Ante la llegada del verano, el Ayuntamiento de Benidorm e Hidraqua lanzan una campaña para combatir el mosquito tigre

Un folleto informativo llegará a todos los hogares de la ciudad junto a la factura del agua potable

Ante la llegada del verano, el Ayuntamiento de Benidorm e Hidraqua lanzan una campaña para combatir el mosquito tigre

Un año más, la Concejalía de Sanidad y la empresa concesionaria del agua potable, Hidraqua se unen para informar a la ciudadanía y combatir la proliferación de mosquitos en verano, especialmente el tigre (Aedes albopictus), especie invasora que en los últimos años se ha aclimatado a nuestro entorno urbano y que produce una picadura molesta y dolorosa.

El Ayuntamiento va a dictar un bando informativo, dirigido a todos los vecinos y, junto a la concesionaria del servicio de agua potable, Hidraqua, enviara a todos los domicilios de la ciudad un tríptico explicativo, acompañando al recibo,  con las medidas que deben de adoptarse desde los hogares para combatir la proliferación del mosquito tigre. Del folleto se imprimirán 25.000 ejemplares.

La concejal de Sanidad, Mónica Gómez, ha recordado que es “un insecto más pequeño que el mosquito autóctono, que mide entre 2 y 10 cm y se caracteriza por tener unas rayas blancas en cabeza, cuerpo y patas y, además, es de hábitos diurnos”. Gómez ha hecho hincapié en que los estudios realizados por expertos demuestran que “alrededor del 90% de los focos de cría y desarrollo se producen en el ámbito privado y particular”. Por ello “es imprescindible” que “independientemente de las acciones que realice el Ayuntamiento, todos hagamos un esfuerzo en su erradicación”.

Gómez ha aclarado que el ciclo de vida del mosquito tigre es muy corto. “Tras picar –ha dicho- la hembra deposita los huevos allá donde encuentra pequeñas cantidades de agua, de ellos saldrán las larvas que se convertirán en pupas y después en insectos adultos. Todo este ciclo pueden hacerlo en tan solo una semana”. 

Para evitar su reproducción, se aconseja retirar de la intemperie los objetos que puedan acumular agua, como los platos de las macetas; o revisar los desagües y canaletas “para que el mosquito tigre no encuentre donde depositar sus huevos y continuar su ciclo de vida”, ha zanjado la responsable de Sanidad.

El mosquito tigre es originario del Sudeste asiático. El cambio climático, los flujos humanos y la globalización han permitido que se haya extendido por el ecosistema mediterráneo. Además del dolor que produce su picadura, es responsable de la propagación de enfermedades como el chijungunya, el dengue o el zika.