Inteligencia Artificial y Derecho

La imagen puede contener: 9 personas, incluidos Dani Luque y Bernardo Mira, personas sonriendo, personas de pie y calzado

En Benidorm el día 29 de enero, “El Faro de Alejandría Benidorm” presentó la ponencia ofrecida por: Rubén Martínez Gutiérrez.

Isabel López Villanueva.- Profesor Titular de Derecho Administrativo de la Universidad de Alicante Doctor en Derecho, con Mención de Doctor Europeo, con la calificación de Sobresaliente Cum Laude por Unanimidad del Tribunal. Es Premio Extraordinario de Doctorado. Ha sido Visiting Researcher del European University Institute de Florencia (Italia), Centro Dependiente de la Unión Europea, en 2007 y un largo etc.

Con seguridad, Rubén da comienzo a la charla recorriendo la sala, despertando el interés del público.

La inteligencia artificial explicó que es, la capacidad que tiene una máquina de imitar la inteligencia humana, por medio de un conjunto de tecnologías avanzadas que les permiten, comprender, actuar y aprender. Estas máquinas o robots, ayudan a las personas y cuando se implementan de forma integral, estas tecnologías mejoran la productividad y reducen costes, impulsando aquellos puestos de trabajo más creativos y generando nuevas oportunidades de crecimiento.

No se conoce muy bien el procedimiento de la inteligencia artificial y a las personas les genera miedo enfrentarse a lo desconocido, la mente lo rechaza. Sin embargo cuando la inteligencia artificial es bien entendida y regulada, nos permite tener una vida más cómoda acelerando algunos procesos, al dedicar la inteligencia humana, a cuestiones importantes que requieran intelecto y los trabajos mecánicos, más difíciles y peligrosos, que los desarrollen las máquinas. 

Esta tecnología que nos rodea, se suele relacionar a menudo con la ciencia ficción, las novelas y las películas, pero lo cierto es que desde los lugares más cotidianos (conversión de voz en texto, etiquetado de fotografías, detección del fraude, coches autónomos), se encuentra en métodos informáticos como el análisis avanzado de datos, la visión por ordenador, el procesamiento de lenguaje natural. Estos sistemas inteligentes aprenden de aplicaciones ya existentes para procesar transacciones, manipular datos y comunicarse con otros sistemas expertos, está transformando la forma de trabajar de las empresas, así como nuestra manera de interactuar con el mundo.

La consagración definitiva de la inteligencia artificial llegó en 1997, cuando IBM demostró que un sistema informático era capaz de vencer al ajedrez a un humano… y no un humano cualquiera, sino el campeón del mundo Gari Kaspárov. 

Rubén Martínez, continuó explayándose sobre el tema, nos habló de las leyes de la robótica, robots de inteligencia artificial, con capacidad para percibir, planificar, memorizar y razonar. Regulando su comportamiento, para que no generen problemas para la humanidad.

Progresivamente se van incorporando los adelantos de la tecnología. Un ordenador puede tomar algunas decisiones en lugar de un juez, acelerando la sentencia en administración pública. Los investigadores han sido capaces de desarrollar un ‘software’ de inteligencia artificial que podría ayudar en un futuro a agilizar la toma de decisiones o incluso a entender determinados casos ejerciendo de juez. Aunque en ningún caso se busca sustituir a los jueces reales, solo facilitarles algunos trabajos. 

Rubén continua poniendo ejemplos durante su exposición, nos cuenta sobre un sistema automatizado, un radar en las autopistas basado en inteligencia artificial, éste toma la matrícula del vehículo, por un sistema que calcula la velocidad vía satélite, es enviado a un centro de tratamiento automatizado que está en León, y allí directamente se prepara la multa para que llegue al domicilio. Los beneficios son notables, hay más agilidad a la hora de los trámites, más fiabilidad, las multas de radar no se recurren. Es el motivo por el cual las personas pagan de inmediato. 

Llegado el final de la conferencia, el ponente recibe un fuerte aplauso en reconocimiento de su buena explicación. Comienza el coloquio igual de interesante, donde hubo preguntas de todo tipo y que fueron contestadas pacientemente. Gracias Rubén Martínez por concedernos tu tiempo. 

       “El mundo dirigido por autómatas ya no parece irreal y es un poco escalofriante”.