Entrevista a Ricardo Llorca

Esta semana, el amigo Manuel Palazón entrevista a uno de los personajes más emblemáticos que tiene la ciudad de Benidorm, como es Ricardo Llorca.

Periodista: Hoy tenemos en nuestra redacción a un gran compositor, nacido en Benidorm hace 60 años, pero que ha desarrollado casi toda su vida profesional en Nueva York y en otras partes del mundo: Ricardo Llorca. Bienvenido.

Ricardo: Muchas gracias. Si me permites, una pequeña puntualización a lo que acabas de decir: realmente nací en Alicante, porque en aquella época las madres iban a dar a luz a la capital. Pero me considero de Benidorm, por supuesto.

5 Con el Rey Felipe

Periodista: ¿Nos puedes hablar de tus inicios en la música?

Ricardo: Bueno, a la edad de seis o siete años mi familia se trasladó a Madrid, debido a la profesión de mi padre. Pero todos los años veníamos a Benidorm durante las vacaciones de Navidad, Semana Santa y verano. Me inicié en la música muy jovencito, en el Conservatorio Superior de Madrid. También cursé varios años en la Facultad de Derecho.

Periodista: ¿Por qué decidiste ir a Nueva York a ejercer tu profesión? ¿Piensas que en el extranjero hay más posibilidades de hacer carrera?

Ricardo: A Nueva York me marché a la edad de 22 años, básicamente porque el estilo musical compositivo que me caracterizaba no lo podía desarrollar en España, ni siquiera en Europa. Al poco tiempo, después de ultimar un máster, comencé a trabajar en Juilliard, el Conservatorio de música, danza y teatro más prestigioso de Estados Unidos. Allí he desarrollado mi labor como profesor de composición, organizando conciertos y seminarios de música contemporánea. Y allí sigo en la actualidad.

Periodista: Tu familia vivía en la casona llamada “L’Hort de Colón”. En la actualidad es del ayuntamiento, ¿no?

Ricardo: Mi padre, Vicente Llorca Zaragoza, y toda mi familia eran de Benidorm. Vivíamos en l’Hort de Colón, calle de Tomás Ortuño. Mi padre la cedió al ayuntamiento con dos condiciones: la primera, que él la tendría en usufructo hasta el final de sus días; la segunda, que fuera utilizada por el consistorio para eventos culturales, exposiciones, etc. Incluso el mobiliario, las fotos y demás elementos de la Casona son todavía propiedad de mi familia, cedidos al ayuntamiento en calidad de préstamo. Además de lo que allí se puede encontrar el visitante, mis hermanos y yo poseemos infinidad de pinturas, de cerámicas, de objetos antiguos… que podrían servir para una exposición permanente o temporal en l’Hort Colón, en el Museo Boca del Calvari o en cualquier otro espacio. Mas el ayuntamiento nunca se ha mostrado propicio para llevarla a cabo.

Periodista: ¿Hay más músicos en tu familia?
Ricardo: Tengo un hermano que es director de cine y otro que es ganadero en tierras de Salamanca, de donde mi madre era oriunda. Pero músicos, no.

4 Coral de Benidorm

Periodista: ¿Cuáles son las principales etapas en tu carrera como compositor y profesor de música?

Ricardo: La primera etapa, en la capital de España, fue participar en la “movida” madrileña, ya sabes, la música pop de los años sesenta y setenta. Yo componía canciones, tocaba el piano… Pero no me conformaba con esto. Y me marché a Nueva York, como antes he comentado: para hacer música contemporánea, partiendo del pasado con la mirada puesta en el futuro. También he trabajado mucho en países latinoamericanos como Puerto Rico, Colombia, Perú, Venezuela, Brasil. Últimamente, me he hecho un experto en música electrónica, que utilizo para componer. Y en la actualidad, alterno mi trabajo en Nueva York con encargos, composiciones variadas, conciertos, óperas…

2 con su madre

Periodista: ¿Cuáles son las obras más importantes de tu producción, con las que más has triunfado o a las que más cariño les tienes?

