El TM Benidorm se diluye en la segunda parte y no logra puntuar contra el Cisne

El equipo de Fernando Latorre llegaba a Pontevedra ilusionado tras la importante victoria de la primera jornada, pero las bajas y los desaciertos le impedían sacar nada positivo de tan largo desplazamiento.

El partido se iniciaba de la mejor de las maneras y pronto se lograba una ventaja de 3 goles que se iría administrando en los primeros minutos, Roberto volvía a estar pletórico bajo palos y la defensa se crecía y ponía muchas dificultades al ataque local. Pero a los diez minutos los pontevedreses reaccionarían y lograrían empatar para mantener el encuentro igualado hasta el descanso y llegar con un 15 a 15 en el electrónico.

En la salida tras el descanso, parecía que los benidormenses querían cerrar por la vía rápida el partido y lograban un 0 a 3 de parcial, pero tan solo era un espejismo. En ese momento hacia su aparición el ex portero benidormense, Roney Franzini, que se hacia cada vez más grande bajo palos llegando a un 41% de efectividad. Los nuestros no encontraban el camino y se estrellaban contra el equipo local, donde además destacaban Chan y Cavalcanti que hacían mucho daño. La falta de rotación con las bajas de Iker y Colo tampoco ayudaron en el tramo final y el equipo caía por 31 a 28.

FICHA TÉCNICA

31 – Cisne: Kilian Ramírez (Franzini); Carlos Álvarez (2), Pombo (5), Cavalcanti (4), Calvo, Franceschetti (3) y Mateo Arias (1); Ocaña, Chan (11, 6p), Conde (1), André De Moura (4), Javi Vázquez,

28 – Benidorm: Roberto Rodríguez (Samu Ibáñez); Ramiro Martínez (3,1p), Sotic (2), Grau, Lignieres (5), Barceló (3) e Iván Rodríguez (6); Bernatonis (2,1p), Sempere (1), Rubén Filipe (1), Calle (4), Nikcevic (1).

Marcador cada cinco minutos: 3-5, 7-7, 8-9, 10-11, 13-15, 15-15 (descanso); 16-19, 20-20, 24-21, 27-23, 28-26 y 31-28.

Árbitros: Friera Cavada y Rosendo López. Mostraron tarjeta roja directa a Calvo (min.50) y a Ligniers (min.53). Además, excluyeron a Arias y Ocaña por parte del Cisne.

Incidencias: Encuentro correspondiente a la segunda jornada de la liga ASOBAL. Polideportivo Príncipe Felipe de Pontevedra ante unos 600 espectadores.

Foto: Fernando Lago