Low Festival eclipsa Benidorm en su X Aniversario

Más de 25.000 personas disfrutaron la noche del viernes de la jornada inaugural de Low Festival 2018. Tras la Welcome Party celebrada el jueves en la Playa de Levante con Joe Crepúsculo y Vive La Fête, la Ciudad Deportiva Guillermo Amor de Benidorm ha tomado el testigo para acoger a miles de lowers que no se han querido perder el décimo aniversario del festival mediterráneo.

Artistas referentes en el panorama nacional e internacional como Phoenix, Iván Ferreiro, León Benavente o Vitalic compartieron esta noche mágica con el eclipse lunar y en la que las bandas pusieron al público en pie con sus directos arrolladores.

El garage pop de Melenas fue el encargado de abrir el festival en el Escenario Jägermeister. Un espacio de lo más ecléctico que acogió los conciertos de grupos tan sorprendentes como Odd Cherry Pie, Alien Tango, La Plata o Esteban y Manuel.

Joana Serrat inauguró el Escenario Matusalem junto a su inseparable guitarra, caldeando el ambiente a los lowers que poco a poco iban llenando el recinto. Tras ella llegó el ‘Fuego’ de La Bien Querida, seguido por el apoteósico show de León Benavente que, con himnos como “Tipo D” o “Gloria”, dejaron uno de los conciertos más intensos de la noche. Presentando nuevo disco ‘Memoria’ los valencianos La Habitación Roja, han demostrado que forman uno de los mayores dream team del panorama actual. Les siguieron los jóvenes y talentosos Belako y sus potentes guitarras, y a continuación los ya imprescindibles del Low Elyella, encargados un año más de poner el fin de fiesta.

Sobre las tablas del escenario Vibra Mahou pasaron algunos de los directos más aclamados de esta primera jornada. Y es que Christina Rosenvinge brilló con su nuevo álbum en su primera visita al festival, e Iván Ferreiro hizo corear al público de principio a fin, con temas como “Casa”, “El pensamiento circular” o “Años 80”, además de “Turnedo”, himno por excelencia del gallego. Los esperados Phoenix no defraudaron y pusieron a bailar a todos los presentes con los ritmos desinhibidos de canciones como “Entertainment”, “Lisztomania” o “J-boy”, para luego dejar paso a la electrónica de Vitalic y su OCD Live y el pop futurista de Kero Kero Bonito.

Las emociones fuertes llegaron de la mano de Energy Sistem, que fue testigo en su escenario de las grandes dosis de energía que aportaron las sesiones de DJs como Difenders, Hal9000 o Alan Braxe.

Entre concierto y concierto, los festivaleros pudieron descansar en el espacio relax de Soffing, degustar las nuevas sidras de The Good Cider o cantar a voz en grito en el espacio de Nissan y su Car-a-ok. Y para los más coquetos, la ducha gigante de Havaianas en la VIP Pool y los botes de champú seco de Batiste ofrecieron el entretenimiento perfecto. Los Tuents by Tuenti repiten este año como moneda oficial del festival.

Tras la que fue la primera noche de décimo aniversario, Low Festival arrancaba una nueva jornada que atraía a decenas de miles de asistentes desde la misma hora de apertura de puertas. Al poco, mientras Benidorm anochecía, el festival colgaba el cartel de entradas agotadas y reunía así a 25.000 personas en la Ciudad Deportiva Guillermo Amor.

El Escenario Jägermeister fue de nuevo el más madrugador, de la mano de los alicantinos Sienna, y acogiendo además a gran parte de la potente escena independiente nacional como Bala, Aloha Bennets o Dûrga, estos últimos llegados de la mano del certamen Sona la Dipu como ganadores de su última edición.

El gran espectáculo de la noche vino de la mano, tal y como las expectativas hacían pensar, de The Chemical Brothers. Los de Manchester conquistaron Low Festival con una hipnotizante puesta en escena donde la potencia de su sonido electrónico se acompañaba de una increíble proyección visual que hizo arder el Escenario Vibra Mahou. ¿El momento álgido? El despliegue de dos robots gigantes en primera línea de escenario. Unas tablas sobre las que, unas horas antes, la extraordinaria energía de Vintage Trouble caldeaba el ambiente y ponía a bailar a todos los presentes con los explosivos movimientos de su cantante, Ty Taylor.

Era una auténtica lección de rock, que retomaban en una onda mucho más dura Biffy Clyro. Llegaron y triunfaron, pese a tenerlo complicado, tras actuar a continuación del siempre generacional directo de Los Planetas, que hicieron corear al público con himnos tan aclamados como “Santos que yo te pinté” o “Alegrías del incendio”. Los hits de Moullinex fueron los encargados de cerrar el escenario principal con su atractiva sesión de electrónica house y tropical.

