El Ayuntamiento de Altea y el Ministerio de Transporte, Movilidad y Agenda Urbana firman el convenio de la desafección de la N-332 a su paso por Altea

El Ayuntamiento de Altea y el Ministerio de Transporte, Movilidad y Agenda Urbana firman el convenio de la desafección de la N-332 a su paso por Altea

El pasado miércoles el alcalde de Altea, Jaume Llinares, y los portavoces del Equipo de Gobierno, Diego Zaragozí –Compromís- y Vicenta Pérez -PSOE-, se reunían en la Demarcación de Carreteras del Estado Comunidad Valenciana con José Vicente Pedrola Cubells, jefe de demarcación de ésta, dependiente del Ministerio de Transporte, Movilidad y Agenda Urbana.

Al inicio de la reunión tenía lugar la firma del convenio entre el alcalde y el jefe de demarcación. Un convenio con el que se formaliza la desafección de la Nacional 332 a su paso por el casco urbano de Altea.

Recordemos que en el Pleno del pasado octubre se aprobaba por unanimidad la autorización de la cesión y se trasladaba la misma al Ministerio.

Además de la firma del convenio, como ya se anunció con anterioridad, el Ayuntamiento de Altea había solicitado una reunión de trabajo “para valorar un listado de mejoras que pediremos que sean ejecutadas con fondos del Ministerio para optimizar la integración y uso de la carretera Nacional a partir de la desafección”; en palabras del Alcalde.

Las obras que se propusieron en la reunión consisten en la ejecución de cuatro rotondas: la glorieta a la salida de la AP7, en su cruce con Altea la Vella, que mejoraría muchísimo la seguridad y la accesibilidad a Altea la Vella. La segunda glorieta iría en la zona de Villa Gadea, frente al enlace del Hotel. La tercera y la cuarta rotonda irían en dirección a Alicante, una sería la Rotonda de Cap Blanc, en la zona industrial, a la altura del semáforo en la entrada de la EPDM, y la última sería la glorieta que denominamos la rotonda de la salida del Club de Tenis, bajo el viaducto, que es prioritaria por estar en la entrada al pueblo. Desde el Ayuntamiento se considera que estas cuatro mejoras son muy importantes para las infraestructuras alteanas.

Jaume Llinares señalaba que “la desafección nos facilitará decisiones de futuro como la reconversión del vial en un bulevar; que el acceso al municipio sea cada vez más amable y urbano; hacer un acceso de peatones desde la Olla hasta Altea o solucionar los cruces que en la actualidad presentan serias dificultades, como por ejemplo, la accesibilidad en la urbanización de Montemolar, entre otros.”

Además de hablar de la N-332, también se trató en la reunión la situación del informe de carreteras para poder acelerar la aprobación del PGOU.