Entrevista a Ana Agraz: “Benidorm sacó de mí la pasión por la Danza”

Agraz 5.gpj

Ana Agraz Tebar empezó a interesarse por la Danza desde muy pequeña, iba con su abuela a recoger a sus hermanas a la escuela de Danza de Pedro Martí y Pilar Segura en Benidorm. Rememora risueña que “todavía no podía entrar a la escuela porque no alcanzaba la edad pero recuerdo que me hacían un corro y me daban palmas al acabar las clases, yo me arrancaba sin pensármelo dos veces. Tenía tantas ganas de bailar que mi abuela me recordaba siempre una anécdota… durante un Festival de la academia, en plena Plaza Mayor desaparecí de su vista y cuando levantó la mirada, estaba ya en el escenario bailando… ¡Pobrecitas mis hermanas, que bochorno!”, termina riendo.

Un reportaje de Belén Richarte

Sus hermanas se iniciaron en la danza a una edad muy temprana también y Ana vio bailar a Loli y Encarni Agraz desde bien pequeñas. Ese clima influyó en que fueran “sus pilares y sus referentes”. Al paso de los años cambiamos de Academia a la Escuela de Danza Benidorm dirigida por Rosa Martinez y María José Rodriguez, “allí comencé a examinarme en el Conservatorio Óscar Esplá de Alicante. Explica que “durante muchos junios festivales de fin de curso, mis hermanas no se examinaban pero si salían en los festivales por lo que nuestra madre…¡Ahora que lo pienso se tiene el cielo ganado…. ya que más de un traje nos hizo, multiplicado por tres. Era ella la que nos cosía los trajes de los espectáculos. Bufff yo no sería capaz, nuestra madre siempre nos ha apoyado en todo al igual que nuestro padre!”. La familia de Ana Agraz, una familia de clase humilde, trabajadora, como miles que hay en Benidorm, “tuvo que hacer muchos sacrificios para que la bailaora llegara  a donde ha llegado y a dónde llegará”, afirma una amiga de la familia.

wp-1582833165130427489525987567048.jpg

Los últimos tres años de la carrera se matriculó en el Conservatorio  de Benidorm José Pérez Barceló, “ya que también me tenía que examinar de unas complementarias para poder adquirir la carrera de Danza: me resultaba más cómodo ir a Benidorm que ir a Alicante todos los días… el último año mis profesoras de la Academia, con las que continuaba dando clases, fueron las impulsoras y las que animaron a mi familia para que no me estancara y me conformara con terminar la carrera…”-subraya Ana Agraz-, “en Madrid me seguiría formando y tendría mas opciones para trabajar. Así que mi familia movió cielo y tierra para que me fuese a la capital de España, unos meses antes mis hermanas Encarni, Loli y mi madre Lola fueron a ver la Escuela de “Amor De Dios” que era donde estaban todos los maestros de flamenco y y de danza española o “Karen Taft”, de danza clásica, y también miraron alojamiento. Una residencia de estudiantes donde hice buenísimas amigas… ¡Así que en septiembre con 15 años comencé mi nueva andadura y mi gran sueño. ¡Empecé a volar!

Agraz.jpg 6

Desde entonces hasta ahora, la bailaora, de 38 años edad, se ha dejado muchos zapatos en todos los escenarios de España porque ha pasado, entre otras, porque ha estado en muchas compañías de las que dice haber he aprendido desde la primera a la última y precisa “soy una persona muy positiva y saco siempre el lado bueno de allá donde voy”.

Ana Agraz ha pasado por compañías como la de NBE (Rojas &Rodrigez), Rafael Amargo, Joaquín Cortes, Antonio Najarro, Rubén Olmo, Rafael Estevez y Nani Paños, Jesús Carmona, Compañía Andaluza, Patricia Guerrero, Mercedes Ruiz…

Muchas horas de tren, de avión, distintos horarios, diferentes ciudades: “La verdad es que me siento súper afortunada porque he tenido mucha suerte de poder pasar por tantas compañías importantes. Es un duro trabajo diario pero como dice el dicho…¡Sarna con gusto no pica!”