Ricardo: Le tengo mucho cariño a la ópera “Las horas vacías”, que compuse a partir de una anécdota real que me sucedió en Nueva York. Se ha representado catorce veces: en EEUU, en Latinoamérica y en Europa; su estreno fue en Benidorm, mi pueblo. Y pronto la llevaremos al Teatro del Canal (Madrid), y a Lituania. Recientemente me han estrenado una zarzuela sobre “Tres sombreros de copa”, a partir de la obra de teatro de Miguel Mihura. Y tengo pendiente de estreno un Oratorio, encargo de la catedral de Santiago de Compostela: partiendo de la música cristiana de Oriente Medio, anterior al canto gregoriano, del oficio de caminantes medieval y de otros textos, he dotado ese Oratorio de un aire contemporáneo; está dedicado al Papa Francisco, y se estrenará cuando el Pontífice nos visite.

Periodista: Siempre has estado muy ligado a Benidorm, tu pueblo, así como con la Agrupación Coral de Benidorm, la cual ha cantado una de tus óperas nada más y nada menos que en la catedral de Berlín en el año 2007. ¿Nos puedes hablar de ello?

Ricardo: Como decía antes, “Las horas vacías” se estrenó en la Iglesia de San Jaime, a cargo de la Agrupación Coral de Benidorm, a quien le tengo mucho cariño. En 2007, esta misma coral, con la orquesta de cuerda del Julius Stern Institut de Berlín y la soprano Laila Salomé, la cantó en la catedral de la capital alemana. Fue un gran éxito.

Periodista: ¿Has compuesto alguna pieza musical que tenga que ver con Benidorm?

Ricardo: Bueno, en “Las horas vacías” está incluido un “Libérame”, que sólo se cantó en Benidorm. Ese es mi regalo al pueblo donde pasé mis primeros años de vida y sigo visitando cada vez que tengo ocasión.

Periodista: ¿Cuáles son tus proyectos más inmediatos?

Ricardo: Ahora, debido a las restricciones motivadas por la pandemia, estoy residiendo en Alicante, donde no ceso de trabajar: he compuesto una Batucada para orquesta, tengo proyectos para Cuadros de una exposición (recital para la pianista Rosa Torres Pardo), y para septiembre espero estrenar un concierto en Nueva York, totalmente inspirado en el conocido argentino Piazzola.

Periodista: Si pudieras volver a empezar, ¿elegirías la música como objetivo principal de tu vida? ¿Se puede vivir de la música, de la composición, como pienso que es tu caso?

Ricardo: Por supuesto: la música es mi vocación. En cuanto a lo económico, sí, puedo decir que vivo de la música, por mi puesto de profesor de composición en Nueva York y por todos los encargos que recibo. También he de decir que mis ingresos se han visto perjudicados por algunas cancelaciones debido a la pandemia que estamos sufriendo en todo el mundo.

3 en la SGAE

Periodista: ¿Has tenido algún reconocimiento por parte del ayuntamiento de Benidorm?

Ricardo: Personalmente, no. Hace años, mi padre y mi tía, con ocasión de la cesión de l’Hort de Colón al pueblo de Benidorm, recibieron del ayuntamiento la medalla de la ciudad.

Periodista: Una pregunta que quizá interese a nuestros jóvenes creadores: ¿Es difícil componer? ¿Qué consejo darías a las futuras generaciones?

Ricardo: La dificultad depende de cada uno; yo reconozco que tengo facilidad para componer, ya sea un concierto, ya una ópera… Algo que importa mucho, amén de las aptitudes, es la perseverancia, la ilusión, el trabajo… y la suerte.

Periodista: Ricardo, gracias por habernos atendido. Que sirvan tus palabras para que nuestros lectores, sobre todo los más jóvenes, te conozcan mejor.

Ricardo: Gracias a ti.