Filaes de moros y cristianos donan la comida que no han consumido a Cáritas Altea

TRAS LAS FIESTAS HAN VACIADO SUS LOCALES Y DESPENSAS DE ALIMEMTOS QUE SE REPARTEN ENTRE LOS MÁS DESFAVORECIDOS

Cuando han silenciado los ecos de los disparos de arcabuces festeros y la música que ha llenado de alegría y fiesta las calles de Altea en la pasada semana, toca ya cerrar los locales festeros hasta el año que viene. Pero en las neveras y despensas de estas filaes, aun quedaba comida que no se ha utilizado y que han entregado a Cáritas Nuestra Señora del Consuelo para repartirla entre las familias más desfavorecidas.

Así lo han hechos las filaes de Cristians de Altaya, Templaris, Carteia, Conqueridors y Creuats. Algunas ya lo hicieron en los prolegómenos de las fiestas cediendo a Cáritas alimentos ya preparados y no consumidos. Como Templaris y Cristians de Altaya. Y durante las fiestas han continuado trayendo comida ya preparada, como cocido, albóndigas, choricitoa con tomate frito, pasta, flanes, natillas, torrijas, tiramisú o tartas de queso, Pero ahora, a la hora de cerrar locales, limpiar y despedirse hasta el año que viene, todo lo que quedaba en sus depensas como patatas, comida congelada, pasta, fruta, refrescos, y hasta medio jamón, entre otras cosas, también lo han llevado a la institución benéfica.

Desde Cáritas Altea queremos hacer público nuestro agradecimiento a estas personas generosas y altruistas, concienciados con la necesidad de ayudar a los que más lo necesitan.

En nombre de estas familias y en el de Cáritas, queremos agradecerles este gesto, garantizándoles de que cada kilo de los alimentos aportados llegará a los que más lo necesitan.

En las imágenes, alimentos aportados por las peñas festeras ya perfectamente guardados en frigoríficos, congeladores y almacén para que lleguen a sus destinatarios en las condiciones más optimas de higiene y salubridad.

Fuente: Cáritas Altea