Benidorm “la nuit”

wp-15766915958287776223147856452719.jpg

Belén Richarte.- Cuando Dino Diana llegó a España de Italia y aterrizó, concretamente en Sitges en 1988, ciudad de Salvador Dalí y de su musa Gala, a los que tuvo el honor de conocer personalmente, “España estaba en plena época de cambio. ¡Era una locura! En plena movida de los ochenta, eran los años en la que veníamos italianos en tromba, nos encantaba todo lo español”, asegura el Director Artístico de la Sala de Fiestas Molino.

SKM_754e Co19122710540_0001

Aunque Benidorm había nacido al  mundo años atrás cuando D. Pedro Zaragoza, su alcalde, fue a pedirle al Dictador un poco de permisividad en sus playas que estaban llenas de turistas nórdicas con ropa   de baño de dos piezas, cuando la ley no permitía el bikini, y eso era Turismo y eso era riqueza para su pueblo. Benidorm nace urbanísticamente en 1960 cuando la corporación presidida por el Alcalde Don Pedro Zaragoza aprueba el PGOU que reorganizó el pequeño que pueblo que era Benidorm y lo convirtió, tras varias modificaciones posteriores, en la capital turística de la Comunidad Valenciana que es hoy. ¡Y no sería de Benidorm si no de su microclima y la excelencia de sus playas, de sus gentes y de sus residentes! ¡Y no sería Benidorm sino se hablara de sus artistas y de su Festival de la Canción y de su Noche! De todo ello ha salido un magnífico cocktel, único en el el mundo que ha atraído a millones de turistas desde antes de los años 40 hasta nuestros días. Al principio los chavales, en la Playa de Levante, hacían pandillas, se reunían en la arena, frente a las Cafeterías, y tocaban la guitarra y cantaban canciones. ¡Pero la noche podía seguir…!

Benidorm “la nuit”

wp-15771835206592500585430262500373.jpg

La Noche de Benidorm ha sido siempre un de los atractivos más importantes con el que ha contado la ciudad que para presentar sus veleidades se sirvió, en su momento, de Escaparate al Mundo, con promociones que como el Festival de la Canción que podían verlo en sus mejores momentos hasta ocho o nueve millones de telespectadores, todo un share de audiencia cuando lo retransmitía TVE (¡Era la época de RTVE; es decir La 1 y La 2) más todo el seguimiento mediático que arrastraba antes y después en prensa, radio y televisión,… Representaba al Benidorm de las oportunidades, la ciudad donde todo era posible: no nos olvidemos que figuras de Julio Iglesias o Raphael, han sido dos de las figuras que han triunfado internacionalmente al conseguir La Sirenita de Oro del Festival de la Canción y otros que han salido de la Unión Musical de Benidorm, que como músicos también pegaron el salto.

wp-15771835408956966396971930885835.jpg

Otro tipo de atractivo lo constituía la noche benidormí. Otro tipo de oferta que añadir así a los atractivos naturales de la ciudad. Eran los años de las grandes y pequeñas discotecas de legendarios nombres; de más de un docena de cafeterías-restaurantes que ofrecían shows en directo a partir de las ocho de la tarde con lo mejor del transformismo patrio, muchos de ellos en primera línea de playa de Levante. Son empresarios que apostaron por esta fórmula y cosecharon grandes éxitos, tanto ellos como sus artistas.  Pero vayamos por partes y a la vez mano de obra para la juventud local. Eran tiempos de las marcas. Algunas  Piper’s de la Plaza Triangular, del Hipococampo, Penélope. Bar Bus, 007, de Pachá, la Boite Mónaco, El Corral, de Number One, del Madeira, del Space, de Pachá, de Tito’s, Hip, de Tubos, de Manhattan, de Franky’s, el Frisco, de Racha, de Richard New Look Tito’s… el 98% de ellos regentados por jóvenes de la época, muchos de ellos jubilados recientemente o próximamente y otros todavía al pié del cañón. Ha habido momentos en el Benidorm de los ’70 y los ’80 en los que “había más de 30 discotecas y ocho salas de fiesta: otro de sus grandes atractivos, que a juntos a los del sol y las playas la ciudad ofrecía a sus visitantes. “Había mucho glamour, todos los jóvenes europeos paseaban por aquí sus coches deportivos y venían todos los famosos de la época a nivel internacional”, añade Dino Diana.

wp-15771836020674796760318497648466.jpg

Y Salas de Fiestas, como. El Burro, El Bolero, Alcázar, Sevilla, Granada, Bobis Park, Don Quijote o Barbacoa El Rancho Grande entre otras.

wp-15771837862474873708632965066254.jpgFotografías cedidas por Filippo de Félix Sánchez Luengo

Y llega…¡El Espectáculo con el Molino!

