El Museo Boca del Calvari exhibe la ‘pasión desordenada’ de ‘Quico, el Fotógrafo’

La exposición, que podrá visitarse hasta el 15 de junio, recoge cerca de 80 imágenes de la vida cotidiana del Benidorm de los años 60 y del ‘boom’ turístico

Toni Pérez, Quico 'El Fotógrafo' y Ana Pellicer.

El Museo Boca del Calvari exhibe desde el pasado jueves una exposición con cerca de 80 imágenes tomadas en los años 60 por Francisco Pérez Bayona, ‘Quico, el Fotógrafo’, en las que se reflejan aspectos de la vida cotidiana del Benidorm de la época y sus gentes, así como del ‘boom’ turístico. Una muestra que podrá visitarse hasta el 15 de junio y que constituye “un obligado homenaje a Quico y a lo que él ha dado en denominar su ‘pasión desordenada’: la fotografía”, ha señalado el alcalde, Toni Pérez. Pérez ha hecho esta alusión tras recorrer la exposición junto a la concejal de Patrimonio Histórico, Ana Pellicer; el propio fotógrafo y la comisaria de la muestra, Alicia Lamarca.

El alcalde ha significado que “durante décadas Quico ha plasmado en su obra el desarrollo turístico de la ciudad y también el rostro de las mujeres y hombres que participaron de esa transformación y que apuntalaron la idiosincrasia del Benidorm actual, en el que innovación y proyección de futuro se combinan con miradas y ‘guiños’ al pasado como los que hacemos con esta exposición”.

La muestra ‘Una pasión desordenada’ se distribuye en tres plantas del museo. En la planta principal una imagen a gran tamaño preside el ‘photocall’ que se ha dispuesto para los visitantes, y para el que se han ‘recuperado’ las torres y el pozo del Castell.

La planta -1 está dedicada a la actividad de Quico como retratista, marcada la delicadeza y el respeto con los que el fotógrafo tomó estas instantáneas. Ambos aspectos se aprecian tanto en los retratos de estudio recopilados en un único mural caleidoscópico, como en los tomados con las calles de Benidorm como telón de fondo y en los que se aprecian momentos de la vida cotidiana.

En esta misma sala, se albergan dos vitrinas retroiluminadas con fotografías del autor y proyecta un vídeo documental dedicado a la vida de Quico.

Ya en la planta 1, se expone la faceta más social del fotógrafo con instantáneas de la vida diaria de los habitantes y visitantes de la ciudad, así como tres fotografías de gran tamaño dedicadas al turismo, en la que se exhibe la fotografía archiconocida que el fotógrafo tomo a la actriz francesa Pascale Petit.

Lamarca ha explicado que “el montaje nos trae al presente las fotografías “más significativas” captadas por el visor de Quico en aquellos años 60, y que han sido agrupadas en diferentes temáticas como el turismo, el comercio local, escenas de la vida cotidiana y retratos.