La Concejalía de Urbanismo de Altea recuerda que el periodo para solicitar ayudas a la rehabilitación de fachadas concluye el próximo viernes

La subvención puede llegar a 600 euros por inmueble

La Concejala de Urbanismo, Imma Orozco, ha recordado que el periodo para solicitar las ayudas económicas para la mejora del tratamiento de humedades, rebozados o revestimientos, y pintado de fachadas del casco antiguo de Altea y Altea la Vella está abierto hasta el próximo viernes 7 de septiembre.

Como ha señalado Imma Orozco, desde la concejalía de Urbanismo “queremos facilitar, en la medida de nuestras posibilidades, la conservación de los inmuebles afectados y de esta manera ayudar a los propietarios a hacer frente al esfuerzo económico que realizan para adaptarse a las exigentes y necesarias normas de protección de los inmuebles que les afectan “.

La concejala hace hincapié en que ”no hay que olvidar que la conservación tanto del casco antiguo de Altea, parte del cual es Bien de Interés Cultural, como del de Altea la Vella, repercute directamente en la economía alteana como uno de los mayores reclamos turísticos con que cuenta el municipio.

La partida presupuestaria destinada a esta subvención es de 15.000 euros, “y esperamos que la convocatoria tenga la buena acogida de las ediciones anteriores ”; ha añadido la concejala.

Este año se repartirán ayudas de 300 euros por inmueble para pintura, a los que se podrán sumar 300 euros más si se realizan otras actuaciones para evitar las humedades y sus consecuencias. Así, este año se podrán recibir hasta 600 euros por vivienda para asegurar la correcta conservación de las viviendas de nuestros núcleos históricos.

Como explica la concejala, “este Gobierno hace así una clara apuesta por la rehabilitación para mantener en las mejores condiciones las zonas más emblemáticas de nuestro pueblo, ya que estos nuevos supuestos permiten acciones más duraderas que el simple pintado de la fachada”.

Imma Orozco anima a todas las personas con propiedades susceptibles de recibir estas ayudas “y que han tenido que cumplir a lo largo de los años con las exigencias que implica tener un inmueble protegido” a aprovecharlas y contribuir así a embellecer la imagen de estas zonas tan emblemáticas del pueblo de una forma más efectiva.