La naúsea y la pandemia

Jesús López Gil, Abogado especializado en Derechos Humanos.- En estos días grises que recorren España ha surgido una nueva pandemia que infecta la mente y los corazón de las personas que caen víctimas de ella. Las características de esta pandemia son el odio, la rabia, la ira y el dolor. Las personas infectadas huyen de su frustración portando símbolos, banderas y consignas con las que persiguen a sus rivales y enemigos políticos, culpándoles de todos los males que sufren.

Mas de 40.000 muertos, casi 900.000 trabajadores sin cobrar un solo euro desde el 14 de marzo, cinco millones de parados, la industria turística arruinada, miles de familias que acuden a la Cruz Roja y a Cáritas para poder comer, inmigrantes que trabajan por 200 euros al mes, son algunas de las consecuencias del covid-19, pero otra consecuencia del mismo es el lamentable sectarismo político que vivimos, el resurgir en la calles de la extrema derecha intolerante y la extrema izquierda montaraz y destructiva. Los unos y los otros se baten en las redes sociales como kamikazes enfurecidos. Demasiado furor guerrero ciego que no reconoce en el otro al semejante, ni al hermano.

Hoy todos somos hijos de Caín. Los independentistas que sueñan con romper España, el feminismo identitario excluyente, el neoliberalismo salvaje y su sombra amenazante. Los recortes de la Troika. Los prejuicios contra los inmigrantes y los musulmanes. Hoy todas las sospechas están desatadas.

Los agitadores sociales, lo difusores de bulos, los vendedores de apocalipsis ven su paraíso de mentiras y manipulaciones hecho realidad, mientras esperamos despertar de la pesadilla.

La nausea de los que se dedican a sembrar el enfrentamiento entre los españoles levantando ampollas y viejas heridas para dividir y sacar votos. La naúsea de los que todo lo ven mal y acarician un horizonte exterminador. La naúsea de los adoradores de salvadores hechos de carne y hueso que se corromperán. La naúsea de los que quieren asaltar los cielos y no les importa llevarnos por el infierno. La naúsea de los medios de comunicación que actúan como empresas de propaganda igual que mercenarios sin alma erigiéndose en los nuevos inquisidores de su verdad absoluta y lo políticamente correcto o incorrecto. La naúsea y la locura de cada día. La naúsea de Pandora frente al espejo con sus ojos perdidos y su pelo despeinado deseando huír.

Necesitamos que la primavera se haga presente antes de que el verano llegue. Necesitamos restaurar las heridas que nos cubren el cuerpo escarmentado, necesitamos el amor que nos falta y desechar el frío invierno de los hospitales, el silencio de las máquinas. Necesitamos esperanzarnos, sin trileros que compren nuestra alma y la vendan al diablo. Necesitamos que la pandemia del sectarismo se vaya con el Covid-19 y no vuelva más.

Fuente: https://esislam.com/la-nausea-y-la-pandemia/?fbclid=IwAR2R0bFITeGkbNfZpD5pdtyYZg-pqgGhy4yDfgav9v8ZlYc_V5EXs7NI84I