Benidorm y la costa de la Marina Baixa son de los mejores fondos marinos para bucear

Cómo bien es conocido por aficionados y expertos los fondos submarinos de, La Isla de Benidorm y toda la Costa de la cadena rocosa que conforma el macizo motañoso de Sierra Helada -cada vez mejor conservada y mimada, desde su Declaración como Parque Natural en 2005-, por lo que alberga una elevada diversidad de especies animales y vegetales, “tal es así que es considerada como un polo de diversidad biológica”.

 UN REPORTAJE DE BELÉN RICHARTE

Y todo esto no me lo he inventado yo, me lo ha contado el Doctor en Biología, Jefe de Investigación del Área Marina del Instituto de Ecología Litoral, Juan E. Guillen “para quien del conteniendo de este mar aproximadamente el 10% de todas las especies marinas del mundo se pueden encontrar en este polo de la diversidad” -y añade-, “las aguas del Mediterráneo pasan de ser cálidas en verano (cuando alcanzan temperaturas de 27º C, en julio y agosto, en su superficie), a frías (en invierno, en febrero, mes en el que apenas sobrepasan los 13º C)”.

        Según el biólogo, “éste cambio de temperaturas facilita todo un sistema de fertilización que aporta nutrientes de aguas profundas entre octubre y noviembre, mientras que, en verano, las aguas cálidas superficiales se separan de las aguas frías profundas, sin intercambio entre ellas, favoreciendo una elevada transparencia que permite la penetración de la luz y, con ello, el desarrollo de comunidades de algas verdes y plantas marinas hasta los 35 o 40 metros de profundidad, -lo que provoca-  “que este cambio de temperaturas, a su vez, propicie que durante el invierno, se observen y se desarrollen especies atlánticas o propias de aguas frías, mientras que, durante el verano, se propicia el desarrollo de especies casi tropicales. Por tanto, su diversidad es doble”.

            Así es como empezaba, más o menos, el reportaje con el que volvía a CALVARI tras un periodo de asueto estival del pasado año y este que el otoño ya planea por nuestro cielo no va a ser mes. Por ello los amantes del buceo o aquellos y aquellas que quieren hacer su primera inmersión o “bautizo de mar”, deben tener en cuenta una serie de recomendaciones que en esta ocasión nos aportará un amante y apasionado del submarismo, el Médico Generalista, especialista en: Medicina Subacuática e Hiperbárica,  J. Alfredo Agulló, que además es Presidente del Centro de Actividades Autonómicas Subacuáticas de Benidorm. Que grantizan una inmersión segura.

        Según Agulló:“El bautismo de buceo es una inmersión muy ligera porque sólo bajas hasta 12 metros, más o menos, por lo que no hay grandes patologías que impidan hacerlo, pero aún así quien deseé hacerlo no debe tener ninguna perforación timpánica, no puede ser epiléptico, no debe estar sometido a ningún medicamento que le provoque somnolencia, no debe estar bajo el uso de drogas, no debe tener una pequeña patología cardíaca que pueda agravarse con un esfuerzo, no estar sometido a ningún tratamiento psiquiátrico severo -que pueda provocar ansiedad o algo similar-. Es decir, es una pequeña inmersión al alcance del 90% de la población”.

        La regla más importante que deben seguir aquellas personas que deseé practicar el buceo autónomo es “primero hay que partir de una buena formación, no te puedes meter a bucear sin saber lo que vas a hacer; segundo no se puede bucear solo y es muy conveniente bucear siempre con una persona que conozca perfectamente por donde vas a bucear y que hará de guía para que sepas en qué zona hay corriente, en que zona hay termoclimas y que zonas son más bonitas para visitar durante la inmersión y lo que puedes encontrar en ellas. Es decir hacer una especie de previsión de lo que va a ser la inversión”. 

        La edad para comenzar a bucear viene marcada por la legislación, “a partir de los 12 años se puede obtener un título de buceo, conozco menores de menos años a la marcada y también lo han hecho y no presentan ninguna contra indicación (generalmente a los menores se les limita la profundidad de inversión para estar siempre dentro de la curva de seguridad y no tener ningún tipo de percance, no se conocen datos en sentido contrario)” -y destaca el médico-, “en cuando hasta qué edad se puded practicar submarinismo pues mientras tú quieras o el cuerpo quiera y aguante; bucear, mientras que no haya ninguna contraindicación, defecto físico o incapacidad motora no hay ningún problema para hacer una inmersión. Yo he dado certificados, siempre para realizar cursos de buceo, autónomo, con equipo autónomo y sin limitación, buceo deportivo autónomo y sin limitación exhaustiva de 12 o 15 metros, como pueda ser un bautismo, entonces hay que hacer un reconocimiento medico previo por un especialista en Medicina Subacuática-Hiperbárica que determine si estás capacitado para bucear. Es muy recomendable hacerlo a todas las edades y obligatorio a partir de los 45 años”.

