La EDAR de Altea dejará de recibir las aguas residuales de municipios vecinos con motivo de la construcción de una nueva estación depuradora

Altea ha acogido la reunión de todos los agentes implicados donde se ha anunciado el nuevo proyecto

El alcalde de Altea, Jaume Llinares, y el presidente de la EPSAR, Enrique Lapuente (la Entidad Pública de Saneamiento de Aguas Residuales de la Comunitat Valenciana) han presidido esta mañana la reunión informativa sobre las posibles soluciones al estado del colector de la EDAR de Altea (Estación Depuradora de Aguas Residuales).

Han asistido también a la reunión los alcaldes de Callosa d’en Sarrià, José Saval; La Nucia, Bernabé Cano; y Polop, Gabriel Fernández; así como el concejal de Ciclo Hídrico del Ayuntamiento de Altea; Roque Ferrer; el presidente del Consorcio de Aguas de la Marina Baixa, Jaime Berenguer; representantes de la Comunidad de Regantes y del Parque Natural Serra Gelada; y las portavoces de los grupos de la Corporación Municipal.

Durante el encuentro se han expuesto las propuestas de la EPSAR para dar solución al estado del colector que une las aguas de Callosa, La Nucia y Polop y las transporta a la depuradora de Altea y evitar el vertido de aguas residuales al río Algar y el Parque Natural.

Jaume Llinares ha explicado que “desde hace muchos años, el colector ha ido sufriendo sucesivas roturas que han hecho que actualmente esté en muy malas condiciones. Conscientes de esta situación, desde el Ayuntamiento de Altea hemos negociado con la Dirección General del Agua, EPSAR, y con la EDAR de Altea la búsqueda de soluciones con el compromiso por parte de la EPSAR de encontrar esas alternativas”.

El presidente de la EPSAR ha informado sobre la problemática que afecta a la calidad del agua del río Algar. Lapuente ha concretado que: “sobre todo afecta a la parte baja, pero también en el tramo alto, derivado por las condiciones poco óptimas del colector”. Y ha anunciado que “según el estudio que se ha encargado, la solución radica en sacar el colector fuera del cauce del río. Esta actuación mejorará significativamente la calidad del agua depurada; por tanto, el entorno medioambiental del río y las aguas de uso agrícola también se beneficiarán”.

“En este sentido, -añadía Lapuente-, lo más aconsejable es la construcción de una nueva planta depuradora para las localidades de Callosa, Polop y La Nucia; mejorando las instalaciones actuales de la EDAR de Altea sacando la red de colectores. Por ello, se encargará la redacción de un proyecto para hacer frente a la inversión que requiere esta actuación, superior a los 10 millones de euros”.

Finalmente, el alcalde se mostraba satisfecho porque “con esta solución el caudal de aguas negras que llegan a la depuradora de Altea será mucho menor y ya no superará sus posibilidades de depuración, ofreciendo un mejor servicio en términos generales. Aunque seguiremos demandando un tratamiento terciario para garantizar unas óptimas condiciones del agua para nuestros regantes”.