El voluntariado noruego celebra su sexto rastro solidario

El voluntariado noruego celebra su sexto rastro solidario

El Centro de Voluntariado Noruego Frivilligsentralen Costa Blanca Nord, con sede en l’Alfàs del Pi, celebra este fin de semana la sexta edición de su rastro solidario, una actividad en la que donantes de toda la comarca colaboran con los voluntarios aportando todo tipo de objetos que después se ponen a la venta. El objetivo: recaudar fondos con los que ayudar a personas que lo necesitan.

Celebrado por primera vez en el año 2014, el Rastro Solidario de Frivilligsentralen alberga varios puestos de venta en los que se pueden encontrar todo tipo de objetos, desde moda a complementos, decoración, menaje e, incluso, gastronomía noruega. Gracias a esta iniciativa, los voluntarios recaudan fondos con los que financiar los distintos proyectos sociales que se llevan a cabo desde esta entidad.

Todas las personas que deseen colaborar con esta iniciativa pueden acercarse mañana sábado hasta el rastro solidario, ubicado en la sede del voluntariado noruego, en la calle Ferrería, junto al Juzgado de Paz. El rastro abrirá sus puertas de 10 a 15 horas.

Cualquier persona puede acercarse y comprar algo e, incluso, si tienen en casa ropa u objetos que ya no utilicen y que estén en buen estado, los pueden donar para próximas ediciones de este Rastro Solidario, han destacado las concejalas de Residentes, Martine Mertens, y de Cooperación, Isabel Muñoz, tras la visita que han realizado esta mañana.

Frivilligsentralen es el único centro de voluntariado subvencionado por el Gobierno noruego que existe fuera de su país. Este año ha celebrado su décimo aniversario. El proyecto se hizo realidad en agosto de 2009 y se trata de un centro perfectamente integrado en el municipio, formado por unos 40 voluntarios que colaboran estrechamente con el Ayuntamiento de l’Alfàs del Pi en gran cantidad de iniciativas, especialmente en aquellas que tienen un trasfondo social.

Es un centro de voluntariado desde el que se ofrece una atención muy personal, tanto al residente noruego como al local. Los voluntarios realizan muchos servicios de ayuda a domicilio, cosas como hacer la compra, acompañar al médico o realizar visitas en hospitales a pacientes ingresados.