y a falta de cinco meses para que acabe esta Legislatura, los señores Toni Pérez y José Ramón González de Zárate, ellos sabrán porqué, han decidido que les da igual todo y que de perdidos al río. Han hipotecado lo único que les quedaba, la dignidad. Su respeto por los vecinos de la ciudad ha dejado de existir.

Si no fue suficiente que hace año y medio dieran cobijo en su equipo de Gobierno a dos concejales, Paquita Ripoll y Arturo Cabrillo, cuyo único mérito había sido matar en la plaza público a su líder (fantástica acción para los intereses del PP) con argumentos tan falsos como rechazados por la justicia, vendiendo estos dos su poca vergüenza y la ilusión de más de tres mil benidormenses por un miserable plato de lentejas, dan ahora otro salto malabarista y vuelven a contratar al peor de todos ellos, al asesor Fran Noguerol. Este oscuro personaje fue el verdadero muñidor de todo cuanto sucedió en Ciudadanos por Benidorm contra su Presidente y ha sido también el personaje que ha manejado como una marioneta al señor Cabrillo desde el primer minuto. Arturo un triste y errante espíritu, manejado a partes iguales por el recién contratado arquitecto del ayuntamiento, Fran Noguerol, y el verdadero responsable de que vuelva a cobrar de los impuestos de todos nosotros, Toni Pérez. Una situación vergonzosa de obligado conocimiento por parte de todos cuantos vivimos en Benidorm. Así es como se ríen de todos ustedes, aprovechando que a muy pocos va a interesar esta lamentable forma de hacer las cosas.

A partir de Enero Fran Noguerol ocupará un puesto de arquitecto en el Ayuntamiento de Benidorm. Han puesto al zorro a cuidar de las gallinas

Fran Noguerol, un personaje sombrío, oscuro, apodado el “vampi” en los mentideros políticos, que entró de asesor en CBM siendo el número 5 en la lista municipal, máximo responsable de cuantas denuncias y persecuciones se urdieron alrededor de este que suscribe, no cejó en su empeño hasta que consiguió su objetivo, que los dos compañeros míos en la Corporación me expulsaran del grupo municipal a base de mentiras y canalladas. El siguiente paso no era otro que entrar en el equipo de Gobierno. Todavía recuerdo cuando nos avisaba que su gran objetivo era tener toda la documentación posible para hundir a quien quisiera hacerle sombra algún día.

Tras convertirse en asesor del señor Toni Pérez (sólo ellos sabrán el nivel de amenaza y chantaje al que se vieron sometidos), hace seis meses planeó junto a Cabrillo, la trapacería de marcharse al paro, liquidando también al otro asesor del grupo, el que estorbaba, el de Paquita Ripoll, y contratar a dos personajes que nunca nada han tenido que ver con la historia de Ciudadanos por Benidorm, con el único objetivo de preparar las próximas elecciones trabajando desde el propio ayuntamiento para unas nuevas siglas. Eso sí, sin dejar de llamarse CBM, cobrando del erario público cada mes y con la estrategia preparada de volver a entrar en el ayuntamiento con nuevo sueldo pero en otro puesto, algo que hoy vemos publicado y denunciado en todos los medios de comunicación. Hoy Fran Noguerol ocupa un puesto de arquitecto, metiendo al zorro en el corral de las gallinas. Es difícil que Benidorm vuelva a encontrar un grupo de sinvergüenzas de tanto nivel.

A todo esto, y aunque no me alegro, merecido lo tiene, Paquita Ripoll es la última víctima de este maloliente sainete (no me extraña que Cabrillo sea el concejal de basuras). Una mujer que ahora ya no tiene problemas en reconocer, a todo aquel que lo quiera escuchar, que la declaración que entregó en la UDEF contra Leopoldo Bernabeu hace tres años, no la escribió ella y que firmó sin leer. Una mujer a la que el redactor de todas aquellas denuncias contra mí, Fran Noguerol, junto al ínclito Arturo Cabrillo, han ninguneado y dejado en la estacada. Una mujer, al fin y al cabo, que tiene lo que se merece. Quien siembra vientos, recoge tempestades. Qué felices se las prometía Paquita Ripoll y como se la han jugado los tres.

Pues esto es lo que hay señores. Toni Pérez y Joserra González de Zárate, dos políticos que han escrito un nuevo capítulo de deshonra en sus currículums, han permitido contratar a un personaje, Fran Noguerol, cuyo principal objetivo ha sido siempre acabar con ellos. Ellos sabrán qué tipo de amenazas y presiones habrán recibido, o que datos les dan sus propias encuestas para caer tan bajo y necesitar de toda esta escoria. Pero además y mientras tanto, han permitido también que sea asesor de CBM otro señor que se vanagloria, fotografiándose junto a nuestro alcalde, de que esos logros son éxitos suyos, atacando para ello a todo un consejo vecinal y erigiéndose como el todopoderoso presidente de un señor barrio, Imalsa-Els Tolls, que nunca le eligió. No creo que los vecinos tarden mucho en revelarse contra todas estas barbaridades.

Pero ustedes ya saben, si lo desean, dentro de cinco meses pueden volver a votar con absoluta normalidad y sin pudor alguno al señor Toni Pérez, aunque para ello tengan que ponerse la pinza en la nariz.