Tiempo para la nostalgia

Tiempo para la Nostalgia  por Jacobo Barberá Payá

Jacobo Barberá.- Debido a esta situación, tan caótica e inesperada que nos ocupa, hay quien utiliza el tiempo en abrir el baúl de los recuerdos y sacar fotos polvorientas, casettes que teníamos abandonados en una caja e incluso algún vinilo que nos trae recuerdos y añoranzas de un pasado único e irrepetible.

En mi caso, aprovecho para escuchar música de los años 60 y 70, e incluso anteriores, mientras escribo o hago alguna figurita para distraer mi mente y me he llevado alguna que otra agradable sorpresa.

También, producido por el tedio que padece todo el mundo, estoy recibiendo “sorpresivamente”, correos electrónicos y fotos de amigas y amigos, españoles y extranjeros de hace más de cuarenta años que me encuentran en Facebook y la verdad es que me llena de alegría y satisfacción, además de saber que sigo contando con gente maravillosa que me escribe o me llama a diario.

Fueron unos años inigualables, amigas y amigos con los que me tomaba unas copas después del trabajo y que hoy me presentan a sus nietos, ¡que fuerte!, quién iba a decirnos entonces que llegaríamos a esta situación. Bueno, como os iba diciendo, aunque es para evitar el volumen alto de los equipos de música de los vecinos, que comprendo que están ya ansiosos para que termine esto, me pongo los auriculares y escucho música de entonces, esa forma de cantar y de componer fue única, increíble si la analizas detenidamente, cosa que estoy haciendo ahora mismo cuando la escucho detenidamente y el pum pum continuo y monótono de lo que para los vecinos es música, está lo suficientemente bajo para permitírmelo.

Escucho a Roberto Carlos, Demis Rousos, Toni Landa, Camilo Sesto, Bony Tyler, Nino Bravo, Nat King Cole, Los Platers, Elvis Presley, Tom Jones, Roy Orbison, Mocedades, Barry White, Cociante, Mina, Moncho con sus inmejorables boleros, un gitano con un especial gusto para ese tipo de música, en fin, podría nombraros muchos más, ya que tengo una lista de más de 500 canciones, todas música romántica, las movidas las tengo aparte, prefiero estas que me relajan y me transportan a mi juventud.

Es de agradecer que la técnica nos haya permitido conservar estas producciones, con orquestas de gran cantidad de músicos, ahora, por desgracia, eso solo se lo pueden permitir las grandes estrellas, nosotros tenemos que grabar con play-backs, o sea, música ya grabada y nos las vamos pasando de uno a otro y nos encontramos que grabamos discos y varios tenemos la misma música, pero nuestra situación, no da para más.

Segurísimo que algunos de los artistas que he nombrado no los habéis escuchado nunca, ni su música ni siquiera su nombre, me dirijo a los nacidos en los ochenta. Ya sé que conocéis algunos porque vuestros padres los escucharían cuando erais pequeños, pero vuestra generación, con la “movida” se decantó por otros estilos.

Tengo la intención, cuando por fin se encuentre solución a esta pandemia y si vuelvo a un escenario, incluir canciones de estas décadas, para homenajear a las personas de mi edad y mayores, que están pasando por estos momentos tan duros y traerles al recuerdo su juventud, porque son unos supervivientes y personas de gran valentía, cuando lo superemos nos veremos, ¡prometido!.

Con vuestro permiso voy a continuar escuchando y mirando fotografías de antaño, algunas las tenía olvidadas y otras me las están enviando las amigas y amigos que, gracias a las redes sociales, volvemos a encontrarnos después de tantos años, me llena de gozo todo esto. Cada día que pasa tengo más ganas de volver a veros y abrazaros y tomar esa cerveza que este año se va a posponer, cuidaros mucho y no salgamos de casa, sobre todo los que tenéis familia y no sabemos todavía lo que podemos traer de la calle, no hace falta que os diga el peligro que esto conlleva, ya lo dicen en cada momento en los medios de comunicación, así que cuidaros mucho, por favor, nos volveremos a ver.

Seguid mi consejo, escribir aunque sean las sensaciones diarias que atravesáis estos días, escuchad música, buscar fotos antiguas y disfrutad de cada minuto, nunca sabemos cual va a ser el último.