Entrevista a Manuel Palazón Martí

Después de más de cincuenta entrevistas realizadas a personalidades de Benidorm, durante todo un año, es el momento de entrevistar al entrevistador. Es bastante conocido en la ciudad, pero quizá no en todas sus facetas.

Periodista: Buenos días, Palazón.

Palazón: Buenos días, Manolo.

Periodista: Empiezo preguntando, como tú haces siempre, por tu vida antes de llegar a Benidorm.

Palazón: Nací en un pueblo de Cuenca, donde transcurrió felizmente mi infancia. Después de cursar el bachillerato en Villarrobledo (Albacete), estudié Magisterio en Madrid; y más adelante, Psicología y Literatura Hispánica en la Universidad Complutense de Madrid, donde también hice los cursos de doctorado. Ya casado, trabajé durante seis años como psicólogo en la desaparecida Rumasa. En 1979 gané las oposiciones para entrar en la enseñanza, donde he estado 34 años, 30 de ellos en el Pere Maria Orts i Bosch de Benidorm. Hace unos veinte años, hice un Máster de Francés en la Universidad de Alicante. Y, en Benidorm estudié valenciano hasta obtener el título de “Mestre en Valencià”.

Periodista: ¿Te gustaba más la enseñanza que trabajar en una empresa?

Palazón: Así es. También quería salir del agobio de Madrid y vivir cerca del mar. En la enseñanza he disfrutado; pienso que ha sido mi verdadera vocación. Ahora, ya jubilado, siento gran satisfacción cuando me saludan mis ex alumnos por la calle (dicho sea de paso, se podrían contar por miles). Además de las clases de Lengua y Literatura, durante esos años en el instituto organicé un grupo de teatro con los alumnos más interesados y creé un grupo musical, a modo de rondalla, con alumnos y profesores; a ese grupo lo llamamos Tramontana.

Periodista: A propósito de Tramontana, hay una Asociación Manchega que se llama así. ¿Tiene algo que ver?

Palazón: El grupo Tramontana el instituto empezó a cantar folklore manchego para la Casa de La Mancha en Benidorm y Comarca; con el paso de los años, los alumnos fueron sustituidos por manchegos, que tocaban guitarras, laúdes y bandurrias, y el grupo Tramontana dio nombre a la Asociación que antes citabas, compuesta en la actualidad por más de doscientos socios.

Periodista: ¿Qué papel desempeñas en esa Asociación?

Palazón: Hace treinta años, fui socio fundador de la Casa de La Mancha; era secretario y relaciones públicas. Cuando se instituyó oficialmente Tramontana, hace ocho años, continué en la dirección del grupo musical. También me encargo de confeccionar la revista anual de la Asociación e investigar sobre el folklore manchego: gastronomía, juegos, canciones, fotografías, etc.

Periodista: ¿Tienes alguna formación musical?

Palazón: En Madrid estudié un curso de guitarra; en Murcia, dos años de piano y solfeo; en Benidorm, tres años de saxofón y uno de acordeón. De jovencito, mi instrumento era el laúd, pero actualmente lo que más empleo es la guitarra.

Periodista: Creo que tu actividad más interesante, y por la que eres más conocido, es el teatro, ¿no es así?

Palazón: Creo que sí. Empecé haciendo teatro con alumnos del instituto en 1987. En el año 92 creé dos grupos de adultos: el de la Agrupación Coral de Benidorm (ACB) con miembros de la coral (desde hace quince años, especializado en teatro clásico para escolares, para el programa municipal denominado “Teatre a l’escola”), y Tossal Teatre, compuesto únicamente por profesores de secundaria y de primaria. Por último. en el 95, creé otro nuevo grupo, al principio con ex alumnos: Catarsis.

Periodista: Por lo que intuyo, habrás hecho docenas de obras de teatro.

Palazón: En estos treinta años calculo que habré llevado a cabo unos 120 montajes diferentes, a razón de treinta montajes con cada grupo. Hemos actuado casi siempre en Benidorm y en la provincia de Alicante: en institutos, en Casas de Cultura, en la antigua CAM, en anfiteatros. Y, teniendo en cuenta que cada obra la represento seis o siete veces de media al año, se aproximan a mil las representaciones que he llevado a cabo en estos treinta años.

Periodista: ¿Eres también actor, además de director?

