El Ayuntamiento de Altea evita la fuga de más 144.900 m3 de agua gracias a la nueva gestión en La Mallà y el Mascarat

El Ayuntamiento de Altea evita la fuga de más 144.900 M3 de agua gracias a la nueva gestión en La Mallà y el Mascarat

Aigües d’Altea ha logrado, tras seis meses de gestión del agua en las zonas de La Mallà y el Marcarat, evitar la fuga de más de 144.900 M3, 144.900.000 litros de agua. Esto ha sido gracias a las actuaciones de reparación y control realizadas con un presupuesto de 248.179 €.

“El problema del agua potable en estos dos planes parciales se remontaba a muchos años, por ello, y tras no solucionarse, Aigües d’Altea se hizo cargo de su gestión con el fin de garantizar el suministro y evitar la pérdida de agua tal y como se venía presentando por falta de control y mantenimiento de la red. Tras seis meses vemos como la inversión realizada está dando sus frutos y ya se está realizando estudios para ver otras necesidades y planificar futuras actuaciones”, ha comentado el edil de Ciclo Hídrico, Diego Zaragozí.

En concreto, desde que comenzó la gestión por parte de Aigües d’Altea, se ha realizado el levantamiento de la planimetría de redes de agua potable y alcantarillado; se ha instalado un sistema de telemando y telecontrol sobre la infraestructura hidráulica del abastecimiento y contadores sectoriales en la salida de los depósitos. Se realizan labores de medición en tiempo real de caudales, presiones, niveles de depósitos, analizadores de cloro y kilovatios consumidos y se han instalado alarmas sobre los elementos críticos del sistema; además de mejorar los elementos electromecánicos y cuadros eléctricos.

La empresa ha llevado a cabo e 159 actuaciones sobre las tuberías de abastecimiento. La mayor parte de ellas reparaciones de fugas, pero también a eliminación de tapones de cal. Tanto la reparación de fugas como la eliminación de los tapones de cal han redundado en un mejor servicio, mejorando lo caudales y presiones del abastecimiento.

El control sanitario es otra de las labores importantes llevadas a cabo. Se realizan analíticas de agua para garantizar la calidad del agua suministrada y, tras la renovación de gran parte de las válvulas de entrada, salida y desagüe de los depósitos, se está procediendo al vaciado secuencial de los mismos para proceder a su limpieza y desinfectado.

Por último, actualmente ha comenzado la renovación de todos los contadores de los clientes, instalándose contadores inteligentes que permitirán la lectura de los mismos de forma diaria mediante un sistema de red fija. Los clientes tendrán acceso para conocer sus consumos horarios y diarios, permitiendo la activación de sistema de alarmas que indicarán, por ejemplo, la existencia de fugas en las redes particulares de cada casa. Para ello se hará una inversión de 280.000 €.