La crítica es la fuerza del impotente

Rodrigo Quesada.- A pesar de que gran parte de las gentes tanto de España como de Benidorm, estamos de vacaciones, otros deben proseguir con la faena rutinaria. Los políticos incluidos, que no se diga. Es más, hoy se ha dado lugar el último pleno ordinario del año en el consistorio benidormense, con grata productividad para la ciudad, sin duda. Pero más que comentar lo sucedido y aprobado en el día de hoy en el salón de plenos, más bien quiero hacer un pequeño balance, desde mi humilde punto de vista, tomando como referencia dos días significativos de este mes que cierra la anualidad.

En primera instancia, como comentaba al inicio, este martes se ha celebrado un pleno con más de treinta puntos, donde el equipo de gobierno ha llevado adelante multitud de cuestiones vitales para Benidorm. En primer lugar, en una rama de suma importancia como es la que regenta el alcalde, que no es otra que Educación. Ya saben de la entrega y de la pasión de Toni Pérez cuando se habla de nuestra ciudad, más aún si cabe cuando las materias a tratar son Turismo y Educación, y en ésta última, el pleno ha aprobado por unanimidad que el Ayuntamiento pida adherirse al Programa Edificant de la Generalitat Valenciana, para así, construir un nuevo edificio en el colegio Leonor Canalejas, que sustituirá a las antiguas casas de maestros, asunto en el que el Consejo Escolar Municipal ha dado ya el visto bueno. A expensas de que la Generalitat acepte la adhesión, Benidorm pondrá encima de la mesa el millón y medio de euros de coste, para que más tarde, los reintegre con posterioridad susodicho organismo público a nuestras arcas municipales.
Asimismo, el portavoz del equipo de gobierno, José Ramón González de Zárate, ha hecho un llamamiento a la misma Generalitat para que termine las obras de remodelación del IES Pere María con premura, y además acometa la renovación del colegio público Vasco Núñez de Balboa.
Por otro lado, con una amplia mayoría, el Ayuntamiento abonará los 284.000 euros que restan para completar el coste del Parque de la Séquia Mare, ya que la Diputación de Alicante subvencionará la infraestructura con nada más ni nada menos que 700.000 euros.
Y sin incidir en más puntos del pleno, ya que hoy han sido cuantiosos, simplemente rescatando éstos dos, creo que a la par que meritorio y estimable, es más que patente una impecable gestión, bajo el consenso y el dialogo, pues la unanimidad y las subvenciones no caen del cielo, menos aún si como apuntaba parte de la oposición, el alcalde preside la ciudad desde una postura autoritarita. Cuánto daño hace el electoralismo barato…
Pero esperen, porque aún hay más. En el pasado día del desayuno de la prensa, Toni Pérez avanzó datos muy interesantes para el porvenir de Benidorm. Sin lugar a dudas, el titular que ha copado los medios de comunicación es la mayúscula reducción de la deuda, pasando de 70,9 millones de euros a tan solo 49. Una rebaja del 30%, concretamente de 21 millones menos. Todo ello, mientras la ciudad se beneficia de nuevas obras, infraestructuras y mejoras, en todos los ámbitos, tan solo hay que salir a la calle para comprobarlo.
No obstante, aún el buen hacer y porvenir no ha finalizado. Este año 2018 se viene la ejecución de la obra de remodelación de la Avenida Mediterráneo, el desbloqueo y desarrollo de los planes parciales de Armanello, Poniente e Industrial, además de la fecha de inicio de las obras de la primera fase del Centro Cultural. En resumidas cuentas, ocho millones de euros de inversión, casi el doble que en 2017, donde cómo no, también el Consejo Vecinal tendrá garantizado al menos, el 5% del presupuesto total para los presupuestos participativos, para que los vecinos de la ciudad participen directamente con las medidas y propuestas que quieren para Benidorm.
Así que ya lo ven. Todo lo que les comento son pruebas irrefutables de una gestión que añoraba Benidorm en los pasados gobiernos, sobre todo en el anterior a éste, donde la deuda municipal aumentaba a la par que la desidia y el abandono en nuestras infraestructuras y calles, donde se alardeaba de que toda promesa se cumpliría, y poco o nada bueno dejaron como herencia a sus sucesores de gobierno, salvo una ciudad desolada en la desventura y con una deuda municipal muy extensa, de la que Toni Pérez y los suyos se están encargando de disminuir y con creces, además de realizar lo que otros no hicieron en su día.
Supongo que será ardua tarea mantenerse en una postura de oposición a un mandato tan fructífero, pero los grupos municipales en esta legislatura son diversos y cada cual con una postura y visión distinta, pero los líderes de la oposición no tienen otra vía de escape, no poseen otra simulación de la faena que no hacen, que la crítica; pues ésta, es la única fuerza del impotente…
Anuncios