Las energías renovables

Resultado de imagen de energías renovables

¿Por qué insistes tanto sobre las energías renovables?

Bernat Mira Tormo.- Porque las energías renovables no necesitan mucho capital, son más eficaces, más baratas, más descentralizadas, cuidan del medio ambiente, crean puestos de trabajo y eliminan importaciones hasta donde ni te puedes imaginar.

O sea, todo lo contrario de lo que tenemos ahora, que sólo les interesa la pela. No crea prácticamente puestos de trabajo, no les importa la contaminación de ningún tipo, ni la “mental”, ni la del agua, ni la del aire. Y son los que realmente se han beneficiado de las privatizaciones de las grandes empresas públicas eléctricas. Y sus altos ejecutivos se han convertido en los verdaderos amos del cotarro, porque son los que se llevan casi toda la tarta.

¿Qué empresas energéticas necesitamos?

Esto es casi como pedir una carta a los Reyes Magos, pero no voy a pedirles nada, que no esté al alcance de nuestro tiempo y de las posibilidades de una sociedad abierta, democrática y rica, como parece que lo es la española.

A no ser, que lo de sociedad abierta y democrática sea otro cuento de los muchos que nos han contado. Recuerdo una película de Juanito Navarro, donde hacía el papel de diputado y un ciudadano le pedía algo por teléfono y éste le contestaba con mucha solicitud. Pero cuando terminó de hablar por teléfono con el ciudadano, dijo Juanito Navarro que era el diputado: “Será capullo el tío este, pues no se ha creído que lo de la democracia iba en serio”.

Y tampoco quiero quedarme corto en el pedir, para no dar pie a lo que mi amigo Lute decía: “Si sois cortos para pedir, imagínate, cómo seréis para dar”.

Vamos al grano. Las empresas energéticas que tenemos, son las que menos necesita el país.

Y las energías renovables que necesita el país, son las que no quieren ver ni en pintura los súper ejecutivos, que ganan 42.000 euros al día.

Y ahí es donde se puede comprobar si la democracia que tenemos es capaz de resistir la prueba del algodón, para ver si es genuina o si es sólo un sucedáneo de la democracia.

¿Y cómo se puede ver si una democracia es genuina o no?
-Eso se ve a simple vista, si es genuina la democracia gobierna para el bienestar del país y toma las medidas que sean necesarias para que así sea. Lo que permite tener un buen Estado de Bienestar, y unos sueldos, una sanidad, una enseñanza, y unas jubilaciones decentes.

Y si la democracia no es genuina, gobierna en beneficio de los tíos que cobran 42.000 euros al día y de los políticos “amigos”, que no los apoyan por “casualidad”. Y donde los trabajadores suelen tener sueldos precarios, enseñanza precaria, sanidad precaria, y unas jubilaciones indecentes.

O sea que hay que elegir entre un país con una democracia de verdad al servicio del pueblo.

O de un país de Charanga y Pandereta, como retrató muy bien Antonio Machado. Porque las dos cosas no se pueden tener, porque son incompatibles.

¿Parece una exageración?
-Sí, pero no lo es. Sí la economía española no tuviera que pagar las importaciones de petróleo y derivados incluido el gas, que pagamos actualmente para que se forren los cuatro de siempre, podría ser uno de los países con mejor Estado de Bienestar Social.

Si empezáramos ya a “sustituir todo” el consumo de petróleo y de gas que estamos consumiendo, por energías renovables, que no sólo no nos iban a costar ni un euro en importaciones, ni iban a contaminar nuestras ciudades. ¿Se imaginan el poder destinar a fines sociales, todo el dinero que nos cuesta la importación de Gas y Petróleo? Pues yo tampoco.

Sé que hay mucha gente interesada, en que continuemos importando y utilizando el petróleo y el gas, porque es un gran negocio y se está forrando mucha gente con ello, tanto en España, como en el extranjero. Y los lobbies petrolíferos intentan comprar conciencias, voluntades, políticos y gobiernos enteros, con tal de que sigamos utilizando los productos petrolíferos que tantas mamandurrias o sinecuras les proporcionan a los “elegidos”.

Pero esto no nos debe hacer perder de vista también, “el problema medio-ambiental que tenemos encima”, si no sustituimos ya, el actual sistema, por el de las energías renovables, espero y deseo que no sea demasiado tarde para evitar el derrumbe del sistema económico internacional, por el desastre medio-ambiental que estamos provocando entre todos, por no dejar de consumir el petróleo y sus derivados, carbón incluido.

Según escribió José Miguel Villarig, presidente de la Asociación de Empresas de Energías Renovables-APPA en Google, en 2.014. España se gastaba 120 millones de euros diarios en la importación de combustibles fósiles. El turolense Villarig, es un hombre con las ideas muy claras. Suya es también la frase, “La falta de planificación es el mayor error de la política…”

Prácticamente importamos el 100% de todo el petróleo y el gas que consumimos. Y leo en Google, “Según la mayoría de los autores, la solución sería pues desconectar el gas de la generación de energía, “no tenemos, luego no apostamos por él, y apostar sólo por las energías renovables, que independizan nuestra economía de las fuentes de energía foráneas”. ¿Por qué nos empeñamos por promocionar el consumo del gas y petróleo que no tenemos, en vez de apostar claramente por las energías renovables, que sí que podemos tener?

