Amarres ecológicos en la Playa de l’Albir para cuidar la posidonia oceánica

Amarres ecológicos en la playa de l’Albir para cuidar la posidonia oceánica

La Concejalía de Playas y Medio Ambiente del Ayuntamiento de l’Alfàs del Pi ha instalado seis boyas ecológicas para el amarre de embarcaciones en el Racó de l’Albir, que se suman a las ocho que el Consell ha colocado en la Cala de la Mina, con el fin de compatibilizar la conservación y protección de las praderas de posidonia oceánica con el uso turístico de las embarcaciones de recreo.

Estas boyas de amarre cuentan con un sistema de anclaje ecológico que no utiliza bloques de hormigón y que se fija al fondo mediante estructuras en espiral que apenas alteran el lugar en el que se aposentan. “El turista náutico tiene a su disposición una quincena de anclajes ecológicos que le facilitan un cómodo amarre sin apenas impacto medio ambiental, evitando así el deterioro de la posidonia”, ha declarado la edil del ramo, Rocío Guijarro, quien se ha referido, además, a la apuesta por la sostenibilidad que realiza el Ayuntamiento de l’Alfàs en cada una de sus áreas.

Uno de los problemas de conservación al que se enfrentan las protegidas praderas de posidonia oceánica es, precisamente, el deterioro que producen las embarcaciones con el arrastre de las anclas. De ahí que tanto la administración local como la autonómica hayan apostado por sistemas de anclaje ecológico, que permiten el amarre y fondeo de embarcaciones sin afectar a los ricos fondos marinos del litoral alfasino y del Parc Natural de la Serra Gelada.

Este es uno de los parques más singulares de la Comunitat Valenciana por su naturaleza marítimo terrestre. Cuenta con una superficie total protegida de más de 5.500 hectáreas, de las que más del 88 por ciento corresponden al medio marino. Dentro de sus aguas podemos encontrar algunas de las zonas submarinas más interesantes y sorprendentes de todo el Mediterráneo, destacando las extensas praderas de posidonia oceánica, especie protegida conocida localmente como Alguers.

“Son los grandes pulmones del Mediterráneo y su hábitat tiene una riqueza excepcional en biodiversidad”, ha destacado Guijarro. De ahí la importancia de favorecer su protección desde las distintas administraciones públicas.