Pablo Iglesias, el desclasificado

Pablo Iglesias, el desclasificado   Por Saz Planelles

Saz Planelles.- Hace un par de días, un parlamentario de VOX sorprendió en el Congreso de los Diputados al preguntar si el vicepresidente Iglesias tenía la clasificación y habilitación correspondientes de Seguridad para ocupar un puesto de responsabilidad en el Centro Nacional de Inteligencia de España. La pregunta se la hizo a la ministra de Defensa, Margarita Robles, que también ha sido durante un tiempo ministra de Asuntos Exteriores en funciones cuando Josep Borrell pasó a ocupar un puesto de responsabilidad en la Unión Europea.

La pregunta no es baladí y es muy importante. Quedó sin respuesta. Tampoco los medios de comunicación le han prestado la relevancia merecida. El coronavirus nos tiene a todos muy ocupados para mostrar interés por otras cuestiones. La ministra Robles, a lo visto en su cara por las imágenes de televisión, era todo un poema. Mirando al techo, haciendo gestos y sorprendida por esta inoportuna pregunta. No lo debió pasar bien la ministra, que por sus dos últimos cargos ocupados debe conocer al dedillo los protocolos de seguridad a los que se refería el diputado de VOX. Protocolos, por otra parte, de inexcusable cumplimiento para todos los funcionarios y políticos que tengan acceso a información y material sensible en los que pueda estar involucrada la seguridad de nuestro país. También es imprescindible firmar el enterado de sanciones a que se arriesga el funcionario o político en caso de incumplimiento de la Ley de Secretos Oficiales del Estado.

Mi trabajo de más de 35 años en el Ministerio de Asuntos Exteriores, en las que por razón de mi puesto tuve la máxima habilitación de seguridad (la que se le debe exigir a Iglesias), creo que me permite opinar sobre este caso, e incluso criticar lo que ha ocurrido, pero en esta ocasión me voy a limitar sólo informar. Que cada uno saque sus propias conclusiones.

Los niveles de clasificación de habilitación tienen varias escalas. Todos los organismos internacionales, Unión Europea y OTAN, por ejemplo, disponen de niveles de acreditación de Seguridad para sus funcionarios. Los niveles son Restricted, Confidential, Secret y Cosmic Top Secret. Así, el mínimo nivel de acreditación en la UE es UE Restricted y el máximo UE Cosmic Top Secret.

En mi caso, en nivel que me concedieron fue el de OTAN Cosmic Top Secret para todos los organismos. La habilitación no es eterna. Se renueva cada cuatro o cinco años. En el supuesto de que no sea renovada por el CNI, sin dar ningún tipo de explicaciones, al funcionario se le retira la acreditación y es trasladado de puesto, sin acceso a ningún tipo de información sensible.

Para tener opción a cualquier tipo de habilitación hay que cumplir una serie de requisitos y rellenar un prolijo cuestionario que es comprobado e investigado por el CNI, que es quien concede las habilitaciones. En el cuestionario, de obligado cumplimiento, se preguntan asuntos que bordean la intimidad y la libertad de las personas. Pero son lentejas. Si quieres las contestas y si no, las dejas. Pero despídete de la habilitación y del puesto a ocupar. Las preguntas van desde el nombre de tu actual pareja y la relación hasta el nombre de tus padres y hermanos. Tus trabajos anteriores y nombre de las empresas. Si el piso en el que vives es de propiedad, cuánto tiempo vives en él y los países que has visitado. Hace años se hacía especial hincapié en las visitas a países comunistas. Además, tu pertenencia a organizaciones sociales, religiosas e incluso deportivas. Además, tienes que facilitar al menos tres nombres de personas que respondan por ti y que te avalen para optar a las acreditaciones. Creí que esto era un poco peliculero, pero pude comprobar que todo es investigado y mirado con lupa. Siendo yo gerente del C. D. Las Rozas, en Madrid, me comentaron un día desde la Federación Madrileña que qué había hecho, que la Guardia Civil estaba preguntando en la Federación una serie de datos sobre mi persona. Entonces no existía internet ni Google.

Es difícil conseguir la acreditación, pero muy fácil perderla. Conozco el caso de un amigo y colega que fue trasladado a petición propia del Ministerio de Asuntos Exteriores a Hacienda y que tras pedir el reingreso en Exteriores fue destinado a un país de los antaño denominados del Este a la espera de la renovación de la habilitación de Seguridad. No le fue concedida, por razones que conozco y que son personales y no vienen al caso, y tuvo que abandonar su puesto en la embajada de España en ese país y volver a España y al Ministerio de Hacienda.

Así que el vicepresidente Iglesias tiene la obligación, como uno de los máximos dirigentes del CNI, de disponer de todas las habilitaciones de seguridad necesarias. Es, junto a Margarita Robles, el máximo dirigente político en el CNI, donde tiene acceso a los secretos de la política europea, investigaciones sobre terrorismo y también a los informes de los espías del CNI sobre Venezuela, Ecuador, Bolivia y todos los países sudamericanos y del mundo mundial. Nuestro CNI es menos peliculero que la CIA norteamericana o el MI6 británico, pero también tenemos nuestros 007 patrios, que realizan un extraordinario trabajo de información para España, un gran país, potencia económica con una posición geopolítica importante. La información en un mundo globalizado es fundamental. La información es poder.

¿Pasaría Pablo Iglesias el cuestionario de habilitación de seguridad? Si se le hace siguiendo los criterios conocidos, tengo mis dudas.