SKM_754e Co19122710562_0001

Y paralelamente se van abriendo Salas de Fiestas y las Cafeterías Nuria, Arenas, Román, Don Pepe, Les Dunes, Tor Serena, Restaurante Madrid…Programaban actuaciones en directo de Orquesta y Músicos que están todavía dando la batalla en el mundo de la música a todos los niveles y shows de transformistas en primera línea Playa de Levante, la mayoría, o en la avenida del Mediterráneo otras. Eran los tiempos de la Ojos de España, Joaquín Reyes, Soraya, Doña Josefa….¡También de la recientemente jubilada y sus pajaritos, María Jesús y su acordeón.

SKM_754e Co19122710560_0001

Dos años después de haber llegado a Sitges, y de haber pasado por varias revistas transformistas, se traslada a Benidorm tras ofrecérsele la oportunidad de dirigir La Sala Sabina, ubicada entonces en los bajos del antiguo Hotel Jaume I. Dino está orgulloso de haber sido “¡el primero en traer a los sexy´s boys a la Comunidad Valenciana. La sala se llenaba!” -y añade- “El Molino lo inauguré en 1996 y me acompañó en mi andanza Vicente Espallardo (“Ojos de España”) hasta que se jubiló”. A principios del 2000 Dino Diana vio otra oportunidad en La Sala de Fiestas Molino Benidorm, donde asegura que “nuestra línea desde que empezamos ha sido prácticamente la misma, lo único que cambia es La Revista: ahora lo que sí garantizamos es mucha pluma, mucho glamour, muy buen humor y muchas risas”. Ese es triunfo de llevar más de 30 años en el sector y tener todas las noches la sala llena.

SKM_754e Co19122710550_0001

“Creo sinceramente que quien trajo la esencia de La Revista fui yo. Y es que cuando llegué Benidorm me absorbió y todo me parecía maravilloso, porque había mucho movimiento mirarás a donde miraras. Era como la ciudad de las oportunidades. Empezamos a trabajar con los italianos, las despedidas de solteras,…pero luego posteriormente nos centramos en la Tercera Edad”, explica. Dino Dina cambió su rumbo a finales de los noventa por la Sala de Fiestas Molino y anima a todo el mundo a ver Nueva Revista, estrenada recientemente, “Noches del Molino”: con artistas de la talla de Juan Carlos Bell, Sandra Bruman, Emilio Roden, Yeray, Gina Boss, Albertito Flores, Julio Noguer, Fran Busquiel y David Kiara”, un espectáculo coproducido también por Ángel Cajigas.

Benidorm Palace

La noche del 12 de Julio de 1977 con aquellos intensos aplausos se abría una historia emblemática para la cultura, para la música, para la danza y las artes escénicas, para la expresión de toda una sociedad activa que estrenaba libertades con la llegada de la democracia. Miles de kilovatios de luz inundaron la sala, para no apagarse jamás en estos 38 años.

La imagen puede contener: una persona, texto

Tras los primeros años de éxitos en su primera década el Benidorm Palace se consolidó como una sala de fiestas de prestigio y con una oferta incomparable y única en la costa peninsular. La programación era variada y contaba con la participación de grandes estrellas de la canción o conjuntos vocales internacionales y con reconocidas orquestas, ballets y vedettes procedentes de países con larga tradición en este tipo de espectáculos. Aquella noche la expectación era máxima. Era la primera noche. Fue un mítico 12 de julio de 1977. Desde entonces más de cinco mil y una noches han sucedido en este lugar y sobre este mismo escenario.