         ¿Qué se debe hacer antes y después de practicar submarinismo?

        J. Alfredo Agulló: “No hay que hacer nada en especial. No hay preparación previa para hacer una inversión pero sí que hay que evitar antes de la inmersión una comida copiosa. Por otro lado, es contraproducente hacer una segunda inmersión, porque el organismo guarda un nitrógeno residual que se sumaría al nitrógeno de la siguiente inversión pudiendo provocar una enfermedad descomprensiva y también lo que tampoco se debe hacer es volar de forma inmediata, ya que existen una serie de tablas, dependiendo de la profundidad a la que se haya estado y el tiempo que has permanecido en esa profundidad, te obliga a estar sin volar un espacio de tiempo de lo contrario te podría provocar esa enfermedad descompresiva, tampoco se debería beber alcohol. Después de bucear, quitarle la sal a todo el equipo, tanto el pesado como ligero para que quede en perfecto estado, y darte una ducha”.

        Los expertos coindicen en señalar que el submarinismo “te aporta una sensación de libertad enorme. ¡ Eso que dice la gente: esto me agobia, esto de llevar la nariz tapada….; todo lo contrario, te da una sensación de libertad extraordinaria ! Estás buceando y te puedes mover en todas las direcciones, incluso, las personas que tienen minusvalías motoras, se lo pasan en grande debajo del agua porque no pesan, no necesitan respirar, ni subir a superficie a respirar, la respiración la lleva el equipo que portan, en tonces están muy cómodas, muy a gusto” -y añade Agulló-, “la gente que no tiene ningún tipo de patología pues mucho mejor porque todavía el bucear le permite contemplar una vida salvaje que en nuestra zona es estupenda”. 

        Los lugares de la Marina Baixa más aconsejables para deleitarse con esta práctica deportiva durante la inmersión son:“a parte de la Isla de Benidorm y sus alrededores, un poquito más hacia mar a dentro, ya para gente más curtida, con título superior, hay una zona llamada la “Llosa”, que tiene una segunda “Llosa”, con una vida totalmente distinta en un sitio y otro; aquí ha aumentado mucho la vida, la flora y la fauna, desde que se declaró Parque Natural están aflorando muchísimas especies”, explica el médico.

        Ya más cercano a la costa “hay dos cuevas entre Altea y Benidorm, pegadas a la falda de Sierra Helada, la Cueva del Enjambre, la más conocida de todas, donde puedes disfrutar de otra experiencia estupenda; también entre estas dos localidades existe una isla, “l’Illeta Mitjana”, cuya inmersión es increíble, tanto por su orografía, como por las especies que aguarda. ¡ Como increíble es bucear en los algueros, cerca de la costa, de la arena. Es decir, toda nuestra costa es estupenda para hacer buceo !”

        ¿Y para los que tienen miedo a la inmersión? “Primero hay que preguntarles: ¿A qué le tienen miedo? Lógicamente si es al agua, tendrán que meterse en el agua; si le tiene miedo a que le muerda un pez, concienciarles de que los peces no hacen nada, si tú no le haces nada a un pez él no te va a hacer nada a tí porque, entre otras cosas, los peces son más pequeños que nosostros, excepto algunas especies que en esta zona no se ven, por lo que se van a asustar más ellos si nos acercamos mucho, -y continúa explicando-, es mejor no hacerles nada para que no se sientan atacados y no ataquen; hay otros animales urticantes que hay que conocerlos y no tocarlos; otros que están adheridos o posados en las piedras a los que no hay que poner la mano encima porque son puluminosas,..; Es decir, hay que saber en el entorno en el que te vas a mover porque la sensación de libertad bajo del agua es absoluta. Hay gente que sale diciendo: ‘Pensaba que me iba a agobiar y me ha pasado todo lo contrario’. Efectivamente, es así, yo recomendaría a la gente que lo probara, por lo menos una vez. Un bautismo de mar es una actividad que no es cara, que es accesible y no es peligrosa. Unicamente hay que ponerse en contacto con un centro de buceo y que un monitor titulado te haga el “bautismo”.

        En Benidorm y la costa de la Marina Baixa sepuede bucear prácticamente todo el año “dependiendo de lo fría que está el agua se utilizan trajes de neopreno, con mayor o mejor grosor; en verano se puede bucear con trajes de tres a cinco milímetros y en invierno se puede hacer con trajes de siete milímetros e, incluso, con trajes secos”, concluye dicendo el experto submarinista.