El benidormense Martínez Munuera es árbitro gracias a su padre

Juan Martínez Munuera,  es un árbitro benidormense del Colegio Valenciano , que nació el 13 de julio de 1982 e hijo de Juan Ramón Martínez -exConcejal del PSOE en el Ayuntamiento de Benidorm, más conocido como “El Murciano”.

Esta semana el blog del Mundo del Arbitraje hace un especial sobre la figura de este árbitro de Benidorm, Martínez Munuera, que arbitra en Primera División desde hace unas cuantas temporadas, y designado el año pasado por la UEFA (Asociación de Fútbol de la Unión Europea) como árbitro internacional.

Todo empezó con tan solo 11 años, jugaba al fútbol y la verdad es que no era nada bueno, aunque me apasionaba todo el mundo que estaba relacionado con el fútbol.

“La culpa fue de mi padre, que era árbitro, me dijo que por qué no intentaba serlo yo también, me convenció y animó diciendo que era otro modo de hacer deporte dentro del mundo del fútbol y le hice caso, aunque mi pasión por jugar me hizo alternarlo con el fútbol sala donde resulté no ser tan malo,  pero tras 10 años jugando tuve que elegir y me quede con el arbitraje, y me acompaño mi hermano menor a las 12 años, formando una tradición familiar”.

Tras estar cuatro temporadas en Segunda B, consiguió el ascenso a Segunda División en la temporada 2012/2013, permaneciendo durante tres temporadas y dirigiendo 64 partidos, consiguiendo el último año el Trofeo Vicente Acebedo al mejor árbitro de la categoría de plata y ascendiendo junto a Prieto Iglesias a la élite del arbitraje español en la temporada 2013/2014 con 31 años. Fue seleccionado en 2011 por el Programa de Jóvenes Talentos de la UEFA, cuando todavía arbitraba en Segunda División , consiguiendo la internacionalidad en enero de 2015.

Debutó en Primera División de España el 17 de agosto de 2013 en el partido Real Sociedad vs Getafe, es de esos sueños que se tienen cuando uno está en el mundo del arbitraje, pero que ves tan lejano que parece que nunca puede llegar y, ahora lo podemos disfrutar una vez que se ha cumplido.
Es un mundo muy bonito cuando estás dentro, aunque desde fuera parezca que no es así, me quedo con todo, el arbitraje me ha ayudado a formarme como persona y profesional. Ha sido parte de mi educación y me siento orgulloso de ello.
Personalmente ha vivido todos los aspectos del mundo del arbitraje y cree que hoy en día no los cambiaría por nada. “Viví el arbitraje de muchos años atrás a través de mi padre que me llevaba con él a sus partidos y hoy en día sigo disfrutando de una manera diferente a lo que hacían ellos”, concluye.