Los números del Turismo enfrían en España el embrión de una guerra social

Ponerse cada día delante de las teclas a describir un capítulo que hagas las veces de editorial, dícese de idea que llevas en la cabeza sobre una actuación determinada, no simple es una sencilla tarea.

Leopoldo Bernabeu.- La mayoría de veces, tal es el caso de hoy, el argumento lo tengo claro, pero en cambio no sé bien como explicarlo. Sé que Sánchez es, además de un tipo que se ha convertido en muy peligroso para los intereses de todos los españoles, un auténtico líder. Hay quien no entiende como se pueden ser las dos cosas, y también toca explicarlo. Destacar en algo no siempre tiene que ser a través de la buenaventura. Hay grandes asesinos en serie que a todos nos han dejado boquiabiertos por su maquiavélica y sin embargo extraordinaria y ejemplar forma de actuar.

Mi gran problema es que, ya iniciado el curso político y volviendo todos a la normalidad que nos esperaba tras un magnífico verano en el que hemos salido a disfrutar sin hacer demasiado caso a las apocalípticas noticias que nos intentar inyectar a diario en vena por tierra, mar y aire, es el momento de ser valiente e intentar explicarme. Me apoyo mucho en la constatación de que sólo cuando escribo de viajes, la gente me lee. Ese argumento, antaño losa que esquilmaba mi regularidad prosaica, es ahora el principal aliciente. Me encanta saber que cuando escribo de política no me sigue casi nadie, algo lógico por otra parte ante el hartazgo generalizado de un poder que se ha echado a perder peligrosamente. Pero me soluciona dos problemas al constatar primero que no le proporciono excesiva publicidad a quien no la merece, a la vez que relaja un espíritu que necesita la escritura para sacar sus males del más recóndito interior.

Viendo la forma que ha tenido Pedro Sánchez de anunciar una rebaja del iva en la factura del gas, la memoria me recuerda que tengo esta columna pendiente de ser expulsada. Explicarme a mí mismo como es posible, con todo lo que hemos vivido los españoles en unos interminables cinco años desde que este sujeto es presidente del Gobierno, que todavía lo siga siendo… Y vuelvo al gráfico ejemplo de su última ocurrencia. Anuncia la rebaja del iva con el desparpajo de creer que nadie le va a recordar que es una idea puesta en la mesa por la oposición a la que insulta desde pasado 22 de abril, y que lo hace 24 horas después de que, hasta 4 ministros de su gabinete, negasen que eso estaba en la agenda. Dicen los medios que hay sectores en el Psoe que están molestos con su forma de actuar. Lo que no se entiende es como un partido que ha cumplido 140 años de historia, no hace ya muchos meses, incluso algún que otro año, sacó a este personaje del poder a través de lo que en EEUU se conoce como un impechmeant.

Estando convencido de que cuando al señor Sánchez se le termine el poder no le va a dirigir la palabra ni su familia, y la explosión de ilustres que le pondrán de vuelta y media es igual a la cantidad de pelotas que hoy le adulan con tal de seguir formando parte de ese colectivo de funcionarios que pasan de 60.000 euros mensuales, es inexplicable, al menos para mí, como lo hace para que, habiéndosela jugado a todos los que le llevaron a la poltrona y a todos los que en algún momento le han servido para seguir en ella, además de mintiendo hasta debajo del agua, mantener tal cantidad de cargos, algunas de los cuales llegaron al poder con aura de solemnidad, sigan haciéndole el juego.

Es inaudito e inexplicable lograr entender que los socialistas de bien, los históricos que el próximo mes de octubre celebrarán el histórico 40 aniversario de la única victoria de un presidente, Felipe González, que superó los 200 escaños en el congreso, aplaudan a un tipo que llegó al poder con una moción de censura basada en una mentira, se doctoró con otra, intenta a diario acabar con la monarquía o hacerse con el poder judicial, y gobierna la histórica nación española teniendo como aliados a los que no tienen otro objetivo que su destrucción. ¿No es esto ser un líder?, de los que formarán parte del capítulo de genocidas, por supuesto, pero un auténtico líder. Recuerdo siempre, perdónenme la comparativa, que Hitler llegó al poder alemán a través de unas elecciones democráticas celebradas en 1.933.

