Sandro nos habla de su abuelo Pepe Orozco “Xorroll”

Esta semana el amigo Manolo Palazón entrevista a Sandro, nieto de Pepe Orozco el Xorroll.

Periodista: Buenos días, Sandro.

Sandro: Buenos días, Manuel.

Periodista: Sandro nos va a hablar de su abuelo, Pepe Orozco, fallecido en 2011, a la edad de 84 años. Orozco ha sido un hombre relevante en el panorama musical benidormense de los últimos cincuenta años, y me gustaría que la gente, sobre todo los más jóvenes, tuvieran noticia de él y no lo olvidaran nunca. En primer lugar, Sandro, ¿sabes por qué lo llamaban Xorroll?

Sandro: Pues es un apodo que se aplica a toda la familia y no sabría decirte por qué.

Periodista: Yo lo conocí hace cuarenta años, cuando trabajaba en el ayuntamiento de Benidorm. Pero, ¿qué fue de su infancia y juventud? ¿Qué estudió? ¿Trabajó siempre en el ayuntamiento?

Sandro: Recuerdo que su padre tenía un barco, y mi abuelo le ayudaba a pescar. Después se marchó a Alemania a trabajar en una fábrica. Más tarde, se asentó como funcionario en el ayuntamiento de Benidorm.

Periodista: Que yo sepa, era muy aficionado al canto. Tocaba la guitarra y tenía unas dotes excepcionales como tenor, ¿no es así?

Sandro: Así es, siempre le gustó mucho la música; aunque no era ningún beato, estaba adscrito a la parroquia de Sant Jaume y fundó la llamada Schola Cantorum, que dirigió hasta su muerte. Cantaban los gozos, los dolores, misas, etc. Luego ingresó en la Coral de Benidorm, en 1981, y estuvo cantando como tenor durante muchos años.

Periodista: ¿Es verdad que tenía un grupo musical amateur y cantaba por los hoteles?

Sandro: Algo de eso me suena. Con varios amigos se dedicaba a ensayar y a tocar en un montón de sitios. Me suenan Casimiro Vila, que cantaba por mejicanas; José Luis Herce, que tocaba el requinto…

Periodista: Has mencionado antes a la Schola Cantorum, coro parroquial de la iglesia de San Jaime. ¿Nos puedes hablar de ello?

Sandro: Fue el fundador y el maestro de ese coro; el nombre se lo puso él, a imitación de las Schola Cantorum que existen en toda la cristiandad. Estos coros parroquiales recaudaban fondos para los más necesitados. Mi abuelo también participó en montajes de algunas zarzuelas como L’horta de l’alegria. Y, en su huventud, dirigía un grupo llamado “Quinteto Calamar” que se dedicaba a dar serenatas a las chicas, cambiando a veces la letra seria de las canciones por otras más jocosas y divertidas. Según cuenta el director de orquesta Juan Antonio Espinosa en un artículo, mi abuelo era el alma de los grupos en que intervenía por su voz espléndida, su sensibilidad musical y su seriedad profesional.

Periodista: También era miembro de la Agrupación Coral de Benidorm, ¿no?

Sandro: La Coral, creada hace 40 años, se nutrió en un principio con músicos de la banda y gente del pueblo aficionada a cantar, como era el caso de mi abuelo. En la primera gestora de dicha coral, mi abuelo fue nombrado presidente por unanimidad. Cuentan algunos coralistas que era como un adjunto al director de la Agrupación, a causa de sus conocimientos de música y sus sabios consejos. Dentro de la Coral, creó un grupo de ocho o diez personas; y lo mismo iban a cumpleaños que a fiestas protocolarias como a la Universidad de Alicante para ilustrar las clases de español para extranjeros.

Periodista: ¿Cuáles son los mejores recuerdos que tienes de tu abuelo?

Sandro: Bueno, me crie con él, me llevaba al puerto, a pescar, cuando yo era pequeño. Una vez jubilado, cogía su moto y se iba a la huerta, donde pasaba varias horas al día. Y, por la noche, a ensayar en la Coral o en la Iglesia. Estuvo cantando hasta el final de su vida.

Periodista: ¿Nos puedes contar alguna anécdota de él?

Sandro: Una cosa muy curiosa: aunque era de habla valenciana, siempre nos hablaba en castellano (claro, también era otra época; no lo empleaba ni para el trabajo ni para cantar). El valenciano estaba restringido al ámbito familiar, y a veces, ni eso. Por otra parte, estaba casado con una alemana, a la que conoció en Benidorm.

Periodista: ¿Sabes si tuvo algún reconocimiento por parte del ayuntamiento, de la Coral o de la Iglesia por su labor musical en nuestra ciudad?

Sandro: No sabría decirte. Pero todo el mundo lo apreciaba por sus dotes musicales, y lo alababan por ello. Por parte del ayuntamiento, mereció una espacial mención por sus años de servicio en el Consistorio.

Periodista: ¿Alguno de sus hijos o nietos tiene la afición por la música que tenía tu abuelo?

Sandro: Mi padre era un aficionado a la música también. Llegó a tocar la batería. Que yo sepa, nadie más. El caso de mi abuelo fue único.       

Periodista: Si levantara la cabeza, ¿qué diría tu abuelo del Benidorm actual, en cuanto al turismo, la cultura, el canto, etc.?

Sandro: No tengo ni idea. Me imagino que estaría satisfecho.

Periodista: Gracias, Sandro, por tus declaraciones. Muchos guardamos un grato recuerdo de tu abuelo: Pepe Orozco Xorroll.

Sandro: Gracias a ti, Manuel.