Los servicios de vigilancia y socorrismo de la playa de l’Albir realizan un simulacro para poner a prueba sus protocolos

Los servicios de vigilancia y socorrismo de la playa de l’Albir realizan un simulacro para poner a prueba sus protocolos

A poco de terminar un verano sin incidencias destacables en esta área, el Ayuntamiento de l’Alfàs del Pi, a través de sus Concejalías de Playas, Sanidad y Seguridad Ciudadana ha querido poner a prueba su dispositivo de vigilancia y salvamento en la playa del Racó de l’Albir con la realización de un simulacro en el que se ha podido comprobar la efectividad de sus protocolos de actuación.

El simulacro ha consistido en lo que se denomina una intervención desde tierra, es decir, el avistamiento por parte de los socorristas destacados en la playa de una persona con problemas dentro del agua y su posterior rescate. Una vez que la víctima ha llegado a tierra, los efectivos sanitarios han comprobado que se encontraba en parada cardiorrespiratoria, por lo que han iniciado las maniobras de reanimación cardiopulmonar (RCP) y su evacuación para dar de esta manera por finalizado el ejercicio.

Rocío Guijarro, concejal de playas del ayuntamiento de l’Alfàs del Pi, explicaba que “el simulacro ha salido bien y hemos comprobado que los protocolos de actuación con los que trabajamos en la playa del Racó de l’Albir son los adecuados para hacer frente a una situación de emergencia. En cualquier caso, ahora corresponde a los técnicos mantener una reunión y evaluar de manera pormenorizada cada pequeño detalles que hayan podido apreciar en este ejercicio para, de esta manera, implementar y mejorar si fuera necesario esos protocolos”.

La edil recuerda que el servicio de salvamento y socorrismo de la playa del Racó de l’Albir cuenta “con tres sillas de proximidad que están apoyadas desde el mar por una embarcación de rescate así como por un puesto de movilidad. Así mismo, la asistencia sanitaria está complementada por un puesto de primeros auxilios en el que se encuentra disponible un equipo humano encabezado por un enfermero que podrían realizar cualquier tipo de atención que fuera necesaria. Como en años anteriores, la playa del Racó de l’Albir es un espacio cardioprotegido gracias al desfibrilador instalado en el puesto de primeros auxilios”.