El PP de Altea se compromete a dar una solución definitiva al mal estado constante del campo de fútbol de Garganes

No es de recibo que la UD Altea y demás usuarios del campo de futbol no puedan utilizar las instalaciones por su mal estado casi permanente”, estas han sido las palabras de Jesús Ballester respecto a la polémica del campo de fútbol de Altea.

Durante las últimas semanas se ha vuelto a revivir el debate del mal estado del campo de futbol de Garganes por parte de jugadores y demás usuarios. Sin entrar en la polémica por la mala conservación llevada a cabo desde la empresa contratada durante esta legislatura por la Concejalía de Deportes, responsable de mantener en buen estado las instalaciones deportivas; desde el PP de Altea estamos lanzando una campaña de participación ciudadana en las redes sociales, que unida a las reuniones que hemos llevado a cabo con la directiva de la UD Altea van a concluir con la solución definitiva al permanente patatal en el que se ha convertido el campo de futbol Garganes.
Según el candidato a la alcaldía por el PP, “después de mantener conversaciones con directivos de la UD Altea y muchos usuarios, se ha puesto encima de la mesa la conversión del actual campo de césped natural en césped artificial de alta calidad como posible solución definitiva al problema, permitiendo un mayor uso por todos y además ahorrando miles de euros a los alteanos a medio plazo al disminuir los costes de mantenimiento. Lo que queda claro es que este proyecto dependerá del resultado final del proceso de participación y consulta”.
Según Jesús Ballester, “los presupuestos que manejamos hablan de una inversión en torno a 300.000€, dependiendo del tipo de césped que se coloque pero evidentemente, ya que nos hemos propuesto esta medida como prioritaria, vamos a hacerlo con material de primera”.
Por otra parte y fruto también de estas conversaciones, se ha recogido la petición con el compromiso de llevarla a cabo, de que independientemente de la solución elegida, se amplíen las dimensiones del actual terreno de juego, reclamación unánime.
Fuente: PP Altea