Agraz.jpg 7

Para la bailaora de Benidorm  más que de referentes ella hablaría de “personas con las que he trabajado y han sacado un partido de mí que desconocía por completo, admiro mucho a la gente que es generosa” -y señala-, “estoy muy contenta de los maestros de los que aprendí muchísimo como: Paco Romero, María Magdalena, La China, Pedro Azorín, Juana Taft, Carmina Ocaña, Rafaela Carrasco, Rafael Campallo, Rocío Coral, Antonio Canales, Manuela Carrasco…”.

De todas las compañías por las que ha pasado dice no poder quedarse con una sola, “porque como he dicho antes he aprendido muchísimo de cada una de las personas que ha pasado por mi vida y de todas las direcciones, y por supuesto de mis propios compañeros. Creo que es un aprendizaje continuo, lo más importante es no estancarse ni pensar que lo sabes todo, porque eso es lo peor que te pe ocurrir en esta profesión”.

Otro sueño hecho realidad por la pequeña de los Agraz tuvo lugar el pasado mes de septiembre cuando la llamaron para formar parte del Ballet Nacional de España, “encima de la mano de Rubén Olmo al que admiro profundamente, dentro y fuera del escenario, trata a las personas con una humanidad impresionante, es digno de admiración por donde se le mire”, apunta.

Agraz.jpg

Llegar al Ballet Nacional de España no es nada fácil cómo pueden hacerse una idea. Y además por lo que nos cuenta Ana Agraz es una larga carrera de futuro a veces muy incierto, como todo lo que se refiere al Arte en general. El reconocimiento y la valía pueden costar muchos años de trabajo y esfuerzo y y no ser reconocido en su momento presente, como ocurre principalmente con Literatos y Pintores y nada más palpable que el del pintor holandés Van Goch. Por eso nuestra bailaora es ya de por sí una triunfadora por su propia valía (por su trabajo, por su tenacidad, por su esfuerzo, por el de toda una familia de Benidorm. A Ana Agraz Teba, como una mujer con carácter a la que no le gusta perder su segundo apellido, afirma no saber cuántos zapatos ha roto a lo largo de todos estos años de profesión (jejejejeje…le entra la risa), “la verdad es que gracias a Dios, llevo muchos años en la profesión, es muy difícil mantenerse, ya que somos muchos compañeros, me siento muy afortunada a pesar del gran esfuerzo que requiere”, afirma rotunda.

La bailaora del Ballet Nacional de España subraya que el estar desde los 15 años fuera te impide “el no estar siempre, en las grandes celebraciones con mis amigas del alma de Benidorm, a las que adoro, y sé que todo me perdonan…mis ‘Nenas’, a pesar de los años seguimos con el mismo cariño aunque no podamos vernos mucho” -destaca-, “es un gran esfuerzo el no ver a tu gente querida cerca… pero esta profesión es así, la mayoría de los compañeros son de fuera de Madrid, por lo que creo que acabamos siendo mas intensos y cariñosos, así formamos pequeñas familias muy bonitas”.

La verdad es que las que conocemos a Ana Agraz nos pierde su maravillosa sonrisa, nos envuelve con

Mis padres siempre estuvieron de acuerdo con mi decisión, ya me veían muy madura para la edad que tenía y sobre todo lo claro que tenia todo… Ahora que soy madre valoro muchísimo su decisión ya que dejaron que realizara mis objetivos y no lo prohibieron por miedos, les doy las gracias día a día ya que he hecho lo que de verdad me a apasionado desde niña.

Haciendo malabares jejej como digo yo siempre… La verdad que no es fácil ya que además no tenemos ninguna ayuda de familiares en Madrid. A las primeras que tenemos que agradecer es a las dos abuelas que han estado desde el primer momento al pie del cañón y lo siguen estando… y luego a nuestras dos nanis las cuales adoramos. Sobre todo mucha organización pero ahora va todo rodado ya que nuestra hija tiene 6 años. Ahora mis sobris a los que adoro también son ya mayores y se dan sus escapaitas para ayudarnos, pero la verdad que tengo mucha suerte porque tengo la mayor ayuda es de mi marido que vale millones… jiji el también es del gremio, es músico… por lo que sacamos mucho tiempo libre.

Siempre he vivido en la Colonia Madrid, parece que era una señal…

Lo que más sigo echando de menos de mi tierra es la playa, la luz, mis amigas, pero lo que más echo de menos es a mi familia, y eso nunca cambiará… a pesar de que hablo todos los días con ellos por teléfono.