El Carnaval y la Cuaresma

La imagen puede contener: una persona, pantalla e interior

Ponencia presentada en El Faro de Alejandría Benidorm por: Vicente Simal Morales el pasado 26 de marzo. Licenciado en Filología Hispánica por la Universidad Autónoma de Madrid.

Isabel López Villanueva.- El ponente dio comienzo desde el punto de vista de un observador imparcial, concretando que ambas celebraciones son periodos temporales íntimamente unidos y enfrentados por la tradición. Vienen celebrándose desde tiempos inmemoriales. 

El término cuaresma es una abreviación de la palabra latina quadragesimum, que significa el día que hace el número de orden 40º. Es el periodo litúrgico de preparación de 40 días previos a la Pascua de resurrección. Se inicia con el miércoles de Ceniza y finaliza el sabado Santo. El color litúrgico de este tiempo es el morado que simboliza luto, penitencia, arrepentimiento, expiación de la culpa y de conversión, donde los fieles deben reforzar su fe. 

Los musulmanes procesan el Ramadán, mes sagrado del Islam, que se caracteriza por un ayuno estricto de alimento, bebida, relaciones sexuales y critica, ya que el chismorreo y las malas palabras dañan al prójimo. Vicente explica las diferencias que existen entre distintas religiones y la tradición de comer o no comer determinados alimentos como el cerdo, la oveja y el cordero en ciertos periodos. 

La cifra de cuarenta días, tiene un importante simbolismo de acuerdo a distintos fragmentos de la Biblia. Por ejemplo, Noé durante el diluvio, estuvo 40 días y sus noches en el Arca, Moisés condujo durante 40 años por el desierto hasta llegar a la tierra prometida. Jonás predicó en Nínive por 40 días. Cristo estuvo 40 días en el desierto siendo tentado por el Diablo. Después de resucitar estuvo 40 días entre los hombres predicando antes de su ascensión. 

Mostró representaciones pictóricas de la cuaresma: una vieja con siete piernas, enjuta con un bacalao en la mano y que pierde una pierna cada semana, a medida que pasa la Cuaresma. Data de 1810 y procede de la comarca de Cataluña donde se le llamaba “La bacaladera” o “La sarracena”. Muestra otras pinturas y las explica. 

La palabra carnaval viene del italiano (carnevale). Fiesta popular que se celebra en los días anteriores a la cuaresma con mascaradas, bailes, comparsas, disfraces etc. se remonta a más de 3000 años antes de Cristo. A pesar de las diferencias de celebración en todo el mundo, su característica común es la de ser un período de permisividad y cierto descontrol. En sus inicios, probablemente con un cierto sentido del pudor propio de la religión, aunque fue evolucionando hasta su forma actual. 

El origen de su celebración parece probable que esté en las fiestas paganas, como las Bacanales, en honor al dios romano Baco, Saturnales y las Lupercales romanas, o las que se realizaban en honor del toro Apis en Egipto.

Según algunos historiadores, los orígenes de esta festividad se remontarían a la Sumeria y el Egipto antiguo, hace más de 5.000 años, con celebraciones muy parecidas en la época del Imperio romano, desde donde se expandió la costumbre por Europa, siendo llevado a América por los navegantes españoles y portugueses a partir de fines del siglo XV. Todas ellas con un denominador común: el paso de unas ceremonias de origen espiritual-religioso, sagrado-ritual, a ser fechas en donde el desenfreno, la sátira y el desorden civil era la norma.

Una de las divinidades más antiguas de la religión romana fue Luperco, Pan en la antigua Gracia, dios campestre, promotor de la fertilidad y protección de los campos. Algunos autores apuntan que en origen se le ofrecían sacrificios humanos, que luego fueron sustituidos por cabras y perros, mientras se acompañaban con cantos.

Inmediatamente después los sacerdotes lupercos efectuaban un desfile desnudo. Las pieles de los animales se cortaban formando correas con las que golpeaban a las mujeres que ofrecían sus espaldas para ello, dentro del concepto de fecundidad que tenía dicha fiesta. Un banquete con la carne de la víctima ponía fin a la fiesta.

Todas estas festividades tenían en común la época de su celebración: febrero, una época de transición del invierno a la primavera y en la que tenían lugar ritos de purificación, coincidiendo con los últimos días del letargo invernal de la naturaleza.

En la actualidad el Carnaval es una de las fiestas más populares, divertidas y queridas por todos, desde los más pequeños a los no tan niños, ya que es un día en el que los disfraces llenan las calles de color y de alegría.

La imagen puede contener: 10 personas, personas sonriendo, personas de pie

Vicente Simal desmenuzó todos los detalles tanto de la Cuaresma como del Carnaval. Terminó con un sonoro aplauso de agradecimiento por su buen hacer. Gracias Vicente por tu buena exposición.

                                                “Misericordia quiero y no sacrificios”.