Ciudadanos por Benidorm pide la dimisión de Gema Amor como concejala del Ayuntamiento por la estafa y el engaño del Moralet a todos los vecinos de la ciudad

20160215-CBM-Roda-de-premsa

“Es un orgullo que esta mujer pida mi dimisión”, dijo Leopoldo Bernabeu

Tras el conocimiento de la sentencia del TSJ de la Comunidad Valenciana a través de la cual todos los benidormenses vamos a tener que pagar la friolera de 6 millones de euros por la expropiación de los terrenos de El Moralet, el grupo político Ciudadanos por Benidorm solicita la dimisión inmediata de la concejala Gema Amor, principal culpable de este desaguisado y encubridora manifiesta de una mentira continuada hacia el pueblo de Benidorm cuando era 1ª Teniente de Alcalde del Gobierno presidido por Agustín Navarro.

Hay que recordar que fue ella y su compañero de grupo, Vicente Juan Iborra, quienes manifestaron, con absoluta rotundidad, que la expropiación de estos terrenos no superaría la cifra de 73.000 euros para las arcas municipales. Pues bien, hoy ya sabemos que todos los ciudadanos de Benidorm vamos a tener que pagar un precio final de 6 millones de euros fallados en dicha sentencia del TSJ de la CV.

Durante la celebración del último Pleno celebrado en el Ayuntamiento de la ciudad, con carácter extraordinario, para votar la interposición de incidente de nulidad sobre la sentencia que da la razón a los vecinos de la Subzona C en su lucha para que les devuelvan las Contribuciones Especiales a las que hicieron frente en su momento, la señora Amor, como viene siendo habitual en ella y sin venir a cuento en dicho Pleno, dejó aflorar sus más bajos instintos de odio, envidia, frustración personal y persecución, esta vez en la persona de Leopoldo Bernabeu, para pedirle su dimisión, aun siendo consciente de que de nada se le acusa y que todo lo que se cierne alrededor de su persona no es más que un complot con claros tintes de venganza y traición. Por la inquina, constancia y desesperación que muestra la propia Gema Amor en esta y otras cuestiones que tienen que ver con el Portavoz de Ciudadanos por Benidorm, a todas luces parece haber algo más que un mero interés político. El tiempo, juez insobornable, irá poniendo las cosas en su sitio

Desde Ciudadanos por Benidorm no se van a callar más ante los desvaríos de esta señora que perdió el norte hace tiempo, los papeles cada vez que habla y, últimamente, los nervios en cuanto escucha el nombre del portavoz de CBM, y vab a recordarle en un proceso que constará de bastantes capítulos que es ella la que, si tuviera un mínimo de vergüenza y dignidad, algo que por descontado sabemos que no tiene en absoluto, se tendría que haber marchado hace ya mucho tiempo. Motivos para ello hay suficientes como para llenar varios tomos con encuadernación incluida.

Si no fue suficiente el varapalo que le dieron las urnas el pasado 24 de Mayo, dejándole claro el mensaje de que si a día de hoy sigue siendo concejal del Ayuntamiento es simplemente por el apellido que ostenta su compañera de bancada, María Pérez, hija del ilustre alcalde D. Vicente Pérez Devesa, debería al menos presentar su dimisión por haber engañado al pueblo de Benidorm con una grosería del tamaño de los 1.000 millones de pesetas que todos los ciudadanos vamos a tener que pagar gracias a la sentencia que ahora hemos conocido y que ella negó por activa y por pasiva mientras ostentó la delegación de Urbanismo en la anterior Corporación. En su momento fue el Concejal Juan Ángel Ferrer quien le dijo que mentía como una bellaca y ella la que faltaba el respeto a este edil de manera continuada. ¿Le pedirá ahora disculpas?

¿Debería sólo dimitir Gema Amor, o debería además pagar de su patrimonio esos 6 millones de euros?, la respuesta la dejamos para que sean ustedes los que decidan. Lo que si les avisamos desde Ciudadanos por Benidorm es que esa Sentencia, junto a la que recientemente hemos conocido sobre la Subzona C, otra gestión de la época en la que Gema Amor era concejala de Gobierno, más la barbaridad cometida y consentida a lo largo de los últimos 14 años en torno al Barranco de Foietes y que ahora nos va a costar la friolera de 3 millones de euros, no sólo no va a permitir que el actual Gobierno pueda destinar un solo euro al capítulo de inversiones que tanta falta le hacen a la ciudad, sino que va a volver a incrementar la deuda municipal y suponer, casi con toda seguridad, que se tengan que volver a revisar los impuestos al alza. Y todo esto gracias a los años de gestión de la señora Amor, cáncer no extirpado a tiempo de la administración municipal que ahora deriva en metástasis por toda la geografía local.