Una vuelta al cole sí y segura más

Vista previa de imagen

La vuelta a las aulas este curso escolar 2020-2021 arrancará del 7 al 11 de septiembre de forma progresiva en Infantil, Primaria y ESO, Bachillerato y de Formación Profesional Básica. En Benidorm lo harán unos 10.500 alumnos matriculados en los 22 centros educativos de que dispone la localidad en los distintos niveles más ocho guarderías, según datos extraídos del Portal Municipal benidormencifras.org.

Este año podría hablar de deficiencias en algunos colegios, de desperfectos en las aulas, de grietas, de despistes de última hora, de edificios sin acabar… Pero no, esta semana voy a hablar del Covid-19 y el curso escolar que empieza: con más incertidumbres que certezas pero ante todo con el respeto que se merecen todos los profesores/-as, director-as, psicólogos/-as, personal de limpieza…ante una etapa nueva, desconocida hasta la fecha pero con la certeza absoluta de que todos y todas harán su trabajo igual de profesionalmente que lo hizo sector sanitario cuando no les quedó más remedio que trabajar bajo mínimos y “lidiar con la más fea…”. Por ello, las madres y padres tenemos que ayudar a todo el colectivo educativo para facilitarles esta difícil tarea: ¡Vuelta al cole, sí y con seguridad, más!

Vista previa de imagen

Atrás quedan los años en que a los niños y niñas se nos hacía un remolino en el estómago a la hora de dormir la noche antes de la vuelta al cole. Tras casi tres meses sin ver a nuestros compañeros de colegio ibas a estar y jugar con ellos de nuevo; para muchos/-as el inicio escolar era salir pitando para el colegio, ¡con la mochila nueva!, para fundirnos con un profundo abrazo con nuestros queridos compañeros, con los que horas después podríamos estar peleando tan ricamente y los profesores separando como era habitual.

wp-15992079288623198970396046879000.jpg

¡Esos tiempos ya pasaron! Hay ahora una pequeña generación de niños de entre 10 y 14 años que se está criando con el Covid-19: ya saben, porque las madres y padres hemos sido muy persistentes durante toda la pandemia, que no se podrán acercar a sus compañeros, que deberán guardar un metro y medio de distancia entre ellos, que deberán llevar la mascarilla, que las manos se las deberán lavar con una frecuencia de cinco veces al día, que tendrá una persona responsable para los aspectos relacionados con el Covi-19 y que recibirán educación para la salud,….

Son tiempos de cambio, son tiempos difíciles por eso todos y todas, y digo bien, toda la ciudadanía que formamos Benidorm, debemos encaminar todos nuestros esfuerzos, para que esta “nueva realidad” sea lo menos traumática para ellos (también deseemos que sea lo más corta posible), ya que están en una edad maravillosa y para ello es necesario un respeto ante todo con la situación, con el profesorado y con el propio alumnado. No me acuerdo quien decía que de las grandes crisis luego emergían grandes oportunidades para las sociedades que las sufrieron, esperemos que ese momento llegue pronto. Por eso es una obligación de todos proteger la Educación, porque si la descuidamos estamos descuidando nuestro futuro. ¡Hagámoslo fácil!

Vista previa de imagen

Por si acaso, y me veía yo poca cosa para escribir sobre Educación, porque una plumilla sabe de todo un poco y en absoluto de nada, decidí volver de las vacaciones y ponerme las pilas con toda una institución de la Enseñanza en Benidorm, con Pilar Martínez que empezó su andadura con el magisterio en plena década de los ’70 (año que me encanta pues nací a finales), profesora de raza, prácticamente una vida entera dedicada al magisterio. También empezó a trabajar en tiempos de cambio, de dificultades, de gran convulsión en las calles…! Nadie mejor que ella para contarnos su experiencia!

wp-15991274455386936637157187063003.jpg

Pilar Martínez estudió en la Escuela de Magisterio “La Normal” de Alicante. Nada más terminar la carrera se fué a Valencia a hacer el Curso de Adaptación (que se llamaba entonces) para Psicología. Aprobó el curso y al mismo tiempo aprobó las Oposiciones. Intentó seguir con Psicología, pero, dice, “no tenía tiempo”. Ha trabajado en La Cañada del Fenollar en Alicante y en San Vicente del Raspeig en un Centro de Educación Infantil. “Y en 1979 me casé y me vine a Benidorm, y desde entonces hasta mi jubilación, he trabajado en el Mestre Gaspar López. Fijé mi residencia aquí porque mi marido trabajaba aquí”. El cambio, de momento, a Pilar no le vino mal: llegó a Benidorm por amor a su marido: Alejandro Guijarro, que ya trabajaba por aquel entonces en la localidad.

