La suciedad campa a sus anchas por Benidorm

La suciedad campa a sus anchas por Benidorm

¿Qué inconfesables capítulos esconderá la relación de 26 años entre ayuntamiento y empresa?

Leopoldo Bernabeu

“Si a la suciedad le unimos el caos generado en el tema de los aparcamientos, la inseguridad de la zona inglesa ocupando ya las portadas de los telediarios nacionales y el insoportable caos de tráfico de Baden-dorm, en referencia a la infinidad de badenes que se han multiplicado por la ciudad como champiñones, la convivencia se está haciendo irrespirable”

Imágenes incontestables de suciedad y duras críticas de los ciudadanos en las redes sociales, no son suficiente motivo como para que el gobierno de la mayoría absoluta del PP de Benidorm, reaccione y reconozca que la imagen de la ciudad está muy lejos de los estándares mínimos exigibles en cuanto a limpieza viaria. Benidorm es una ciudad sucia, que en muchos lugares incluso huele mal, y el alcalde Toni Pérez es, al contrario de lo que ha hecho su homólogo alicantino Luis Barcala, incapaz siquiera de reconocerlo y admitir el más mínimo grado de responsabilidad. Está ahora muy ocupado atendiendo todos esos nuevos cargos con los que los populares le han premiado su holgada victoria en las elecciones.

Imágenes incontestables de suciedad y duras críticas de los ciudadanos en las redes sociales

Siguen avanzando las manecillas del reloj y en la ciudad del turismo continuamos impasibles ante la irresolución del mayor de nuestros problemas. Estamos en pleno mes de agosto y seguimos teniendo una empresa que limpia la ciudad y recoge la basura, sin contrato. Como lo han leído, sin contrato. Finalizó el pasado 31 de diciembre la última de sus incontables e inmorales prórrogas, y a día de hoy la contrata pública que más dinero cuesta a los vecinos, 10 millones de euros, hace el trabajo de manera casi ilegal, agarrándose a una cláusula nunca antes aplicada.

“El abandono y destrozo de obras como el patinódromo o las pasarelas en las entradas de las playas, las dejamos para otra ocasión”

Esa es la imagen que se llevan de nuestra ciudad los turistas que todavía siguen viniendo. Porque si a la suciedad le unimos el caos generado por este desmelenado equipo de gobierno en el tema de los aparcamientos, la inseguridad de la zona inglesa ocupando ya las portadas de los telediarios nacionales, más el insoportable caos de tráfico bajo el nuevo slogan de Baden-dorm, en clara referencia a la infinidad de badenes que se han multiplicado por la ciudad como champiñones, la convivencia se está haciendo irrespirable. Ojo, el abandono y destrozo de obras que antaño nos vendieron como emblemáticas, llámese patinódromo o pasarelas en las entradas de las playas, lo dejamos para otro artículo.

Conociendo el trapo, seguro que nos dicen que la culpa es de la empresa, que no cumple el obsoleto y caduco pliego de condiciones. Una empresa que lleva gestionando la más cara contrata de la ciudad desde 1.993 y ocho años después, vencido ese documento, lleva 19  limitándose a cumplir las órdenes que les dan con contratos prorrogados por antiguas normas que hoy serían ilegales. De no ser así, les garantizo que tanto este gobierno como los anteriores se sentirían muy cómodos de poder continuar con el chanchullo actual.

Una empresa que se ha visto obligada a denunciar al ayuntamiento por incumplimientos o modificaciones de manera ilegal, en repetidas ocasiones, ganando en el juzgado el 90% de las veces. Frente a unos políticos que podían haber evitado todo este caos si hubieran cumplido la ley y hubieran procedido a convocar un concurso público en el año 2.000. Desde entonces, prórrogas sin fin hasta hoy. De aquellos fangos, estos lodos.

