¿Por qué somos consentidores?

¿Porqué somos consentidores?

Jacobo Barberá.- A diferencia del artículo pasado, en el que os aconsejaba escribir y fantasear, ah, tengo que dar las gracias a quien a tenido a bien seguir mi consejo y escribir, sigo recomendando que lo hagáis, es una buena terapia y relaja un montón, pero en este me voy a meter un poco, pero solo un poco, con nuestra forma de ser.

¿Por qué consentimos que los políticos nos mangoneen de esa forma y nos mientan descaradamente hasta ocupar el lugar que desean con tanto afán y donde dije digo, digo Diego?

¿De qué pasta estamos hechos que nos encojemos de hombros y ellos siguen en sus poltronas, mintiendo, engañando descaradamente al pueblo y lo consentimos todo?

En la época medieval los habríamos quemado en la hoguera, pero claro, hay que ser moderno, no vivir en el pasado, hay que respetar las normas y consentir que individuos salidos de la nada, atacando a lo que ellos llaman, o mejor dicho llamaban CASTA, ahora son RE-CASTA, han llegado a dirigirnos y estar en el poder a base de mentiras, NO iban a cambiar de forma de vida, iban a seguir viviendo en sus barrios, nunca cobrarían más de lo necesario para vivir, ya, ahora que estoy donde quería me resbala lo que me digáis o penséis, me he comprado una mansión para vivir, entre mi mujer y yo cobramos más de veinte mil euros al mes y luego tendré mi paga para toda la vida porque sois ¡CONSENTIDORES!.

Toma ya. Cuando nosotros salimos a las ventanas a dar gracias a los que están arriesgando su vida por nosotros, ellos van y hacen una cacerolada contra la monarquía, cuando nosotros, lo digo por mi, estamos confinados en nuestras casas, ellos se saltan la cuarentena con un par y nosotros lo consentimos, cuando un vicepresidente del gobierno, salido como he dicho antes, DE LA NADA y engañando a su propio partido, proclama la república descaradamente y arremete contra nuestro rey, que desde que comenzó esta pandemia, es el ÚNICO que no ha dejado de trabajar ni un solo minuto para nuestro bienestar, no quiero decir con esto que este a favor ni en contra de unos y de otros pero lo que está mal hecho siempre estará mal hecho y nosotros LO CONSENTIMOS.

Seguimos callados hagan lo que hagan, en el Congreso de los diputados nos ponen lo que ellos quieren que veamos, se tiran a matar, se dicen de todo frente a las cámaras, a ver quién convence más al tonto que está cara al televisor y luego les ves dándose palmaditas en la espalda en los pasillos y fuera de cámaras y ha pesar de ello, si algún periodista les sorprende en esa actitud no le dejan publicarlo, le despiden y listo, aquí no ha pasado nada, el que no está conmigo está contra mi.

Como decimos en Valencia, somos unos SEMINFOTS, palabra que define extraordinariamente a todo aquel que pase lo que pase, se tira la manta al hombro y en consecuencia ellos siguen a sus anchas mientras los demás las pasamos canutas.

¿Qué esperamos para reaccionar?, hubo un tiempo en que todo este abuso de poder nos trajo una guerra, en la que el pueblo, como corderitos ¡CONSINTIÓ!, simplemente dos bandos que querían gobernar el país y como títeres luchamos contra hermanos y amigos hasta que por fin uno de los dos consiguió lo que pretendía, EL PODER, que palabra, EL PODER, mandar, dirigir, gobernar, en resumen, unos aseguran la vida de sus tataranietos y a otros nos echan de casa por quedarnos sin trabajo y no poder pagar la hipoteca.

¿Quién nos representa?¿Quién habla por nosotros y defiende nuestros derechos?¿el partido al que hemos votado?¿Cómo conseguir que se nos escuche y atiendan nuestros problemas?¿de qué manera podemos acabar con esta forma de gobernarnos?, estamos más que hartos de que nos roben descaradamente, de que nos mientan con promesas mientras ellos se hacen ricos y nosotros más pobres, luego se hacen los bondadosos dándonos una limosna para sobrevivir, eso no es forma de tratar a quien depende de ti, ¡POLÍTICO!, como dice un refrán, ¡unos listos vendrán, que de casa te echarán!.

Espero que esto no reviente y encontremos la forma de terminar con estos abusos de poder de forma pacífica, aunque voy ha haceros unas preguntas a las que no he encontrado lógica respuesta.

Vuelvo a la edad media, en aquel tiempo el Rey, mandaba, tenía la última palabra y esta era ley, ¿Quién o qué leyes obligan a nuestro monarca a no poder terminar con esto de golpe?¿Porqué no coge el bastón de mando y dice, ¡HASTA AQUÍ HEMOS LLEGADO!?¿Porqué no es él el que gobierna a los españoles?¿Para qué una monarquía?, Majestad, usted es el general de todos los ejércitos, es nuestro Rey, los españoles confiamos en usted, esto no se puede consentir, mire por el pueblo que le necesitamos, usted puede terminar con esto, ponga orden en el gobierno.

Me he salido de madre, os pido disculpas si he herido vuestra sensibilidad, dentro de unos días trataré otro tema que os distraiga, os lo prometo, besos y abrazos.