Entrevista a Mario Muñoz Fernández, Capitán de Transmisiones del Ejército de Tierra

 

“Es todo un reto ir a un lugar tan recóndito y hostil del planeta y asegurar que todo el personal que me acompaña pueda tener un teléfono e internet”

UN REPORTAJE DE BELÉN RICHARTE

        El próximo mes de diciembre, coincidiendo con el verano austral, el Ejército de Tierra iniciará una nueva misión en su base “Gabriel de Castilla”, en la isla Decepción, en la Antártida. Militares y científicos convivirán los próximos tres meses, a 13.000 kilómetros de distancia de España, en uno de los escenarios más inhóspitos de la Tierra. Uno de los participantes es el Capitán Militar de Transmisiones Mario Muñoz Fernández, de 30 años y de Benidorm, el primer benidormense (concretamente del Barrio del Rincón de l’Oix) que participa en una misión de estas características. A pesar de su edad el Capitán de Transmisiones tiene una militar militar y ha estado en misiones en Líbano y Bali. Él será uno de los responsables de que los teléfonos móviles y los ordenadores funcionen. Mario Muñoz forma parte del equipo de la nueva Campaña Antártica del Ejército de Tierra y su destino será la Base Española Gabriel de Castilla, un Centro de Investigación en la Isla Decepción gestionado por el Ejército de Tierra. Militares y científicos convivirán tres meses, a 13.000 kilómetros de distancia de España, en uno de los escenarios más inhóspitos de la Tierra y partirán en diciembre en pleno verano austral, cuando aquí estemos casi comiéndonos los polvorones. 

        Pregunta ¿En qué colegios, instituto y Facultades ha estudiado el primer capitán de Transmisiones del Ejército de Tierra de Benidorm que va a la Antártida?

        Respuesta.- Estudié en el Colegio Público “Sierra Helada” y cursé mis estudios de Bachiller en el Instituto Público Pere María Orts i Bosch, ambos de Benidorm. Mi formación superior fue en la Academia General Militar en Zaragoza, en la que ingresé con 18 años.

        Pregunta.- ¿Cuántos años llevas fuera de Benidorm?

        Respuesta.- Viví hasta los 18 años en Benidorm, para mí es mi ciudad. Llevo fuera 12 años, tengo 30.

        Pregunta.- ¿Cuáles son los pasos a seguir para llegar a ser Capitán de Transmisiones del Ejercito de Tierra?

        Respuesta.- Hay que ingresar en la Academia General Militar y superar el Plan de Estudios de cinco años.

        Pregunta.- ¿Su preparación le ha llevado a tener que dejar muchas cosas en el camino: familia, pasar más ratos con la familia,…?

        Respuesta.- Para vivir nuevas experiencia hay que salir del nido y conocer mundo. En el Ejército igual que en cualquier otra profesión.

         Pregunta.- ¿Qué preparación física y mental hay que tener para poder ir a una misión de estas características?

        Respuesta.- Ya he estado en dos misiones de seis meses, una en Líbano y otra en Mali. Hay que tener claro que la vida en España se pausa y se debe desligar del día a día, acostumbrándose a la nueva rutina hasta que llegue el día del regreso. El físico es fácil de mantener de misión porque el deporte es esencial para estar sano en cuerpo y mente.

        Pregunta.- ¿De qué misión estamos hablando? ¿En qué consiste?

        Respuesta.- “La Base Española Gabriel de Castilla” es un centro de investigación en la Isla Decepción gestionado por el Ejército de Tierra. Nos ocupamos de que la Base entre en funcionamiento y sea un lugar habitable para que los científicos de las diferentes disciplinas puedan realizar sus investigaciones.

        Pregunta.- ¿Qué conclusiones esperan obtener?

        En mi ámbito, es todo un reto ir a un lugar tan recóndito y hostil del planeta, y asegurar que todo el personal que me acompaña va a poder tener un teléfono e internet para poder hablar con su familia y amigos.

        Pregunta.- ¿Cuántas personas son las que conforman el equipo, qué disciplinas dominan y qué funciones desempeñarán durante la expedición?     

        Respuesta.- La dotación militar se compone de 13 personas: el jefe de la Base, un oficial y un suboficial de Transmisiones, un oficial responsable de la logística, un oficial veterinario para la gestión ambiental, un médico, dos cocineros, dos suboficiales de instalaciones, un suboficial de navegación, que se encarga de todo el material de movimiento por la Isla, y dos suboficiales mecánicos de vehículos y grupos electrógenos.

        Pregunta.- ¿A qué le tiene más miedo?

        Respuesta.- Bueno, en aquella zona no hay ningún depredador peligroso. La Base está ubicada en una playa en el interior de la bahía de la Isla. Más que las bajas temperaturas, el problema son las rachas de vientos y la humedad del mar. La combinación de estos tres factores hace que la sensación térmica sea muy baja. Quizás el mayor peligro es caer al agua de la embarcación, ya que diariamente utilizamos las zodiacs para transportar a los científicos a las zonas donde realizan sus investigaciones. Llevamos un traje muy bueno que nos mantiene flotando y secos, pero si entrase agua en el traje o se rompiese ya aparece un problema más grave. Hay que volver rápidamente a la base a secarse y entrar en calor.

        Pregunta.- ¿Cuándo parten? ¿Está emocionado…?

        Respuesta.- Saldremos de España a principios de diciembre, para llegar a Isla Decepción alrededor del 20 de diciembre. Estoy deseando llegar y vivir esta experiencia única. Hay una gran galería multimedia en la página de la Campaña Antártica del Ejército de Tierra: ejercito.defensa.gob.es/unidades/antartica/antartica/multimedia/index.html

por si la gente de Benidorm u otros lugares quiere seguir nuestra actividad diaria.