La Vila instala un monolito en homenaje a Antonio Torralbo en el Racò del Conill

Los trabajos, sufragados mediante suscripción popular, han sido llevados a cabo por personal de la Concejalía de Servicios Técnicos en colaboración con la concejalía de Medio Ambiente y Mantenimiento de Playas

Recientemente han concluido los trabajos de instalación de un pequeño monumento en homenaje a Antonio Torralbo, en el mirador sobre la playa de tradición nudista del Racó del Conill. Los trabajos han sido llevados a cabo por personal de la Concejalía de Servicios Técnicos en colaboración con la de Medio Ambiente y Mantenimiento de Playas. Los costes de la instalación han sido sufragados mediante una suscripción popular.

En agosto de 2019 el colectivo ‘Proyecto Racó del Conill Nudista’ organizó un homenaje popular e institucional con el objeto de reconocer y poner en valor la labor altruista que desde hace décadas Antonio Torralbo desarrolla en el Racó del Conill, ocupándose del cuidado y la limpieza de la cala y todo su entorno. Dicho homenaje contó con la presencia de Jose Carlos Gil, concejal de Medio Ambiente vilero, en representación del Ayuntamiento de la Vila. El homenaje contó con una gran asistencia de público y visitantes habituales de la playa, que quisieron transmitir a Antonio su afecto y agradecimiento.

Más de cien personas participaron en la suscripción popular para realizar aquel acto y la actual instalación, diseñada por los propios organizadores. Un pequeño monumento para cuya materialización ha sido imprescindible la colaboración del Ayuntamiento de la Vila Joiosa, que de este modo se suma una vez más al reconocimiento agradecido a la tarea y el ejemplo del señor Torralbo.

En junio de este año el homenajeado ha recibido además el premio “Naturista del Año 2020” de la Federación Española de Naturismo, el más prestigioso galardón del movimiento naturista organizado en España, una distinción que elogia en él la plasmación mejor, en el quehacer cotidiano, de los valores de la ideología nudista. Todos estos reconocimientos le llegan al señor Torralbo en un momento en el que, a sus 84 años, goza de una buena salud que le permite ir asiduamente a la playa desde su casa en Benidorm, haciendo gran parte del trayecto hasta el Racó del Conill caminando.

Sus ánimos para seguir cuidando a su ritmo tranquilo este paraje parecen asegurados, para beneficio de todos los visitantes de esta playa de tradición nudista, una auténtica joya del patrimonio natural y cultural vilero que Antonio Torralbo lleva décadas haciendo brillar de un modo aún más espectacular.