Altea, municipio piloto del programa europeo MED

El Ayuntamiento de Altea asistía a finales de abril al encuentro “Made in MED”, celebrado en Roma. Una cita con el programa europeo de cooperación  INTERREG MED, en el que participan socios de 13 países de la cuenca norte del Mediterráneo. Para participar en el encuentro se desplazaba hasta Roma el edil de Hacienda y responsable de la Oficina de Proyectos Europeos de Altea, Pere Lloret.

Altea es municipio piloto de uno de los proyectos integrados en el programa MED. Ese proyecto, llamado “LOCAL Policías for GREEN Energy”, LOCAL4GREEN, cuenta con un presupuesto de 2,01 m € y está financiado por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional, FEDER y el Instrumento de Ayuda de Preadhesión, IAP, en el marco del Programa Interreg Med 2014-2020.

El proyecto en el que participa el consistorio alteano tiene como objetivo definir, implementar y evaluar políticas fiscales locales dirigidas a incentivar el uso de fuentes de energía renovables, tanto al sector público como al privado, en 60 municipios piloto de la cuenca mediterránea.

En definitiva, lo que pretende el proyecto es, una vez recogidos los resultados de estas prácticas en los municipios piloto, seleccionar las más eficaces, sistematizar y transferirlas a otros regiones de ámbito mediterráneo.

Para Pere Lloret, “el encuentro de Roma sirvió para tener una visión más completa de los proyectos que se mueven bajo el paraguas del programa MED y para empezar a utilizar nuevos conceptos con los que se están abordando los retos medioambientales”.

“Y además sirvió para tomar conciencia de los pulsos geopolíticos que se plantean en la UE para la captación de recursos y del peso, más bien, marginal que teníamos los países mediterráneos en las decisiones que afectan a este reparto. Lo que queda claro es que el camino para adquirir más relevancia pasa por entender que hay una realidad geográfica que determina nuestros intereses con más fuerza que las viejas fronteras de los Estados: el Mediterráneo”. Ha añadido el concejal; quien ha concluido señalando que “en Roma se habló explícitamente de una identidad mediterránea y de que el fortalecimiento de esa identidad depende gran parte de nuestro futuro económico y medioambiental. Pero también hay que bajar al suelo para no perdernos en las nubes; esa fuerza, esa credibilidad i esa solvencia pasa por que todos los proyectos MED tengan el impacto real necesario que justifique su dotación económica “.