PODEMOS Benidorm descubre nuevas obras ilegales tras visitar la Isla y avisa de nuevas acciones

Tras la orden ministerial que exige el derribo del restaurante ilegal de la Isla de Benidorm, miembros de Podemos se trasladan a la isla para analizar la situación del paraje y encuentran nuevas obras, remodelaciones y ampliaciones ilegales.

Podemos Benidorm trasladó el pasado mes de enero una batería de preguntas al Gobierno de España, para poner en su conocimiento la situación de ocupación y explotación de la isla perteneciente al Parque Natural de la Serra Gelada, y la reacción del Ministerio de Transición Energética ha sido la de ordenar al Ayuntamiento de Benidorm el derribo en un plazo de tres meses de todas las instalaciones relacionadas con el restaurante de la isla de Benidorm.

En la visita al paraje natural protegido descubrieron en el restaurante ilegal la instalación de nuevos baños y una depuradora que produce una gran contaminación acústica, la instalación de equipos de vídeo vigilancia, además de la ampliación y renovación de terrazas y suelos, todo ello sin ningún tipo de licencia y de nuevo incumpliendo el PORN (Plan de Ordenación de Recuersos Naturales).

El candidato a la alcaldía de Podemos Benidorm Gerard Ginel ha declarado de forma tajante: “no sabemos a qué espera el Ayuntamiento, no sabemos si quiera si el Ayuntamiento ha comunicado el decreto de cierre a los okupas. Este negocio no puede permanecer abierto un solo día más y ya tendrían que estar retirando las últimas piedras de la instalación ilegal, pero lejos de ello nos encontramos con que el restaurante no está ni clausurado, sigue en funcionamiento, ampliándose, y renovándose y todo esto pese a la orden de cierre y derribo y a la falta de licencia de aperturas, ¿acaso están riéndose de la ciudad?”.

La agrupación local no se conformará con la resolución ministerial y avisan de que llevan meses recabando los documentos e información necesarios como para acudir a la Agencia Valenciana Antifraude con el fin de exigir y depurar las responsabilidades oportunas a quienes han permitido esta salvajada. Aseguran que el restaurante tiene las horas contadas y el cierre total será la primera consecuencia de su trabajo.

Además el candidato de la formación morada, Gerard Ginel, resalta otra sorpresa que se llevaron, “para estas fechas el restaurante suele estar cerrado por la temporada baja, pero podemos demostrar como nos sirvieron una caña y un pincho por 7 euros, en un ticket en inglés sin ningún tipo de dato fiscal ni dirección o reseña oficial; es un lugar sin ley” y señala que “es vital para Benidorm recuperar este lugar para los vecinos y realizar un buen proyecto de regeneración de la biodiversidad para después poder ofrecer una alternativa turística que muestre la riqueza de nuestro entorno y conciencie sobre el mismo, pero lamentablemente estas malas gestiones son habituales en nuestra ciudad”.