Escalera al triunfo

ESCALERA AL TRIUNFO  Jacobo Barberá

Jacobo Barberá.- Hace unos años, concretamente en 2016, nos reunimos unos cuantos amigos, entre ellos artistas, periodistas e íntimos amigos, que lo fueron suyo, en un bar del barrio de Sagunto donde él solía ir, La Rana Verde, ya que vivía a escasos metros de distancia, en Valencia, para recordar a Nino Bravo, en el 43 aniversario de su partida.

Uno de ellos es Miguel Siurán, una persona muy allegada a este gran cantante y que fue quien le puso el nombre artístico a Luis Manuel Ferri, de Nino Bravo, y entre charla y charla me hizo una pregunta que ya me han hecho en varias ocasiones y que me apetece intentar explicar.

Y la pregunta en cuestión fue la siguiente:

Teniendo todo lo que se requería en los años 70 y 80, buen aspecto, buena voz, etc, ¿porqué no llegaste a estar en lo más alto o como solemos decir, a triunfar en el mundo de la música?, pues bien…

Para alguien que ha estado a escasos peldaños de haberlo conseguido, no es fácil encontrar explicación, pero voy a intentar hacerlo lo más honestamente posible.

Como cualquier producto, y los cantantes no somos una excepción, se necesita formar un buen equipo para llegar a manos del consumidor, un representante, un vendedor, un encargado de marketing, incluso quien te asesore en tus presentaciones, actuaciones y entrevistas y esto suele hacerlo todo un buen manager o representante, sin él un artista no tiene nada que hacer mas que venderse a sí mismo y de esa manera no se llega a ninguna parte excepto a ser un trabajador del espectáculo, la misma Coca Cola o Rocky, no existirían sin un buen MANAGER.

Participé en programas de televisión que veían todos por obligación, ya que solo había dos cadenas y la segunda era exclusivamente de deportes, programas concurso como Gente Joven, Festival de Benidorm y pude demostrar mis cualidades, pero también existía un gran hándicap, los cantantes valencianos que triunfaban entonces y estaban en los números uno de las listas, me refiero con mi mismo estilo melódico, Nino Bravo, Juan Camacho, Juan Bau, Camilo Sesto, Toni Artis y otros muchos más (sin compararme, ni muchísimo menos) y no era fácil levantar cabeza entre tal reparto.

Voy a explicaros mi versión y alguna que otra experiencia, ocurrida con gente como Micky o Manolo de la Calva, para quien no los conozca, el primero, cantante del grupo los Tonis y luego en solitario y el segundo, componente del Duo Dinámico.

Siempre he dicho que “la muerte de Nino Bravo nos hizo flaco favor a los cantantes valencianos” vale que sus canciones son preciosas, a cual mejor, a mi por lo menos me complace mucho introducir alguna en mi repertorio, pero aunque no fuera así y cantaras Angelitos Negros, para estas dos personas que he nombrado antes y otros, no eras más que “otro” Nino Bravo, la típica escuela valenciana, etc, etc.

Esa fue la opinión de Micky que estuvo de jurado cuando participé en el Festival de Benidorm en 1980, pidiendo su opinión respecto a mi actuación al finalizar el mismo y cuando fui a Madrid a promocionar la canción, las palabras de Manolo de la Calva fueron la mismas, “otro Nino Bravo”.

A mi parecer nos parecemos como el agua y el aceite pero conseguir ser alguien en el mundo de la música, después de que un gran cantante, joven, número uno, con una fantástica carrera en perspectiva y que nos dejara tan pronto, solo se podía conseguir como he dicho, con un buen manager, un buen equipo y sobre todo, con MUCHO dinero, algo de lo que no es fácil disponer ni encontrar.

No haber tenido la suerte de conocer un manager, un vendedor de artistas como suelo decir, para mí fue esencial en mi trayectoria profesional, aun así estoy satisfecho de haber conseguido muchos logros, incluso voy a decir más, sí que llegué a conocer a un representante famoso que quiso negociar conmigo, pero me hizo una oferta que no fue de mi agrado, como trabajar en un CIRCO un mínimo de cinco años, al tiempo supe que era un “te quito de en medio que estás molestando”, acerté no aceptando, un representante te puede ayudar o hundirte para siempre, en este mundillo hay que tener cien ojos.

Habiendo nacido en el seno de una familia humilde, sin conexión con el artisteo, sin “APELLIDO” famoso y llegar a llevar una vida como la que he llevado, para mí es todo un lujo.

También quiero dejar claro que alguien, que ha vivido y sigue viviendo de lo que quiso en su vida, que tiene una familia y amigos excepcionales, que ha recorrido medio mundo gracias a su profesión y que vive y canta en un lugar privilegiado y único como es Benidorm, ¿QUÉ MAS PUEDE DESEAR?, para mí eso es TRIUNFAR, gracias a todos por haber dado sentido a mi vida.