Belén Richarte: “Mi trayectoria profesional ha estado marcada por la decisión de un hombre”

 

Foto 5 maltrato (1)

Empecé Ciencias de la Información y me especialicé en Periodismo en 1990 y finalicé la carrera en 1995, ha llovido mucho desde entonces pero siempre mi devenir profesional se podría resumir en una sola frase: “Desde su inicio, allá por mediados de los ’90, mi trayectoria laboral hasta ahora ha estado marcada por la decisión de un hombre (director, subdirector, etcétera, del medio de comunicación de turno); el staff directivo de los grandes, medianos y pequeños medios de comunicación siempre están copados por hombres, salvo raras excepciones”. 

Lo peor de hablar y reivindicar el 8-M siempre es hablar de la cifra total de mujeres víctimas de la violencia de género que en 2020 se elevó a 45, los tres primeros meses de 2021 los hemos empezados, mal, muy mal,  con los asesinatos de cuatro mujeres. Los crímenes han dejado un total de 28 menores huérfanos.

La suma de las mujeres víctimas mortales por violencia de género en España desde que hay registro, a partir del 1 de enero 2003 hasta el 1 de enero de 2021 es de 1.079, a las que habría que añadir la última asesinada el pasado cinco de marzo.

 Violencia de Género y Adolescencia

El convenio del Consejo de Europa sobre Prevención y Lucha contra la Violencia sobre las Mujeres y la Violencia de Género, firmado en Estambul en 2011 y ratificado por España en 2014, define la violencia contra las mujeres como: “todo acto de violencia basado en el género, que implica o puede implicar para las mujeres daños o sufrimientos de naturaleza física, sexual, psicológica o económica, incluidas las amenazas de realizar dichos actos, la coacción o la privación arbitraria de libertad, en la vida pública o privada”. Define el término género como los papeles, comportamientos, actividades y atribuciones socialmente construidos que una sociedad concreta considera propios de mujeres o de hombres. Y especifica que por “violencia contra las mujeres por razones de  género” se entenderá “toda violencia contra una mujer por el hecho de ser mujer o que afecte a las mujeres de manera desproporcionada”.

wp-16147679923484298397050110018782.jpg

El reconocimiento de los avances detectados en la prevención de la violencia de género no puede impedir reconocer, también, que sigue habiendo muchos/as adolescentes que viven dicha violencia, que los cambios son menores en las formas de violencia más graves, que es necesario extender la prevención escolar para que llegue a toda la población en las mejores condiciones (actualmente, la mitad de la adolescencia no la recuerda), implicando más a las familias en dicha prevención.

También cabe destacar que los riesgos existentes a través de las nuevas tecnologías son muy frecuentes y graves y que es preciso prevenir de otras formas de violencia contra las mujeres, prestando una especial atención a la violencia sexual en sus distintas manifestaciones, incluido el acoso sexual on line, que afecta a un porcentaje muy elevado de adolescentes.

wp-16147680148131082583868969366045.jpg

La disminución de la violencia de género detectada en este estudio entre 2013 y 2020 parece estar estrechamente relacionada con otros cambios producidos en dicho período en: la adolescencia, las familias, la escuela y el conjunto de la sociedad.

En la adolescencia son especialmente destacables los cambios producidos en: la disminución del sexismo, la  menor justificación de la violencia de género y la mayor importancia que dan a “la defensa de la igualdad entre todas las personas”, como valor prioritario con el que identificarse y como referente para su pareja ideal.

En las familias resultan especialmente significativos los cambios en los mensajes sobre las relaciones de pareja, erradicando estereotipos acerca del dominio del hombre sobre la mujer y sustituyéndolos por mensajes a favor de la igualdad. También ha aumentado significativamente la influencia que las y los adolescentes atribuyen en su idea de la violencia de género a lo que han hablado con su madre y con su padre. Lo cual refleja un significativo avance en la superación del tabú que impedía hablar de este tema en la familia.

El papel de la escuela se refleja en múltiples indicadores evaluados a través de las/os adolescentes, el profesorado y los equipos directivos, en los que se pone de manifiesto que han ido aumentando las actividades desarrolladas para construir la igualdad y para prevenir la violencia contra las mujeres, eficaces condiciones para prevenirla.

Estos cambios parecen formar parte de una transformación general que afecta al conjunto de la sociedad, como se ha expresado también en las calles, en el arte, en los medios de comunicación y en el Pacto de Estado contra la Violencia de Género de 2017.  ¡¡¡Pero queda todavía mucho por hacer…!!!

wp-1614768037250971836571860408094.jpg

 * Según el estudio, “Situación de la Violencia contra las Mujeres en España”, realizado por la Subdelegación del Gobierno en Alicante.