-Pregunta: ¿Cómo recuerdas los inicios de curso como alumna? ¿Difieren mucho de los inicios de curso cuando eres profesora y directora de un colegio?

-Respuesta.- La perspectiva es distinta. Como alumna vuelves ilusionada, a encontrarte con las amigas y no tienes más responsabilidad que ir al Colegio y estudiar. Como profesora y como directora, la responsabilidad es total. Inicias el curso conociendo al nuevo profesorado haciendo horarios, listas de alumnos, listas de comedor (en nuestro caso, listas de autobús)…

-Pregunta: Cuéntame, ¿cómo eran esos inicios de curso allá en los años ochenta cuando en Benidorm los niños y niñas de la localidad inauguramos el Complejo Escolar “Salto del Agua”: dos colegios públicos (Gabriel Miró y Mestre Gaspar López) y dos institutos públicos (Pere María Orts i Boch y el Centro de Formación Profesional)? Ésta también fue una época de grandes transformaciones y de cambios para un profesorado, un alumnado y una sociedad que salía de ver las películas en blanco y negro al color que trajo, a la mayoría de hogares españoles, el Mundial de Fútbol de España de 1982 o el Mundial de “Naranjito” ¿Cómo recuerdas esos años? ¿Cómo le explicas a un alumno o alumna que ayer no hubo clase porque se produjo un intento fallido de Golpe de Estado y qué es un Golpe de Estado?

-Respuesta.- Yo empecé en el Mestre en 1979, el mismo año que se inauguró el colegio. Era todo nuevo, alumnado y profesorado. No llegábamos a completar el centro. Todo el profesorado era interino. Y las clases donde se podría haber explicado y medio entendido lo del Golpe de Estado tenían alrededor de 42 alumnos. Eso contribuyó también a que nuestra mayor preocupación fuera la disciplina (convivencia, diríamos ahora). Hay que tener en cuenta que el alumnado tampoco se conocía. Los Colegios del Salto del Agua recogieron todo el alumnado “sobrante” del Leonor Canalejas. Cualquier tema político actual, se le explica al alumnado contando los hechos, sin interpretaciones de ningún tipo. Al menos, así lo he hecho yo toda mi vida de maestra.

-Pregunta.- ¿Crees que se hizo un buen trabajo entonces con ese alumnado que hoy ronda los 50 años de edad?

-Respuesta.- Yo creo que sí. La enseñanza era distinta, pedagógicamente hablando; pasamos por varias reformas educativas, pero de todos los métodos se aprende algo. Me siento feliz cuando me encuentro con algún exalumno o exalumna. Algunos tienen carreras universitarias, otros trabajos dignos… y sobre todo, me encuentro con “buenas personas” (¡algunos de ellos de pequeños eran terribles…!).

-Pregunta.- ¿Has visto el documental “Las Maestras de la República”? ¿Qué es lo que más te ha llamado la atención de estas mujeres, que es un poco la lucha heredada por todas las profesoras y profesores actuales?

-Respuesta: Pues que fueron lo suficientemente fuertes como para llevar, en un período de gran dificultad, la Educación y la Enseñanza a todos los puntos de España, aunque no hubiera carreteras y sí piojos, chozas y hambre.

Pregunta.- Los profesores y profesoras emprenden este curso un viaje también al cambio, a eso que se le ha dado en llamar “la nueva normalidad”, a lo desconocido… y a lidiar con el Covi-19, las reglas de seguridad y la docencia. ¿Qué les recomendarías o aconsejarías a tus jóvenes y no tan jóvenes compañeros y compañeras de gremio?

-Respuesta: Que se lo tomen con tranquilidad. Que sigan las normas que en esta Comunidad, por suerte para ellos y ellas, sí están claras y afronten la situación sin miedo. Los maestros y los centros llevan todo el verano preparándose para que la situación sea lo más segura posible. Y a los padres y madres les pediría que confíen en ellos y ellas. ¡Harán siempre lo que sea mejor para sus hijos e hijas!

-Pregunta: Como madre de maestra y iaia, ¿te da en esta ocasión más miedo la vuelta al cole?

-Respuesta.- Algo de “miedito” sí que me da. Pero me da más mi hija que mis nietos. Ellos están muy concienciados desde que empezó todo este tema y sé que cumplirán con las normas y además van a estar muy controlados. Mi hija es maestra de Infantil y Jefa de Estudios; situaciones ambas más complicadas y de mayor responsabilidad. ¡Pero estoy segura que todo saldrá bien!