“Una empresa que se ha visto obligada a denunciar al ayuntamiento por incumplimientos o modificaciones de manera ilegal, ganando en el juzgado el 90% de las veces”

Lo hemos denunciado hasta la sacidad. FCC obtuvo un contrato en 1.993 que venció en 2.001. Desde ese momento y hasta finales de 2018, el servicio se ha venido prorrogando, cuando lo lógico habría sido licitar un nuevo y transparente concurso público. Pero todas las corporaciones desde entonces se han sentido mucho más cómodas ampliándolo a cambio de que la empresa se convirtiera en una agencia de colocación de amigos, afiliados y familiares. Ahora, con una nueva gerencia en FCC, mucho más profesional y que nada tiene que ver con los chanchullos que otros admitieron, las cosas han cambiado de manera radical.

Mucha transparencia en la boca de los políticos de turno, pero a la hora de la verdad, la oscuridad más absoluta para sacar a concurso público un nuevo pliego de condiciones. Nunca ha existido mucho interés, no nos llevemos a engaño. A todos los gobiernos municipales que han estado mal ejerciendo esa labor, les venía bien mirar hacia otro lado y seguir utilizando la basura como una magnífica agencia de colocación para el pago de favores.

De hecho, la única vez que se llevó a cabo una auditoría y en la misma quedó reflejado que la empresa no cumplía, nadie lo denunció. De cara a la galería nos vendieron la amenaza de una huelga. En realidad sólo fue la advertencia interna de que se podían desvelar los tejemanejes que entre ambas partes se han repartido durante años y que algún día saldrán a la luz. No es normal que haya técnicos del ayuntamiento viviendo como auténticos marajás.

“A todos los gobiernos municipales que han estado mal ejerciendo esa labor, les venía bien mirar hacia otro lado y seguir utilizando la basura como una magnífica agencia de colocación para el pago de favores”

Cuatro años estuvo la anterior Corporación pidiendo, tanto a través de escritos como de mociones que se aprobaron en Pleno, que se pusiera en marcha una comisión para el inicio del proceso de licitación que tendría que desembocar en el nuevo pliego de condiciones que terminara adjudicando el más costoso de nuestros servicios a la mejor de las propuestas. Nunca llegó. ¿Qué hizo el equipo de Gobierno?, lo que mejor se le ha dado siempre. Generar confusión. Machacaron a este que escribe hasta el punto de que sus dos compañeros de bancada dudaran de una honorabilidad hoy totalmente restaurada por los tribunales, con el fin de que se incorporaran al propio PP, y darle a uno de ellos, el más manejable, la cartera de Limpieza Viaria. Se perseguía que durante dos años ganara tiempo y se fuera comiendo los diferentes marrones que en torno al tema fueran surgiendo. Y salió bien. Una vez finalizada la Legislatura, este pajarito hizo las maletas y se volvió a su Salamanca natal. Objetivo conseguido, todos contentos, la ciudad de Benidorm igual de sucia que siempre y los más de cien empleados, trabajando en precario y sin contrato que les de sustento legal. ¿Qué inconfesables capítulos esconderá la relación de casi 26 años entre ayuntamiento y empresa de limpieza viaria?.

Me alegro de la desaparición del impostor de Cabrillo de la ciudad de Benidorm, lamento que el PP haya vuelto a ganar por mayoría absoluta con todo los datos que disponía la ciudad para que no hubiera sido así, aunque eso lo dejo para el capítulo de los misterios inexplicables del ser humano, y me alegro también de que la nueva gerencia de FCC en la provincia de Alicante se haya profesionalizado, poniendo fin a las infamias que se han vivido en Benidorm y las injusticias e inmoralidades que a la propia FCC le ha tocado vivir, llegando a creer durante mucho tiempo que eran ellos los responsables de los desaguisados. Hace años que ha quedado claro que no era así. Cansados como los que más de la situación actual, están deseando que este happy equipo de gobierno saque de una vez el concurso público y puedan presentarse, al igual que muchas otras empresas, para poder operar en Benidorm con la seriedad que la ciudad merece y que su clase política le ha ido haciendo perder. Disfruten lo votado.