Con lo poco dicho aquí, apoyado en lo mucho que saben todos ustedes sobre el señor en cuestión, no es de extrañar que estemos, por primera vez desde la finalización de la segunda república, ante un bi-gobierno que alimenta la confrontación social alejándose de su imprescindible y constitucional papel de árbitro, echando leña al fuego de unos parásitos sindicatos, y atacando de manera descarada a la patronal de empresarios para que queden ante una ciudadanía, que para ellos es imberbe, como auténticos bandoleros. Sin querer ver ni entender que son los únicos que proporcionan puestos de trabajo, que muchos ya empiezan a cerrar porque no pueden asumir los costes energéticos, mientras otros como la hostelería temen el cierre de hasta un 25% de su sector. Amén de recordar que mientras la elefantiásica administración pública, que sobrepasa ya los 3,5 millones de empleados que pagamos entre todos, tiene 740.000 funcionarios que cobran sueldos por encima de los 5.000 euros/mes, la empresa privada ha bajada un 11% de media los sueldos de sus altos directivos.

Eso sí, nuestro presidente, en otro arranque de tomadura de pelo al más puro estilo de guardería infantil, lo que somos para él, nos quiere hacer ver que es un dialogante de púlpito convocando a 50 ciudadanos ¿al azar? para inaugurar este lunes el curso político. ¿Por qué no convoca ya amplias convocatorias como ha sido su propia costumbre a finales de cada mes de agosto? Me resulta bochornoso ver como, con la que está cayendo en nuestro país, este tipo sigue tratando a los españoles como auténticos analfabetos en edad escolar. Pero la culpa no es sólo suya…

Me resulta increíble que, como noticia positiva de la jornada, me toque destacar con sumo gusto, las virales imágenes de tres amigos que, palos en mano, han entrado en su propia vivienda en Murcia, para sacar de allí a los okupas, que con piscina y Bmw en la puerta, se la habían apropiado hace unos días. Claro, que el propietario en cuestión ya tenía la experiencia de haber sufrido otra ocupación cuyo gobierno tardó cinco años en solucionársela.

Es a lo que estamos teniendo que llegar, a tomarnos la justicia por nuestra mano con los peligros que esto conlleva. A ver que político tiene narices ahora a decirle a estos señores que lo que han hecho no es correcto después del universal aluvión de aplausos que han recibido a nivel nacional e incluso internacional. Mucho me temo que este vídeo va a ser la punta de lanza de muchas actuaciones de este tipo que vamos a certificar en muy poco tiempo. ¿Qué legislación “lógica” puede otorgar un mejor trato hacia quien te ocupa tu casa, que con aquel que la ha comprado con los ahorros de toda una vida de trabajo? Hay situaciones tan kafkianas que sólo se resolverían si fueran los propios políticos o los lentos jueces, quienes la vivieran en primera persona. Otro gallo nos cantaría.

Lo dicho, que estamos en septiembre y empieza los cursos, tanto el entretenido y borreguil político como el académico, con una nueva ley educativa que nos sigue aproximando al abismo de la indolencia. Que el Partido Popular se ha quedado más solo que la una en su labor de oposición, con un Ciudadanos en fase de auto fagotización y un Vox desaparecido. Y que podemos seguir contando y entreteniéndonos con todas estas barbaridades porque un sector como el TURISMO, que sigue funcionando de manera excelente mejorando números de llegada de turistas y gasto medio de cada uno, nos lo permite. Si no fuera por él, seguro que tendríamos una especie de guerra civil llamando a nuestra puerta.

Disfruten lo votado.