Fernando Montes nos habla de su padre: el gran mago y actor, Rafael Montes Dessy

Teatro - Las manos de Eurídice

Fernando Montes, policía local jubilado, es el hijo de un gran mago y actor fallecido en 1994, Rafael Montes Dessy.

Periodista: Buenos días, Fernando.

Fernando: Buenos días, Manolo.

Periodista: ¿Nos puedes decir algo de tu padre hasta el momento en que se estableció en Benidorm?

Fernando: Mi padre nació en Tarazona de Aragón, donde su familia tenía una empresa de curtición. Empezó la carrera de Química, pero al segundo curso abandonó y se dedicó a lo que le gustaba: la prestidigitación y el arte de Talía. Por cierto, su progenitor, es decir, mi abuelo, creó un teatro en Tarazona, lo cual favoreció las aficiones de mi padre. En la década de los sesenta recorrió toda España haciendo teatro en varias compañías y magia en el circo Price. Era un buen actor, un magnífico mago y mejor rapsoda. En un certamen de magia humorística consiguió el primer premio, en 1959. En 1953, creó la Asociación Mágica Aragonesa (AMA)

Periodista: ¿En qué año llegó a Benidorm? ¿Estaba en alguna compañía de teatro?

Fernando: A Benidorm llegó en el año 1969. Siempre se dedicó a la hostelería; tenía una cafetería en la calle Alameda, donde se reunían algunos tertulianos. En su tiempo libre se dedicaba a colaborar en galas, como rapsoda y como mago. Y al teatro. En 1974, con Rafael Azcona a la cabeza, se fundó un Taller de Teatro, junto con Roc Fuster, Roc Gregori, Rita Maris, Pepe Solbes, Paco Rosera… Actuaban en la sala de Fiestas Granada, en la CAM…Ese Taller llegó a organizar una semana de teatro vocacional: Barullo teatro 75. Mi padre participaba activamente; me acuerdo de “Angelina o el honor de un brigadier”, por ejemplo, o cuando fue narrador en el “Retablo de la avaricia y de la lujuria”, de Valle- Inclán, y sobre todo de un monólogo titulado “Las manos de Eurídice”.

Con Martínez Monge y Pepe Albero

Periodista: Has dicho que siempre se dedicó a la hostelería, profesión con la que se ganaba la vida, claro. ¿Ganaba algo también con el teatro y la magia?

Fernando: Mi padre practicaba esa afición (en su juventud fue profesional) para colaborar con los demás; en un hotel, cuando era jefe de sala, contribuía a la animación del público como mago, sobre todo con la micromagia, la magia de mesa podríamos decir (fue premio nacional). Colaboró mucho con el Centro dramático, cuyo director era Paco Blanquer, en el diseño de carteles y programas, y como actor. El otro grupo teatral era el de Paco Llorca, el denominado Teatro Club. Tanto Paco Blanquer como Paco Llorca murieron relativamente jóvenes y sus grupos se disolvieron; poco tiempo después nació el grupo Catarsis. También fue, durante un par de años embajador de las Fiestas de Moros y Cristianos de Benidorm, creadas en 1989. Lo llamaban de todas partes y él siempre acudía desinteresadamente para colaborar con lo que más le gustaba y sabía hacer. También impartió cursos de interpretación a través del ayuntamiento.

Periodista: ¿Crees que mucha gente se acuerda todavía de él? Hablo de personas de su edad, claro.

Fernando: Sí, mucha gente todavía habla de él: personas de setenta años para arriba, las que lo conocieron en su momento de gloria (como Pepe Solbes, Pepe Albero…). Pero la fama suele ser efímera: pasan los años y la juventud se olvida de las personas. Mi padre era un hombre afable, amigo de sus amigos, muy familiar y, sobre todo, entregado a sus aficiones con pasión: la magia y el teatro.

Periodista: Por su labor cultural y recreativa en Benidorm, ¿tuvo algún reconocimiento público, institucional?

Fernando: Ha merecido premios de ámbito nacional, como la medalla en el tercer congreso mágico de Sevilla. En Benidorm, participó del agradecimiento del entonces alcalde Pérez Devesa por la labor del Taller de Teatro. Y en 1994, obtuvo un emotivo reconocimiento póstumo por parte del pleno del Ayuntamiento, donde se decía que había hecho más de 400 representaciones teatrales, además de recitales y sesiones de magia, desde su llegada a Benidorm, en 1969, hasta 1993.

Los tres satans

Periodista: ¿Alguno de sus hijos (o nietos) ha heredado la afición por el teatro y la magia?

Fernando: No, en absoluto. El caso de mi padre es único, pues ni antes ni después hubo magos ni actores.

Teatro en Málaga

Periodista: ¿Crees que la situación cultural, social, turística, etc. en Benidorm ha evolucionado positivamente en los últimos cuarenta años?

Fernando: Seguimos como siempre: insuficiente ayuda municipal para motivar a las entidades culturales del pueblo, precarias instalaciones para llevar a cabo actividades teatrales, etc. Benidorm es muy particular.

Con su esposa