La Vila dispondrá de agua potable de mejor calidad gracias al proyecto de mejora de la Estación de Galandú

El proyecto, presentado hoy por Hidraqua al Ayuntamiento, garantiza una mayor capacidad de tratamiento y mejora la salubridad del suministro para el municipio

El proyecto de mejora de la Estación de Tratamiento de Agua Potable de Galandú supone importantes beneficios directos para los vecinos de la Vila. El fin de estas obras es actualizar los tratamientos con los que cuenta la planta ya que, debido a sus 22 años de antigüedad, están obsoletos. Una vez finalizado, la planta habrá ampliado en un 73% su capacidad de tratamiento y habrá mejorado notablemente el proceso, con el objetivo de aumentar también la calidad del agua.

El gerente de Hidraqua, Javier Díez, acompañado del ingeniero redactor del proyecto, José Ramón García, han presentado esta mañana los detalles de la actuación al alcalde, Andreu Verdú, el concejal responsable de Agua y Alcantarillado, Pedro Alemany, y el edil de Urbanismo, Jaime Ramis. Durante la reunión han explicado la importancia de este proyecto que también permitirá garantizar que el suministro de agua se adapta a la legalidad sanitaria vigente, además de suponer importantes mejores energéticas y de sostenibilidad ambiental para el municipio.

Según ha explicado el edil Pedro Alemany, “esta importante actuación, valorada en 1’4 M €, supone un paso hacia adelante para garantizar la calidad del agua que consumimos en la Vila durante los próximos 15 años”.

Las mejoras que se implementarán en la Estación de Tratamiento de Agua Potable de Galandú permitirán aumentar el caudal de agua a tratar hasta los 130 litros por segundo. De esta manera, se garantiza un buen servicio durante la época estival, cuando se produce un pico importante en el consumo y, también, las futuras necesidades que pueda tener la Vila a causa del aumento de la población.

Por otro lado, la normativa es cada vez más restrictiva en materia sanitaria y obliga a implantar nuevos sistemas de tratamiento. Este proyecto solucionará los problemas de turbidez del agua, eliminará la presencia de materia orgánica o sulfatos y posibles problemas que puedan generarse en los embalses de origen. De hecho, está previsto que el agua se someta a un tratamiento de pre-oxidación filtración y desinfección.

En este sentido, el alcalde de la Vila, Andreu Verdú, ha explicado que “cualquier esfuerzo es poco, cuando hablamos de la salubridad del suministro. Se trata de un proyecto relevante que nos va a aportar dos ventajas importantes: tener garantizada una ampliación notable del caudal de agua potable, en vista a futuras necesidades, y aumentar la eficacia de los procesos de tratamiento del agua. Es decir, más agua y de mejor calidad para los vecinos del municipio”.