L’Alfàs recupera el Molí de Mànec como bien patrimonial visitable

Con las primeras visitas guiadas, el Ayuntamiento de l’Alfàs del Pi, en colaboración con la UA, Universidad de Alicante, finaliza la rehabilitación del Molí de Mànec. Una inversión de 250.000 euros, financiada a través del Programa Operativo FEDER 2014-2020 de la Generalitat Valenciana, que recupera como bien patrimonial visitable a este molino de harina, ubicado en el barranco de Carbonera, parte del Reg Major, un regadío histórico cuya construcción se remonta al siglo XVII, y uno de los elementos etnológicos más significativos del municipio.

“Este proyecto obedece a la necesidad no solo de conservar las estructuras hidráulicas”, explica el alcalde de l’Alfàs, Vicente Arques, “sino también el territorio y el patrimonio inmaterial asociado al regadío”, atendiendo a sus valores paisajísticos, culturales y naturales. En un año marcado por la pandemia del coronavirus, culminan los trabajos con las visitas guiadas, que se retomarán tras la Navidad y que siempre se realizarán con cita previa.

La Universidad de Alicante se ha encargado de las reconstrucciones recreativas virtuales, tanto del entorno como de la maquinaria y volúmenes, un trabajo extraordinario que permite al visitante adentrarse en las instalaciones, y conocer todo el proceso de transformación del grano en harina, siguiendo el recorrido del agua.

Arques se ha referido a las políticas promovidas desde un principio por el Ejecutivo Local, para la recuperación del patrimonio cultural, natural, histórico e inmaterial de l’Alfàs, en los últimos años optando a los fondos europeos FEDER, ya que sin este tipo de ayudas serían muy difíciles de llevar a cabo estas actuaciones por un Ayuntamiento. “Una decidida apuesta por revalorizar nuestro patrimonio”. Prueba de ello, y por citar dos referentes turísticos en la provincia de Alicante, el Faro de l’Albir reconvertido en el primer Centro Interpretativo Cultural de la comarca o el también primer Museo al Aire Libre de la Villa Romana de l’Albir.

“La rehabilitación del Molí de Mànec permite evitar la degradación de un bien declarado BRL, Bien de Relevancia Local, pero al mismo tiempo damos a conocer parte de nuestra historia cultural, histórica e inmaterial, sin perder de vista que el patrimonio es turismo en estado puro”

De los nueve molinos contabilizados en el Reg Major, la mayoría harineros, cinco están localizados en l’Alfàs. Fueron de gran importancia para la economía de la comarca hasta mediados del siglo XX, y son el testimonio de una cultura agraria y de unas formas de vida que ahora han desaparecido. Desde el punto de vista patrimonial estos molinos son muy interesantes.

El Molí de Mànec es un molino harinero situado en la orilla izquierda del barranco de Carbonera. Según las referencias históricas disponibles, se presupone que se construyó entre el siglo XVIII y principios del XIX. A lo largo de los años ha recibido otras denominaciones, como Molí de Carbonera, de Baix, Maset y de Montaner. Desde el año 1999 es de propiedad municipal. El molino consta de dos partes diferenciadas, la planta superior destinada a vivienda del molinero, de su familia y de sus trabajadores, y la parte inferior donde se ubicada la maquinaria y demás elementos necesarios para la molturación del grano. El Ayuntamiento de l’Alfàs, a través de sus concejalías de Cultura, Patrimonio y Medio Ambiente, ha ejecutado su rehabilitación, salvando así de la ruina un elemento significativo del sistema de riego, para su reconversión en un Centro de Interpretación, un elemento turístico, enmarcado en un área con baja densidad de población, facilitando la integración de cultura y paisaje. El alcalde, Vicente Arques, ha reiterado el compromiso del Gobierno Local de seguir potenciando el patrimonio de l’Alfàs,” bienes que transcienden en el tiempo y la memoria de visitantes y residentes, que reflejan la identidad de un pueblo, preservan sus costumbres y en definitiva eso es lo que queremos hacer para las futuras generaciones”.