Entrevista a Magdalena Simarro

Esta semana el amigo Manuel Palazón ha querido entrevistar a una de las mujeres más emblemáticas de Benidorm, como es Magdalena Simarro, una fervor creyente de la Virgen del Sufragio.

1 foto actualb

Periodista: Magdalena Simarro, buenos días y bienvenida a nuestra redacción.

Magdalena: Buenos días, Palazón.

Periodista: Mi primera pregunta es: ¿Cuándo te estableciste en Benidorm?

Magdalena: Soy originaria de Casasimarro (Cuenca). Mi padre se vino a Benidorm en busca de trabajo en 1958; poco después, vinimos el resto de la familia. Yo llevo en Benidorm desde los 15 años. En el pueblo estudié la enseñanza primaria en la escuela pública y en las monjas. A los 17 años, ya en Benidorm, empecé a trabajar en Almacenes Zaragoza. Cuando me casé, a los 25 años, me dediqué a la casa y a los hijos.

Periodista: ¿Te sientes más de aquí que de allí, es decir, más levantina que manchega? Porque estás integradísima en este pueblo y hablas el valenciano perfectamente.

Magdalena: Siempre he dicho que Casasimarro es el pueblo donde nací y Benidorm la ciudad donde acabaré mi vida. Quiero a Casasimarro y quiero a Benidorm. Y sí, estoy muy integrada en Benidorm: en sus tradiciones y en sus fiestas, sobre todo cuando se trata de cantar, de la iglesia, de La Barqueta… Pero los que venimos de fuera es difícil que nos integremos al cien por cien, a pesar de que hablemos valenciano. Siempre que puedo voy a Casasimarro, donde tengo casa y familia. Por cierto, hace unos años compuse una canción (letra y música) al Santo Cristo de la Fe, venerado en mi pueblo natal.

2 Con Igna Mari y Jesús Carrobles

Periodista: En Benidorm hay cientos de casasimarreños, muchos de los cuales están afiliados a la Asociación Manchega Tramontana. ¿Tienes relación con ellos? ¿Nunca te ha interesado participar en esa Asociación?

Magdalena: Conozco a todos mis paisanos; y sí, me relaciono con muchos de ellos; y asisto a las actividades de la Casa de La Mancha y de Tramontana, pero nunca me he interesado verdaderamente por afiliarme a ninguna asociación: he estado siempre ocupada con mis verdaderas aficiones, con mis hijos y, ahora, con mis nietos.

Periodista: Yo te conozco desde siempre por tu afición al canto y por tu dedicación a la iglesia. Aparte del coro parroquial y de La Barqueta, ¿nunca te ha interesado integrarte en la Coral del pueblo? ¿Nos puedes hablar de todo ello?

Magdalena: Ya en mi pueblo de origen cantaba en el coro de allí, con ocho añitos. En Benidorm, siempre he estado en el coro de La Barqueta desde su creación en 1985; he cantado misas en la iglesia, “copletes”, “albaes”; y hasta hace poco hemos ido por los pueblos de la comarca, siempre con mi compañera, Igna Mari. Además, soy catequista en San Jaime y participo en el elenco de actores del Hallazgo de la Virgen (en el mes de marzo). Voy a los conciertos de la Agrupación Coral de Benidorm, conozco sus actividades, pero nunca he tenido tiempo de apuntarme, o no me ha interesado bastante.

3 Cantando copletes

Periodista: Tengo entendido que tu hija también canta muy bien. Y que ha hecho teatro cuando iba al instituto. ¿Crees que ha heredado tus aptitudes?

Magdalena: Todos mis hijos cantan bien; pero sobre todo es María la más artista: canta muy bien, ha bailado en un ballet, ha hecho teatro en el instituto y en un grupo que hace muchos años dirigía Pepe Solbes (“Los pastores de Belén”). Una sola cosa no ha heredado María de mí: el entusiasmo, la ilusión que yo tengo por cantar.

4 Cantando albaes

Periodista: ¿Te hizo ilusión que te incluyeran en el libro “Gent de Benidorm”? ¿Has obtenido otro tipo de reconocimiento por parte del Ayuntamiento?

Magdalena: Claro que me hizo ilusión estar entre las cien personas más relevantes de la sociedad benidormense. Y otros reconocimientos que ahora recuerde: la medalla de oro de las Fiestas Patronales, cuando Igna Mari y yo fuimos las mantenedoras en el año 2010; otra de la Festa el Calvari…

Periodista: En la actualidad, ¿sigues practicando tus aficiones?

Magdalena: Pues sí; a pesar de mis 70 años, todavía tengo ganas de cantar, de llevar la catequesis, etc. Las “copletes” las canto desde hace 37 años; y seguiré cantándolas mientras me queden fuerzas.

Periodista: Si estuviera en tu mano, ¿qué cambiarías en Benidorm, en lo referente a la cultura, la iglesia, el turismo, etc.?

Magdalena: Sólo echo en falta una Casa de Cultura como Benidorm se merece, donde podamos bailar, cantar, hacer teatro, etc.