Desde Galicia con amor llegaron los inconfundibles y sensuales ritmos de Novedades Carminha con uno de los directos más vitoreados de la jornada. “Te quiero igual”, “Ritmo en la sangre” o “Verbena” embaucaron irremediablemente a los miles de lowers que abarrotaron el Escenario Matusalem. Un espacio que acogió además el experimentado rock de Egon Soda, el pop tropical de Carlos Sadness y el pop electrónico de Javiera Mena. Amatria y DJ Coco ponían el broche de oro a esta segunda noche del décimo aniversario de Low Festival.

Y, si hablamos de DJs, el escenario Energy Sistem fue protagonista indiscutible con  las vibrantes sesiones de Isma El, Alex Metric o Basstianz. Además de la buena música, las palomitas de Goldcar, los futbolines de Pepsi o el casette gigante de Movistar han triunfado entre los lowers como puntos de encuentro entre concierto y concierto, cuando también han podido curiosear por stands como los de D. Franklin o Hair Food.

Todo ello en esta segunda jornada de un décimo aniversario en el que Low Festival quiere celebrar que la vida es, sobre todo, para vivirla con música.

Editors e Izal cierran por todo lo alto la décima edición del Low Festival

Low Festival reafirma su puesto en el top festivalero nacional. 83.000 asistentes han celebrado su décimo aniversario a lo largo de cuatr días únicos que convirtieron la Ciudad Deportiva Guillermo Amor en una auténtica fiesta.

El primer plato fuerte de la jornada vino de la mano de Izal, que con su espectacular puesta en escena conquistó una vez más a los miles de incondicionales que abarrotaron el Escenario Vibra Mahou. Temas ya míticos como “Copacabana” o “El baile” y otros nuevos como “El Pozo” o “Pausa” pusieron en pie a los fans que coreaban a voz en grito sus canciones favoritas. Tras ellos, los ovacionados Editors electrizaron al público en otro de los conciertos más memorables de la noche, donde presentaron su recientemente  publicado ‘Violence’. Con Tom Smith al frente, los británicos creaban una apasionante e intensa atmósfera que los revalidaba, cuatro años después de su última visita a Benidorm, como uno de los grandes shows del festival.

Horas antes, Santiago Auserón abría el escenario principal encandilando a los presentes con el perfecto tándem que forma junto al grupo mallorquín Sexy Sadie. No pudieron faltar algunos de sus himnos más clásicos, como “Escuela de calor” o el cierre con “La estatua del jardín botánico”, que consiguieron enloquecer a los más puntuales a esta nueva cita con Low Festival. Con nuevo disco llegaba el sonido refrescante de los noruegos Kakkmaddafakka y el electro pop de Vive La Fête, ambos encargados de poner a bailar a los miles de lowers que mantuvieron la energía desde el inicio del festival.

Sobre las tablas del Escenario Matusalem despuntó el sonido folk de Woods, seguido del irreverente rock de los murcianos Perro. En el ecuador de la noche el protagonismo fue para los emblemáticos Niños Mutantes, que estrenaban ante el público benidormense temas de su último EP, ‘Diez&Medio’, como “Sin pensar” o “No pude llegar a tiempo”. A continuación llegó el turno de La M.O.D.A. en un enérgico directo que dio paso a la gran verbena de Las Chillers. Las madrileñas convertían su show en una auténtica fiesta de hits donde la diversión y el desenfreno terminaron con un homenaje a la ruta del bakalao levantina -confetti incluido-. El broche final vino de la mano de Flash Show DJs, capaces de revolucionar al público más incansable a base de hits y de unos hipnóticos visuales.

Una vez más, el Escenario  Jägermeister fue el primero en poner banda sonora a la sesión del domingo. Los valencianos Modelo de Respuesta Polar reunían a un gran número de seguidores en sus horas más tempranas, seguidos de prometedoras bandas como Poolshake, Sra. Robinson, Mireia Vilar o Derby Motoreta’s Burrito Cachimba.

Los amantes de la música de baile se dieron cita en el Escenario Energy Sistem para deleitarse con las sesiones de Aníbal Gómez DJ Set, Miss Deep’In o Nat Vegas, entre otros.

También hubo hueco para la solidaridad. Y es que la iniciativa ‘Kilómetros de felicidad’ de Euromaster permitía a los participantes donar juguetes a Cruz Roja. Además, pudieron refrescarse en los stands de J&B y José Cuervo, o relajarse en las tumbonas de Adopta un tío.

Como cada año, la retransmisión en directo de Radio 3 permitió disfrutar de los conciertos a todos aquellos que no han podido acudir a Benidorm, sin necesidad de moverse de casa. Y como novedad, el hotel Benidorm Celebrations ofreció durante los tres días de festival una programación musical matutina gratuita para todos los lowers.

Una década termina y otra empieza. Low Festival inaugura los siguientes 10 años de vida los días 26, 27 y 28 de julio de 2019, en la que seguro será una edición para el recuerdo.