¿Para quién será más rentable la importación de gas que hay que pagar, que utilizar las energías renovables que nos ahorran un pastón en importaciones? Seguro que para el país no es más rentable, pero por lo que se ve, para otros sí lo será, porque si no utilizaríamos ya las renovables.

¿En qué cabeza cabe, que le pongan un impuesto a la instalación de energías renovables para el auto consumo, para compensar a las compañías eléctricas? Esto que es una majadería en un país que importa toda la energía que consume, nos demuestra además la diarrea mental que tienen nuestros gobernantes y el poder de los monopolios eléctricos sobre el gobierno.

El 22% de toda la energía que consumimos ya proviene del gas. ¿Por qué tanto interés en el consumo de gas por parte del PP? El programa electoral con el que el PP concurrió a las elecciones de 2.011, lo decía muy claramente: “Queremos convertir España en un mercado de referencia del gas natural en el Mediterráneo”

El problema es, que lo que es muy bueno para los grandes ejecutivos de las grandes compañías eléctricas, es muy malo para España y su economía.

¿Será socio también el PP del “Club Español de la Energía”? que es una entidad privada “sin ánimo de lucro”, cuyos asociados ejecutivos son Cepsa, Repsol, Endesa, Gas Natural, Fenosa, Viesgo e Iberdrola.

Este Club Español de la Energía, se dedica a asesorar sobre energía. Si ellos dicen que son una entidad privada sin ánimo de lucro. ¿Por qué no iba a ser verdad? No debemos ser mal pensados.

O sea, que los 120 millones de euros diarios que nos costaban diariamente la importación de energías fósiles en 2.014, eran 43.800 millones de euros al año. O sea, “en un solo año” nos ahorraríamos mucho más, que todo lo que nos costó el tan cacareado “rescate de la banca”.

¿No compensarían de sobra con una pequeña parte de estos 43.800 millones de euros anuales, los impuestos que pagamos al Estado por el precio de la gasolina y de la luz? ¿A quién quieren engañar?

Las importaciones del petróleo y sus derivados son la verdadera madre del cordero o nudo gordiano del ser o no ser, de la economía del bienestar del país. Son la verdadera prueba del algodón, del tipo de democracia que tenemos, y si queremos cambiarla o no. Es verdad que cuando pagamos los 120 millones de euros diarios en el año 2.014, estaba el petróleo y sus derivados, bastante más caros que ahora en 15 de enero de 2.018, que está el barril sobre los 70 dólares USA.

Pero suma el valor del coste de las importaciones anuales de energía de los últimos diez años y comprenderás por qué, ni el gobierno ni los grandes ejecutivos de las compañías energéticas, “no quieren ver ni en “pintura,” el que se hable de la implantación de las energías renovables en España.”

“Da vértigo pensar, en todo lo que se podría hacer con lo que pagamos por las importaciones del petróleo y su derivados”.

¿Podría ser la factura de estas importaciones, la solución a nuestros problemas, económicos y sociales?
-Pues juzga tú mismo.

¿Quién paga toda esta energía?
-Los consumidores del país, por supuesto. Sea en el recibo de la luz o en el precio de la gasolina.

O sea, que mientras nosotros pagamos la factura de la energía, los ejecutivos de las grandes compañías se forran. Y el país no puede ni con los papeles del casamiento.

¿Sería descabellado, que en un país democrático como es España, se organizaran las asociaciones de consumidores y de los partidos políticos progresistas, para tratar de eliminar las importaciones innecesarias de petróleo y sus derivados?

Para que en vez de ir a parar esta ingente cantidad de dinero a los bolsillos de los altos ejecutivos y demás prebostes, esta inmensa factura revirtiera en beneficio de las arcas del estado y en la salud medioambiental del país.

¿Sería interesante para la economía del país, nacionalizar las compañías eléctricas, como han hecho en algunos países de Europa?

Las energías renovables no necesitan ser nacionalizadas.
-¿Por qué no?

-Porque al no necesitar grandes inversiones y menos ahora que sin subvenciones ya son rentables, habría inversores de sobra de todo tipo y condición en el país para invertir en las renovables, de empresas de auto-consumo, de particulares, de empresas, cooperativas, etc.

¿Y por qué crees que las privatizaron en España?
-Porque vieron que era una gran oportunidad para hacer ricos a sus amigotes, y de paso les podría caer algún sueldo, prebenda o mamandurria de escándalo, a ellos también.

O sea, lo que se viene a conocer como “puerta giratoria”.
-Sí, más o menos.

Y ese es el motivo, por el que algunos cobran sueldos de escándalo.
-Así parece.

¿Y a eso que solución le ves?
-La mejor solución que le veo, son implantar cuanto antes las energías renovables.

¿Y eso es la solución para todo?
-No, para todo no es la solución, pero sí sería un gran apoyo, para las arcas del Estado, que redundaría en gran manera en el bienestar social de país. No debemos consentir que nadie juegue con el pan de los ciudadanos. El tema de las energías renovables es tan importante, que debería ser el lema principal y dominante para los partidos políticos de la oposición, de cara a las próximas elecciones.