Palazón: Me gusta actuar, aunque casi siempre estoy en la sombra coordinando y dirigiendo. Pero hago de todo: selecciono y adapto las obras, hago las fotocopias, preparo la escenografía y la vestimenta, sustituyo a los actores cuando no pueden venir… De las 120 obras que he llevado a la escena, unas 30 son originales mías (“Semblanza de Adolfo Sax” “La vida del Pernales”, “A la taberna d’en Mallol”, “La vida de G. Brassens”, “Los últimos meses de Carlos Gardel”, etc.). En el primer año de la pandemia las recopilé y publiqué un libro: “Teatro reunido”. En el segundo año de la pandemia publiqué otro volumen: “Adaptaciones teatrales”, de novelas españolas muy importantes, algunas de la cuales he representado con mis grupos: “Lazarillo de Tormes”, “El Quijote” de Cervantes, el de Avellaneda, “Niebla” de Unamuno…

Periodista: ¿Alguno de tus hijos ha heredado tus aficiones?

Palazón: Todos. Hasta mi mujer, que canta en la Coral y hace teatro conmigo. Mis tres hijos actuaban en el grupo de teatro del instituto; han sido músicos de la banda y miembros de la rondalla Tramontana. Y algunos de mis nietos van al Conservatorio y participan en talleres de teatro y de pintura.

Periodista: ¿Cuáles son tus planes más inmediatos?

Palazón: Seguir haciendo teatro con los tres grupos. Y en otoño próximo quiero publicar un tercer libro titulado “30 años de teatro en Benidorm”, con las sinopsis de las obras que he llevado a las tablas, los elencos que las representaron, anécdotas y más de 200 fotografías en color. Para este proyecto cuento con la colaboración de la Concejalía de Cultura que, entre otras cosas, propiciará una exposición de fotos en el “Espai d’art” del ayuntamiento. Ya tendréis noticias pasado el verano.

Periodista: A propósito, ¿disponéis de subvenciones?

Palazón: No tantas como quisiéramos. Desde 2008 estamos en periodo de crisis. Antes nos ayudaba la CAM, la Diputación de Alicante y otros organismos. En la actualidad nos queda la aportación del ayuntamiento, que no es suficiente. En resumen, hacer teatro nos cuesta dinero, porque, entre otras cosas, la mitad de las actuaciones las hacemos a beneficio de entidades como ASMIBE, AFEM, Cáritas, AERBECO, Anémona…

Periodista: ¿Qué otras actividades realizas en nuestra ciudad?

Palazón: Después de mi jubilación, tuve durante cuatro años un programa semanal de literatura en la radio. Desde 1994, soy el Embajador Cristiano de las Fiestas de Moros y Cristianos (mi hijo es el Embajador Moro). Canto en la Agrupación Coral de Benidorm desde su creación, hace 40 años. Cuando me requieren, imparto conferencias en Centros sociales y en institutos, siempre desinteresadamente, así como recitales de poesía y canciones españolas para alumnos extranjeros. He sido requerido para presentar libros (de Adolfo Domínguez, Mariano Estrada, García de Sabadell, María de los Llanos López, Concha Polo y Manuel Sánchez). También escribo habitualmente en periódicos digitales sobre cultura y educación.

Periodista: ¿Algún reconocimiento por tu labor cultural?

Palazón: Todavía no. Felicitaciones de los que me conocen, buenas palabras por parte de los políticos y, lo más gratificante: los aplausos de los espectadores.

Periodista: ¿Cómo ves el panorama cultural de Benidorm?

Palazón: Se hacen múltiples actividades, muchas de las cuales están organizadas sin ánimo de lucro por grupos de aficionados, sin coste para las arcas municipales. El problema mayor que tiene Benidorm es la precaria infraestructura de las instalaciones. Me explico. Los auditorios al aire libre están limitados a pocos meses al año, y siempre con el gasto extra de las fichas técnicas. El salón de actos del ayuntamiento no tiene buena iluminación, carece de vestuarios, etc. En el centro social La Torreta la acústica es malísima. La Casa del Fester no tiene condiciones y ¡está en un segundo piso! Y el centro social Llorca Linares es susceptible de mejora. Todos estamos esperando con impaciencia la inauguración del famoso Centro Cultural de la Avenida de Europa.

Periodista: Gracias por tus comentarios, que servirán a nuestros lectores para saber un poco más de ti. Que sigas como hasta ahora.

Palazón: Muchas gracias a ti.