Entrevista a Marlene Aquino Viel

Marlene es una soprano cubana afincada en Benidorm. Hoy nos va a responder a unas preguntas para nuestro periódico.

 Periodista: Marlene, ¿nos puedes contar tus orígenes?

Marlene: Provengo de una familia músicos. Mis padres son cantantes líricos, mi abuelo era violinista, y mi abuela cantaba. Por parte de mi padre, él inició la cadena de músicos que hay hasta hoy en la familia: tengo un hermano cantante lírico, y dos sobrinos, uno bajista y otro cantante. La familia Aquino acaba recientemente de recibir el premio “La Gitana Tropical” por los relevantes aportes en aras de la identidad y las tradiciones nacionales.

Periodista: ¿Desde cuándo estás en Benidorm?

Marlene: Estoy en Benidorm desde el año 2007. Hacía muchas giras artísticas por diferentes localidades, y actuamos en una ocasión el Altea; fue entonces cuando el director del Benidorm Palace se interesó por nosotros para que formáramos parte de sus espectáculos.

Periodista: ¿Te has integrado plenamente en la sociedad benidormense?

Marlene: Sí, por supuesto. Hay que señalar que no distan gran cosa las costumbres nuestras con las de aquí, y hay que contar también que desciendo de abuelos españoles.

Periodista: ¿Sientes nostalgia de tu Cuba natal?

Marlene: Si, a veces extraño mi barrio; tuve unos vecinos maravillosos, con los que solíamos conversar horas y horas, en las noches tropicales habaneras. Yo me doy de vez en cuando una vuelta pro allá, para respirar sus calles, y ver a los amigos y familiares que allí están.

Periodista: ¿Cuáles son tus actividades en Benidorm?

Marlene: En Benidorm actúo de miércoles a domingo en el Hotel Les Dunes Comodoro. Los lunes y los martes me dedico a dar clases de Canto en la Escuela Unión Musical de Benidorm: Al mismo tiempo soy presidenta de la Asociación Cultural AFRATEX y hacemos muchas de nuestras Charlas y Conferencias en el salón de actos en la Casa del Fester, los lunes a las 18:00 horas. También dirijo la Coral de dicha Asociación.

Periodista: ¿Se puede vivir de la música?

Marlene: Por mi parte, puedo decir que he podido vivir de la música. He compaginado la docencia con mis presentaciones artísticas. Aunque la mayoría de las actuaciones de Ópera y Zarzuela las hago fuera de esta ciudad, tengo que decir que el Hotel Les Dunes Comodoro ha apostado en muchas ocasiones por la música clásica, y hemos hecho muchas representaciones líricas. Cuando yo vine a Benidorm, había música en todos los sitios, había mucha alegría, que se ha ido perdiendo, para que, desgraciadamente, se haya dado paso a escuchar más el canto de grupos de jóvenes cargados de alcohol, paseando por el Paseo marítimo, que actuaciones musicales. Hay muy buenos músicos en Benidorm, que están actualmente sin poder trabajar.

Periodista: ¿Cómo llevas lo de AFRATEX?

Marlene: Lo llevo muy bien. Somos una familia que tratamos de apoyarnos, y cada semana solemos reunirnos `para disfrutar de la música, la literatura, e intentar crecer como personas. Hace muchos años el Ayuntamiento colaboraba activamente con nosotros; actualmente sólo nos ofrece el Salón de la Casa del Fester para hacer nuestras actividades. No es el lugar apropiado para hacer representaciones, ni tampoco el Salón de Actos del Ayuntamiento, donde a veces hacemos las Galas líricas, sin condiciones de ningún tipo; sólo tenemos un escenario y unas butacas, pero está claro que, sin esto, no hubiéramos podido ofrecer nuestro arte, y nuestra ayuda a otras Asociaciones que lo necesitan. Estamos agradecidos.

Periodista: ¿Has actuado en muchas ciudades y países?

Marlene: Sí. Europa la he recorrido casi entera, porque hubo un tiempo en que hacíamos muchísimas giras de norte a sur, y de este a oeste. Tengo muchos buenos recuerdos de conocer gente linda y lugares asombrosos, haciendo lo que más me gusta: cantar. Ya el hecho de viajar, la emoción previa y durante las actuaciones, han sido motivos de alegría y regocijo.

Periodista: ¿Qué género musical prefieres, aunque sé que cantas de todo, y bien?

Marlene: Adoro la Zarzuela; es un género que incluye la danza, el canto, la literatura, la pintura, la escultura…

Periodista: ¿Tienes planes de futuro?

Marlene: Todos los planes que tengo para el futuro son muy similares a los que he tenido hasta ahora. Me siento muy feliz con lo que hago, y me siento muy libre para poder cumplir mis sueños. Soy de las personas que se dejan un poco “arrastrar” por las oportunidades; por eso trato por todos los medios de irme preparando constantemente para poder atraparlas. Actualmente tengo compuestos tres musicales diferentes; dos registrados en la SGAE, que sé que son difíciles para ponerlos en marcha, tal y como los tengo concebidos, pero no tengo prisa.

Periodista: Si volvieras a nacer, ¿te dedicarías otra vez a la música?

Marlene: Sí. Soy feliz con esta profesión. Poder llegar al corazón de las personas es de las cosas más bonitas que se pueden experimentar en este paso por la vida.

Periodista: ¿A qué dedicas el tiempo libre?

Marlene: Me gusta leer, y me entretiene mucho atender mi jardín, pero la verdad es que no tengo mucho tiempo.

Periodista: ¿Qué crees que le falta a Benidorm para que sea una ciudad ideal?

Marlene: En mi opinión, Benidorm debería hacer con la música lo mismo que ha hecho La Nucía con el deporte: una potencia. El “Benidorm Fest”, por ejemplo, ha demostrado el nivel de promoción que pueden generar los eventos artísticos bien organizados. Es bochornoso que casi todos los pueblos que nos rodean tengan Auditorios, algunos impresionantes, y que Benidorm no posea un teatro en condiciones. Se están habiendo muchas cosas en Benidorm para hacerlo sostenible y moderno; me consta que el actual concejal de Benidorm, Jaime Jesús Pérez, tiene una especial sensibilidad por la música, y es músico; lo mismo ocurre con el Señor alcalde Antonio Pérez. Benidorm cuenta con maravillosas orquestas, y una gran cantera de músicos; así que tenemos todos los ingredientes para que haya tanta cultura como en Viena o Nueva York, y estoy hablando de buena música, no de esa moralla musical que incita a la violencia, la degradación moral que muchas veces tienen grandes y duraderos Festivales en esta ciudad, y que generan conflictos, situaciones desagradables e incultura.

Periodista: Ya para terminar, ¿nos puedes contar alguna anécdota o experiencia ocurrida en tu vida profesional? 

Marlene: Bueno, tengo muchas anécdotas. Los que hacemos teatro siempre nos encontramos con imprevistos y situaciones, la mayoría de las veces, graciosas. Una vez, en una función de la Zarzuela “Molinos de viento”, se desprendió toda la escenografía. Era un telón muy pesado con una playa y una barca pintados; no nos mató de milagro; el actor cantante que hacía el papel de Romo, Javier Ferrero, gritó entre el susto y su afán de quitarle hierro al asunto: “J…,  un tsunami”. Aquel teatro retumbó de las risas del público. Yo, entre los nervios y la risa de la gente, me desternillé hasta quedarme casi afónica.

Periodista: Marlene, gracias por tus declaraciones. Nuestros lectores te conocerán un poco mejor.

Marlene: Gracias, a ti, Manuel.