Expertos en el sector hotelero prevén reducciones de precios por habitación de hasta un 20% en 2020

https://descarga.intermundocomunicacion.com/forst/foto-chema.jpg

El profesor de la Escuela de Negocios Turísticos FORST considera que la apertura del mercado internacional condicionará la reactivación de los establecimientos hoteleros y alerta del crecimiento de destinos como Portugal y Grecia frente a España

El profesor de Revenue Management en el Master de Dirección Hotelera  de la Escuela de Negocios Turísticos FORST, Chema Herrero, ha afirmado hoy que la situación de incertidumbre que sufre el sector turístico se concretará en una caída de los precios por la habitación hotelera que rondarán entre un 15% y un 20% durante los próximos meses de este año, según ha explicado en su ponencia titulada ‘Revenue en tiempos de coronavirus’, en el marco del programa ‘Píldoras de conocimiento para afrontar los nuevos retos tras el COVID-19’, impulsado por Turisme Comunitat Valenciana.

Según Herrero, la situación de incertidumbre que ha generado la pandemia del COVID-19 también se traducirá en una clara bajada de precios por habitación, en aquellos establecimientos que decidan abrir sus instalaciones en estos meses. “Estamos en una decisión que debemos meditar con datos claros, elementos que hoy no tenemos y que estamos a expensas de cambios normativos casi a diarios. De lo que no tengo dudas es de que si no hay apertura y movilidad del cliente internacional, no será rentable en la mayoría de los casos”, ha afirmado Herrero.

Desde su punto de vista, y si se compara con datos históricos de otras crisis como en 2007 y 2008, no cree que el mercado nacional pueda ser suficiente para sostener los negocios en términos de rentabilidad durante estos meses. “Casi cuatro millones de personas en el paro pueden decirnos que dedicarán sus vacaciones como en la anterior crisis, a irse al pueblo de sus padres, a buscar otras alternativas diferentes, ha augurado.

El profesor de la Escuela de Negocios Turísticos FORST ha anticipado que entre los establecimientos que decidan abrir sus puertas tendrán que enfrentarse a una inevitable bajada de precios, y a modelos de flexibilización con su cliente como las políticas de cancelación sin coste de sus reservas. “Las previsiones es que oscilen entre este 15 y 20%, pero los datos de las reservas de diversos hoteles que hemos analizado se sitúan entre un 12% en el mes de julio y algo mayor, hasta el 17% en agosto”, ha añadido, al tiempo que asegura que es pronto, porque no se sabe cómo va a reaccionar la oferta ni la demanda de los hoteles urbanos ni de los vacacionales.

Para el experto en Revenue Management, todo dependerá de los comportamientos de la oferta. Un primer elemento, es que será más limitada porque no todos abrirán. Herrero ha advertido de la presencia de políticas ‘kamikazes’ en precios de determinados establecimientos, es decir, aquellos que ofrecerán ofertas de precio por debajo de la media de la competencia. “Son casos muy excepcionales, de centros hoteleros que necesitan ingresos y liquidez”, ha comentado. Aunque desde su punto de vista,  habrá más ejemplos del modelo ‘conservador’, que situarán sus precios sobre la media de la competencia. Y un tipo también que se dará denominado  ‘chulito’, que se “equivocará porque no podrá competir como si no hubiera pasado nada, aplicando los mismos precios que antes de marzo de 2020”.

Portugal y Grecia como competencia

Herrero ha alertado ante determinadas decisiones políticas que sitúan en una posición de debilidad a España como potencia turística frente a otros destinos, especialmente Portugal y su región del Algarve o Grecia. “Algunas cuestiones como el establecimiento de la cuarentena para viajeros extranjeros, mientras que en el resto de Europa se toman decisiones diferentes, nos deja en situación de debilidad. Hay operadores que se inclinan hacia Grecia o Portugal que ven más seguro y con decisiones más concretas”, ha comentado.  Según los datos ofrecidos, las búsquedas y reservas se están centrando en estos países, por encima de niveles de otros años.

El consejo de Herrero ha sido tomar decisiones en base a datos concretos, analizar las tendencias y aplicar en función de decisiones ciertas no sujetas a las ‘fakenews’ que se prodigan en el sector. Y pone por ejemplo la proliferación de sellos de calidad en referencia a las garantías sanitarias. “Lo más prudente es esperar a que haya un solo sello de calidad y seguridad, que sea global. No todos estos que están multiplicándose y que cambian cada día. Y que este sello no haga referencia al COVID-19 Free, porque eso no se puede asegurar, sino que se refiera al seguimiento de los protocolos de limpieza, higiene y salud”,  ha planteado.