Noruegos residentes en La Vila Joiosa realizan una donación al proyecto del Pecio Bou Ferrer

La Fundación General de la Universidad de Alicante ha recogido esta mañana un primer cheque por valor de 2.550 euros, procedente de una donación de un grupo de residentes noruegos para el proyecto del Pecio Bou Ferrer.

Morten Jacobsen, impulsor junto a otras personas de este crowdfunding para recoger fondos ha hecho entrega de esta aportación en Vilamuseu en presencia de representantes y técnicos de entidades del proyecto, del alcalde de Villajoyosa, Andreu Verdú; del Presidente del Club Náutico de Villajoyosa, José Antonio Chapa; o del profesor de la Universidad de Alicante José Antonio Moya, responsable de comunicación y documentación del pecio.

Esta donación, en la que han participado diferentes miembros de la comunidad noruega local, servirá para afrontar gastos diferentes de los que se cubren con las aportaciones públicas de la Generalitat Valenciana o del Ayuntamiento de Villajoyosa, y por lo tanto permitirán aumentar su capacidad de investigación en 2018.

El próximo otoño se celebrará en Vilamuseu un acto de reconocimiento oficial a todas las personas que hayan participado donando desinteresadamente diferentes cantidades de dinero.

Morten Jacobsen ha declarado que “esta iniciativa es una manera de agradecer a Villajoyosa su apuesta por conservar la autenticidad de su magnífico patrimonio histórico, el encanto y la tranquilidad de esta ciudad de la que los noruegos estamos enamorados y que tan bien nos acoge”.

Por su parte, el alcalde de Villajoyosa, Andreu Verdú, ha destacado el apoyo decidido de la Generalitat, el Ayuntamiento, la Universidad y el Club Náutico al proyecto, y ha agradecido en nombre del proyecto esta donación a todos estos residentes nórdicos y a su impulsor Morten Jacobsen. Esta donación será gestionada por la Fundación General de la Universidad de Alicante como las pequeñas donaciones que realizan los buceadores que tienen el privilegio de poder visitar el pecio durante cada campaña científica.

Por último, José Antonio Moya ha destacado que el reconocimiento del Proyecto Bou Ferrer por la UNESCO como uno de los primeros siete ejemplos mundiales de Buenas Prácticas en Arqueología Subacuática llevaba el lema “Un proyecto para la sociedad”, y con esta donación se da un paso muy importante en la línea de esa valoración y participación de la sociedad en su patrimonio.