El gobierno municipal eleva a pleno una moción de rechazo a la tasa turística

El grupo popular incide en los perjuicios que generaría este impuesto, que “grava a los alojamientos legales”, y recuerda que el sector se opone frontalmente. La propuesta insta a Puig y Colomer a convocar el Consell de Turisme

El gobierno eleva a pleno una moción de rechazo a la tasa turística

El gobierno municipal va a elevar al pleno ordinario del próximo lunes, 26 de agosto, una moción de rechazo a la tasa turística. La portavoz del gobierno local y del grupo municipal del PP, Lourdes Caselles, ha defendido este rechazo argumentado que la tasa “no deja de ser un nuevo impuesto que grava a los alojamientos turísticos legalmente establecidos” y que “afectaría negativamente a la competitividad de una industria que genera más del 13% del PIB y del 14% del empleo en la Comunidad Valenciana”.

Caselles ha indicado que “ante el resurgimiento del debate de la implantación de la mal llamada tasa turística a cargo de algunos representantes del Consell, es importante dejar clara nuestra postura y ser contundentes”, ya que son “numerosos los efectos desfavorables” de este gravamen.

La portavoz popular ha recordado que la implantación de este impuesto “tiene el rechazo frontal del sector turístico de la Comunitat”. De ahí que la propuesta incluya “instar al Consell a consensuar con el sector turístico todas las decisiones que se adopten en este ámbito”, y reclamar al presidente Ximo Puig y al secretario autonómico de Turismo, Francesc Colomer, “la convocatoria del Consell de Turisme para que en el seno del mismo se aborde toda la problemática suscitada” por el posible establecimiento de la tasa.

Al término de la Comisión de Régimen Interior en la que se ha dictaminado la propuesta, Caselles ha enumerado algunas de las razones esgrimidas por el sector, y compartidas por el gobierno local, para oponerse a la tasa y “más en un momento “de recuperación de destinos competidores como Túnez, Turquía o Egipto; de incertidumbre antes los efectos del Brexit; y ante la posible amenaza de un próxima recesión económica”.

Entre estas razones, Caselles ha destacado que en la Comunitat Valenciana “el turismo interno es muy importante, por lo que el 30% de los contribuyentes de este nuevo impuesto será la propia ciudadanía valenciana en sus vacaciones”. Asimismo, ha apuntado que “los turoperadores europeos ya han advertido del efecto perjudicial de esta ‘tasa’ de comercialización internacional”, pudiendo propiciar la ‘huida’ de turistas hacia “países y destinos como Turquía, Egipto o Túnez que se están haciendo fuertes en el mercado vacacional” y que están siguiendo “la estrategia precisamente contraria: bonificar la llegada de turistas”.

Además, la portavoz del PP ha afirmado que “con este impuesto se manda un mensaje a los mercados de saturación y turismofobia” cuando “la realidad es que la Comunitat Valenciana es un territorio ‘tourist friendly’ y sinónimo de hospitalidad”.